Los fichajes de La última tentación podrían dinamitar el programa

·6 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- La isla de las tentaciones se ha convertido en una de las joyas de la corona de Mediaset. Desde su estreno el pasado enero de 2020, el reality del amor a prueba no ha hecho más que crecer en audiencia y en ruido social, hasta convertirse en unos de esos fenómenos televisivos muy complicados de conseguir hoy en día.

Mas allá de las cifras, siempre impresionantes, otro de los detalles que nos indican el fuerte vínculo de los espectadores con este programa es el número de seguidores que manejan los protagonistas del formato. Tras su paso por el show, los participantes se convierten en superestrellas de Instagram y de la televisión, copando titulares en los medios de comunicación. Conscientes de su tirón, Telecinco ha preparado una secuela del reality titulada La última tentación, que reúne a algunos de los personajes más emblemáticos del programa.

Sin embargo, existe un detalle clave que evidencia que Mediaset podría haber cometido el mismo error de otras ediciones, aunque en este caso podría ser mucho más arriesgado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado jueves Mediaset confirmaba los nombres de las parejas que se embarcaron en esta nueva aventura. El spin-off está protagonizado por Fani, Christofer y Andrea (junto a Roberto, su actual pareja), de la primera edición; Lester, Patri y Mayka (junto a Alejandro, su pareja actual), de la segunda; e Isaac y Lucía, de la tercera. Manuel, Gonzalo, Jesús, Marta, Marina, Pablo, Cristian, Julián, Stefany, Óscar y Bela serán los solteros, también viejos conocidos del programa.

Tal y como ha publicado el grupo en una nota de prensa, en esta versión del programa “mostrarán en qué punto se encuentran sus relaciones actuales y pondrán a prueba la fortaleza y la solidez de su amor sometiéndose a una dinámica que contará con aspectos novedosos. ¿Fue acertada la decisión que tomaron en las hogueras finales? ¿Están convencidos de que su pareja actual es la definitiva? ¿O volverán a caer en la tentación?”.

Pero, tal y como ocurrió con otras ediciones de La isla de las tentaciones, Mediaset habría repetido una estrategia que ya demostró ser arriesgada: grabarlo con demasiada antelación

El rodaje del espacio ya ha finalizado, meses antes de su estreno, tratándose de una táctica que conlleva una serie de riesgos que podrían poner en peligro el desarrollo del reality, ya que la sombra de las filtraciones le va a perseguir hasta que se emita. Sin embargo, a diferencia del resto de ediciones que lograron salir airosas en audiencia a pesar de las filtraciones, en esta ocasión existe un añadido esencial: los concursantes ya no son anónimos, sino muy populares. Esto conlleva que la filtración de fotos o vídeos por parte de curiosos o fans que los vean juntos o con otra persona, haga peligrar mucho más la intriga que pueda rodear al estreno. 

Y a las pruebas me remito. En esta edición supimos desde el principio qué concursantes ponían rumbo a República Dominicana porque hubo gente que filtró sus fotos en los controles del aeropuerto de Barajas

Incluso Lucía e Isaac subieron historias a sus redes en las que se apreciaba el inconfundible techo del aeropuerto madrileño, lo cual no dejaba lugar a dudas.

Otra prueba que pone de manifiesto el peligro de que el programa ya esté grabado cuando sus personajes ya no son anónimos, tiene que ver con los propios concursantes y hasta qué punto cuiden sus stories y publicaciones en redes. Por ejemplo, Isaac (o Lobo) de la tercera edición subió una serie de historias de fiesta de regreso a su Barcelona natal tras la grabación y en una de ellas se pudo ver a una chica sentada de espaldas sobre una cama despertando comentarios en redes sobre la posible ruptura de la pareja.

Si bien no han vuelto a subir nada juntos y cada uno parece estar haciendo su vida en su ciudad, debemos recordar que, al igual que otras ediciones, es probable que tengan la misma cláusula de antes que no les permite compartir el estado de sus relaciones hasta la emisión del programa. Sin embargo, las stories de Isaac o las publicaciones crípticas de Lucía diciendo que está "renovando mente, cuerpo y alma" abren la puerta a la duda.

Mas allá de las redes sociales, tampoco ayudaría que sus concursantes sigan siendo personajes televisivos hasta el momento del estreno. Por ejemplo, durante una visita al reality show de Mitele Plus, Solos, Mayka dejó caer el posible final de su relación con Alejandro. Una duda que si bien puede ser fruto de la clásula que no le permite ser clara al respecto, ni para confirmar que siguen juntos como que no, sirve para demostrar el peligro que corre el programa de llegar a su emisión sin spoilers. Y es que no han pasado ni un par de semanas desde el final de la grabación y ya circulan especulaciones.

Story del video de Mayka hablando de su relación en Solos
Story del video de Mayka hablando de su relación en Solos

 

Quizás desde Mediaset se deberían haber planteado una forma diferente de llevar a cabo esta última tentación debido a la popularidad de sus concursantes, los meses de espera hasta el estreno y la experiencia de filtrciones del pasado. ¿Tan difícil era convertir el reality en un formato de directo y no en un enlatado más? Claro, lleva otros gastos más costosos para la producción pero creo, como espectador, que emitiéndose en directo se elevaría la tensión y el interés y, desde luego, no estaría sobrevolando la amenaza de filtraciones que podrían echar por tierra todo el trabajo. Desde luego, habría sido muy interesante que este programa siguiera el concepto de Supervivientes, con varias galas emitidas en riguroso directo que, a buen seguro, arrollarían en audiencia. 

Pero tampoco puede pillarle por sorpresa a Telecinco el riesgo de filtraciones, no solo porque sus personajes ahora son populares, sino porque es algo que ya ha ocurrido en pasadas ediciones. Por ejemplo, la ruptura entre Lola y Diego ya se conocía muchos meses antes del estreno de la tercera edición, debido a un TikTok que ella subió con su nuevo novio meses antes. Mientras que la relación de Tom y Sandra de la segunda edición se supo en redes antes del final el reality por unas fotos tomadas por curiosos de ambos juntos en Ibiza.

No cabe duda, como ya he comentado, que La isla de las tentaciones es un éxito indiscutible, tanto de audiencia como de crítica. Un reality que, sin duda, ha llegado para quedarse en nuestra televisión. Pero la popularidad de sus concursantes en esta nueva entrega, el que sean reconocibles por el público en la calle, que se analicen al dedillo cada uno de sus movimientos y que no sepan controlarse a la hora de dar detalles de sus vidas sentimentales, le podría restar mucha emoción al programa.

Está comprobado que controlar las redes sociales es tarea imposible, con lo cuál para el futuro quizás sería buena idea apostar por el directo. Esta vez la solución estaba en las manos de Mediaset, y quizás en un futuro lo podamos ver. Los espectadores ganarían con el cambio, y el formato sería aún más emocionante y entretenido de lo que ya es.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente