Telecinco no deja de volver loco a sus espectadores

·4 min de lectura

El perder los derechos de Pasapalabra fue un duro golpe para Telecinco, sobre todo valorando que Antena 3, su competidor directo, se llevó el programa a su cadena ganándole un importante terreno en las audiencias de la franja de tarde. Desde entonces el canal de Mediaset ha tratado a la desesperada buscar una estrategia para ganar a Atresmedia los espectadores llevados al que se erige como su programa estrella, lo que se ha intensificado en el inicio de la nueva temporada con cambios continuos en las parrillas televisivas que, aparte de dejar en evidencia la desesperación que existe en los despachos de la cadena, no hacen más que volver locos a los espectadores.

Amor a segunda vista (cortesía de Mediaset)
Amor a segunda vista (cortesía de Mediaset)

Primero lo vimos con la contraprogramación de Alta tensión, concurso para el que Telecinco recuperó a Christian Gálvez para tratar de competir con el que antaño fue su propio programa. Alta tensión pasó a ocupar la franja de Sálvame Tomate, sin embargo, apenas llegó a rozar los datos de Pasapalabra. Tras bajar del millón de espectadores y tan solo a una semana de emisión, la cadena volvió a mover ficha y apostar por otra estrategia. Su nuevo plan pasó por adelantar el Prime Time a las 20h, moviendo el programa de Christian Gálvez a Cuatro a la franja matinal de las 12:45 y situando en su cadena principal Secret Story, su reality del momento. Pero el plan tampoco salió según lo esperado.

Secret Story, en su primera emisión en este nuevo horario antes los informativos, logró un 13,3% de audiencia y reunió a un total de 1.424.000 espectadores con el espacio Secret Story: Cuenta atrás presentado por Carlos Sobera. Los datos batían a los de Sálvame Tomate, pero Pasapalabra no sufrió apenas un rasguño al reunir a 2.271.000 espectadores y obtener un 21,4% de share de audiencia. Pero Telecinco no tardó en seguir improvisando sobre la marcha. De hecho, tres días después de realizar este adelanto del Prime Time, la cadena dio ligeramente marcha atrás al mantener los viernes la emisión habitual de Sálvame Tomate a las 20h, para luego recuperarlo de nuevo (esta semana el Última hora de Secret Story de Lara Álvarez arranca a las 20h). Aunque ahora el espacio vuelve a sufrir cambios.

Tras el éxito de la serie turca Amor a segunda vista en Divinity, que se convirtió en el mejor estreno turco de su historia, Mediaset ha apostado por trasladar la ficción a Telecinco en el espacio que ocupaba Sálvame Tomate para probar una nueva arma contra Pasapalabra. Será a partir del viernes15 de octubre. Viendo los buenos datos que han cosechado otras producciones turcas como Tierra Amarga en Antena 3, que también ha supuesto otra pesadilla para Telecinco al convertirse en un serio competidor de Sálvame, el movimiento se antoja acertado.

Sin embargo, con estos cambios abruptos nuevamente el que sale perdiendo es el espectador, que con tanto mareo en su programación a uno no le apetece más que cambiar de canal y despreocuparse por semejante lío de horarios.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y ya no es solo que semana tras semana Mediaset se lance a por una técnica de programación nueva, sino también los continuos cambios de última hora que se producen en sus cadenas. Por ejemplo, la semana pasada vimos cómo en última instancia, y sin ni siquiera conocimiento del espectador, se movió íntegramente el debate de La última tentación a Cuatro mientras Telecinco siguió con la emisión del de Secret Story, realities que tampoco les están funcionando como hubieran previsto y que fueron causa directa de su pérdida del liderazgo frente a Antena 3 en septiembre.

Además, la semana pasada emitían un refrito de La última tentación en el día de emisión de su capítulo semanal, aparentemente para no competir con el fútbol de La 1. Una movida que muchos espectadores desconocían, obligándolos a esperar hasta las 22:30 para ver el episodio y después de las quejas que recibió el formato cuando arrancó su edición recurriendo a las mismas táticas de recurrir a resúmenes.

Pero este domingo sucedió otra vez al retrasar la emisión de Secret Story: La noche de los secretos para no coincidir con la final de la UEFA Nations League en La 1, donde España se enfrentó a Francia. En su lugar, emitieron un resumen denominado como La casa de los secretos: Resolución del misterio a la espera de que terminara el fútbol, no dando paso al debate hasta las 22:45. Y es que es un no parar de cambios que no hacen más que volver loco al espectador. Y al final puede acabar volviéndose muy en contra suya.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente