Telecinco juega a tres bandas con Olga Moreno en 'Supervivientes'

·8 min de lectura

Cada año Supervivientes se asegura de tener un personaje en sus filas que les garantice el buen dato en antena. Y este 2021 ha sido Olga Moreno. La mujer de Antonio David ha superado todas las expectativas habidas y por haber. Tanto, que ya es una de las finalistas junto a Melyssa, Lola, Tom y Gianmarco. Su paso lleno de polémica por Honduras sumado a los paseos en los platós de Rocío Carrasco y su hija Rocío Flores han sido la gallina de los huevos de oro de Telecinco

No sabemos quién será el ganador, pero quien seguro ya ha ganado es Mediaset con su juego a tres bandas con estos fichajes estrella.

Rocío Flores (cortesía de Mediset), Olga Moreno (twitter/Supervivientes) y Rocío Carrasco (cortesía de Mediset) en los programas de Telecinco
Rocío Flores (cortesía de Mediset), Olga Moreno (twitter/Supervivientes) y Rocío Carrasco (cortesía de Mediset) en los programas de Telecinco

Lo que comenzaba con una exclusiva casi mundial para la cadena gracias al estreno de Rocío, contar la verdad para seguir viva, ha terminado convirtiéndose en toda una trama televisiva a lo Falcon Crest. Mientras su protagonista compartía el supuesto acoso que ha vivido durante más de 20 años por el que fuera su ex y la pesadilla personal con sus hijos, sus detractores no se quedaban de brazos cruzados en casa. Ni Telecinco tampoco.

Cuando el documental comenzaba a hacer historia en la pantalla chica con unos datos bastante jugosos, la privada de Fuencarral ya iba dos pasos más adelante encajando otras piezas del puzle. Entre otras cosas, el arranque de Supervivientes. Antonio David estaba fuera de Mediaset y su hija ya había concursado, así que blanco y en botella, le tocaba a Olga partir rumbo a Honduras. Una jugada maestra por parte de la cadena que le garantizaba, no solo una participante polémica, sino también una defensora aún de más interés: una Rocío Flores dispuesta a todo tras el despido de su padre.

La niña -que ya no lo es tanto- habría puesto una serie de condiciones encima de la mesa para sumarse al ruedo, sentenciando su poder mediático en estos momentos al conseguirlo. Además, por las propias indirectas que ha soltado Jorge Javier en sus programas, podría haber pedido no estar en la gala de los jueves para no coincidir con el presentador, defensor absoluto de su madre. El que le diera su lugar como nadie durante la defensa a su padre en Gran Hermano VIP en 2019 ya no sería santo de su devoción. "A mi no me habla", soltaba Jorge Javier hace un mes en plató.

Si ir más lejos, este pasado jueves Sálvame diario confirmaba que una de sus condiciones para participar en los debates del reality era precisamente no tener ningún cara a cara con gente que defendiera a su madre y atacara a su padre, tales como el conductor o Belén Rodríguez. También parece que pidió que no se tocara el tema de su progenitora en su presencia. Ella iba a hablar pero exclusivamente del concurso de Olga. Unas exigencias bastante incoherentes teniendo en cuenta lo divididas que están las opiniones y lo caliente que está el tema. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Aún así Telecinco no se lo ha puesto fácil. Muy a su pesar, la joven ha coincidido en plató con detractores fuertes como el maestro Joao, con quien ha tenido un par de broncas monumentales en directo. Carlos Sobera, presentador de Tierra de nadie, también le cantaba las cuarenta por su actitud, y su programa, el de Ana Rosa, le ha puesto en más de una tesitura al insistir y preguntarle sobre la persona de la que no querría hablar. Así que por muchas condiciones que exigió, Rocío Flores ha pasado momentos desagradables frente a las cámaras. 

A pesar de los turbios capítulos vividos, ella ya tiene su silla asegurada en el programa de Ana Rosa Quintana en el que, sin mencionar directamente a su madre, ha dejado claro su apoyo absoluto a Olga Moreno. Su manejo de los silencios, de los gestos e incluso de las cámaras tanto en la mañana como en el debate del reality son de toda una profesional

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y esta banda de a tres acabó por sentenciarla con el fichaje de Rocío Carrasco como colaboradora de Sálvame, un debut que han estirado a lo largo de tres semanas para terminar convirtiendo su sección de comunicación con la audiencia en otra entrevista más semanal donde ventilar dramas personales, confesiones y riñas

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Es decir, con el padre a la sombra (o no), Rocío hija en los platós, Rocío madre como fichaje de Sálvame y Olga en Honduras, felices los cuatro. O, mejor dicho, feliz Telecinco, que está sacando la mayor rentabilidad del siglo con este culebrón en el que todos al final sacarían tajada. Con lo que quizás no contaba, ni tampoco muchos de nosotros, me incluyo, es que Olga, esa mujer que por tantos años ha estado en la sombra se convertiría en una de las mejores supervivientes no solo de esta edición, sino de la historia. Ella no es santo de mi devoción ante las aparentes trampas en las pruebas o algunas discusiones que me resultaron forzadas, pero ha hecho un concurso bárbaro en todos los sentidos. Ha ganado casi todas las pruebas de líder y recompensa, ha hablado de su familia y ha traicionado a su amiga en el concurso, en este caso Melyssa, robándole comida, ¿qué más podemos esperar como espectadores?

Con sus luces y sus sombras, sus defectos y virtudes, Olga sigue en el barco y ese mérito no hay que quitárselo, nos guste más o menos. Hace más de tres meses partía a la isla con una mochila demasiado cargada y el sambenito de ser la 'mujer de'. La visión que teníamos de ella era de una mujer arrinconada y con miedo a hablar por las demandas de Rocío Carrasco. Arrepentida inicialmente de haberse embarcado en esta aventura y siempre con la lágrima en el ojo, daba la sensación de ser débil y extremadamente sensible. Nada que ver.

Olga ha resultado ser todo lo contrario, chiquitita, pero matona. Hay que estar muy centrado con uno mismo para aguantar todo lo que ella tiene encima y a miles de kilómetros del escándalo sin saber qué está pasando. Y no solo ha demostrado fuerza mentalmente soportando el rechazo de algunos compañeros y manejando la incertidumbre de lo que estuviera ocurriendo con su familia, también lo ha hecho físicamente. Olga ha ganado pruebas muy duras como la famosa rueda asesina y ha dado igual que tuviera de contrincantes a hombretones como Omar y Gianmarco. Nunca se lo puso fácil a ninguno y provocaba el temor en todos los que se enfrentaban a ella. Semana tras semana se ha ido metiendo a un sector importante en el bolsillo y ha pasado de ser la más odiada a tener un batallón que podría hacerla ganadora.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Quizás, y esto es algo muy personal, la cadena hubiera esperado que se fuera más de la lengua con respecto a su drama personal. Ha hablado bastante y sin pelos en la lengua, pero ha sido lo que ella ha querido, como ha querido y cuando ha querido. Olga ha llevado el timón absoluto de su discurso en el que no han faltado las lágrimas, los detalles dolorosos y, a veces, el victimismo. Ha defendido a su familia a muerte, como suele ocurrir cuando quieres a los tuyos, pero al menos delante de las cámaras no ha puesto a parir a su supuesta enemiga. Al contrario, en más de una ocasión ha soltado eso de que le gustaría que sus hijos se reconciliaran con ella y todos firmaran la pipa de la paz.

A lo que voy es que no ha instado a la guerra ni ha entrado en el juego que quizás Mediaset buscaba con su fichaje. Le habían servido la venganza en bandeja de plata, era su oportunidad para atacar a quien supuestamente tanto daño les ha hecho, pero ella ha sido mucho más inteligente y, aunque ha dado información, no ha sido especialmente morbosa ni escandalosa. Más que sembrar odio ha optado por lo contrario y de paso ha dado el resto como superviviente. Estoy convencida que no era lo que esperaban de ella los jefazos, pero pueden estar tranquilos, el tiro no les ha salido del todo por la culata, pues Olga ha resultado ser uno de los platos fuertes de esta edición.

Esta semana se expone como nominada junto a otro peso pesado, Tom Brusse, también en la palestra. Ya hemos perdido la cuenta de las veces que el francés ha estado en el televoto y ahí está. Olga solo se ha expuesto en tres ocasiones contando esta última y también ha remado a su favor, así que la cosa está muy reñida que promete una final de altura. 

Mientras sus finalistas llegan a Madrid, Telecinco prepara lo que se viene en sus platós. Con las Rocíos ya fichadas en sus principales programas, seguro que no pierden la oportunidad y buscarán un lugar adecuado para Olga con el fin de seguir jugando a tres bandas y, sobre todo, batir récords de audiencia. En eso, todo hay que decirlo, son los reyes del mambo.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente