Risto Mejide al final sigue en Got Talent: "Lo que se empieza, se acaba"

¿Os creíais que os ibais a librar de mí, eh?”, con estas traviesas palabras de Risto Mejide se destapaba la gran incógnita de la semana: volvía a ocupar su silla de jurado de Got Talent. El showman más peculiar de la televisión hizo un amago de abandono en el último programa antes de la semifinal tras encontrarse desgastado y con poca motivación para seguir.

Las 10 galas dándolo todo, las 300 actuaciones, las difíciles decisiones y el sinfín de horas en plató le pasaron factura. “Estoy agotado. Toda saga llega a su fin”, dijo sincero y con cara de pocos amigos. Una sensación más que comprensible y que empezó a afectar, para mal, su papel en el programa. La queja y las valoraciones negativas a los concursantes se convirtieron en su recurso favorito creando un mal rollo y peor ambiente entre sus compañeros de mesa.

Pero si hay algo que tiene Risto es capacidad de reinvención. Sabe renacer como el Ave Fénix y alzar el vuelo mucho más alto de lo esperado. Así fue su regreso, un auténtico espectáculo televisado que nos dejó con la duda hasta el momento de su reaparición.

Como si de una telenovela turca se tratara, el show comenzó con sus compañeros visitándole a su casa para tratar de convencerle. Santi Millán, Dani Martín, Paz Padilla y Edurne le rogaban que por favor volviera, que le necesitaban. Los cuatro abandonaban el lugar sin desvelar qué decisión había tomado el colaborador, y la respuesta llegaría en el siguiente bloque del capítulo.

La verdad es que se lo han montado muy bien. La expectación al inicio del programa era máxima. Mientras todos ya estaban en sus posiciones, Risto seguía sin aparecer. No había rastro del jurado gruñón y el silencio se podía cortar con un cuchillo. De repente, al otro lado del escenario empiezan a escucharse aplausos y como por arte de magia se hizo el milagro.

Risto reapareció y regaló una de sus siempre tan románticas frases. “Hay que dar una lección a todo el mundo porque lo que se empieza, se acaba”. Sin embargo, todo apunta a que colorín colorado, este cuento se ha acabado y que el presentador de Todo es mentira sólo está aquí para acabar la faena pero no continuarla en próximas ediciones. Veremos. De momento toca una final que se presenta muy, pero que muy emocionante y con Risto, mucho más.

Más historias que te pueden interesar: