Alexia Rivas, acorralada: ¿podrían repercutir los pasos de la amante de Alfonso Merlos en su carrera como periodista?

Nuevo capítulo del Merlos Gate, ya conocido como Merlos Place. Y es que al triángulo amoroso formado por Alfonso MerlosMarta López y Alexia Rivas se suma otra cara conocida: Arturo Requejo. El ex de Merche, con quien ha estado durante ocho años, se ha añadido a este embrollo (que incluso ha traspasado las fronteras españolas ya que hasta la mismísima Whoopi Goldberg se ha posicionado y ha lanzado su particular teoría). Y es que el exconcursante de Gran Hermano ha asegurado en Viva la vida que mantenía encuentros con la periodista hace pocos meses.

Pero este no es el único frente abierto de la reportera de moda ya que ha pasado de amenazar con acciones legales tras el polémico vídeo viral con el colaborador de Ya es mediodía a solicitar la baja de Socialité y ahora a arremeter contra sus jefes acusándoles de bullyingAnalizamos los pasos de la joven para descubrir si sus acciones le van a beneficiar o, por el contrario, si le podría salir todo al revés tras incrementarse su interés como personaje público.

(©Twitter @telecincoes)

La vida de Alexia Rivas ha dado un giro de 180 grados después de saltar a la primera línea de corazón tras aparecer semidesnuda en la casa de Alfonso Merlos durante una conexión de éste con Javier Negre en el programa de YouTube Estado de alarma (desvelándose el lío de faldas del jefe de prensa de la Asociación de Abogados de Madrid que hasta entonces mantenía una relación con Marta López). Y es por esto que la reportera de Socialité ha ido definiendo sus pasos en los últimos días, coincidiendo con el bombazo que ha soltado Arturo Requejo de que mantenían encuentros desde hace meses. Una presunta infidelidad al abogado que, todo sea dicho, ya venía apuntando Kiko Matamoros en Sálvame.

Pero hay más porque Alexia Rivas ha contraatacado a la mano que le da de comer como adelanta la revista Semana. ¿Y de qué manera? Pues básicamente arremetiendo contra sus jefes y acusándoles de bullying en un burofax. A sus 27 años Alexia Rivas no puede más. Esta última decisión apunta a que realmente se siente injustamente atacada después de convertirse en una de las grandes protagonistas de la actualidad informativa de España. La reportera de Mediaset lo está pasando tan mal que acusa a los programas de La Fábrica de la Tele “de hacer daño, menospreciar y desmerecer” a su persona. Es decir, que Alexia Rivas señala con el dedo directamente a la empresa para la que trabaja, la productora responsable de los programas SálvameSábado Deluxe y Socialité.

Y es que la joven considera que estos programas “han vertido de manera indiscriminada comentarios sobre mi persona, inequívocamente injuriosos o vejatorios, con un contenido claramente ofensivo y difamatorio, y que resultan innecesarias para expresar la opinión o valoración de que se trate, atacando directamente mi honor, mi integridad moral, mi imagen y mi reputación, personal y profesional, con información que no es veraz, ni objetiva, ni contrastada”.

Pero este cambio de comportamiento le podría pasar una gran factura a la periodista que ha comprobado cómo en las últimas semanas se ha convertido en una auténtica celebrity, aumentado el número de seguidores en Instagram y, en definitiva, viviendo en sus propias carnes un trepidante ascenso en el medio catódico. Pero, claro, todo tiene un precio y si quizás aumentar su fama en los medios era la meta de Alexia Rivas puede que la estrategia de relacionarse con Alfonso Merlos se le esté yendo de las manos y mucho más cargar tan abiertamente contra la productora de Socialité, haciendo referencia a una campaña de descrédito.

Y es que como recoge la citada revista en exclusiva, la periodista tuvo que acudir el pasado 28 de abril a Urgencias del Hospital Montepríncipe en Boadilla del Monte (Madrid), por dificultad para respirar, palpitaciones, nerviosismo…a fin de cuentas síntomas similares a los de un cuadro de ansiedad. De hecho, Alexia Rivas no ha acudido este fin de semana a su trabajo en Socialité porque su médico de cabecera le ha concedido la baja médica considerando que no está en condiciones para acudir a su puesto de trabajo en La Fábrica de La Tele, productora con la que se muestra bastante dura. Así, emplea términos como “hostigamiento”“fustigamiento”“asedio”“humillación”“persecución” o “mobbing”.

La propia María Patiño ya advirtió a la jovenponiendo en entredicho la buena relación que mostraba con Alexia Rivas hace menos de dos meses, por el Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo, cuando la presentadora convocó en el plató a todas las redactoras y reporteras de su programa. Y atención porque también cabe la posibilidad de que la productora haya evitado nombrar más a la joven ya que en Sábado Deluxe, durante el polígrafo a Marta López, se hablaba de ella como “la otra persona” o “la periodista” y en Socialité se ha descrito a la chica como “el otro vértice del triángulo”.

Efectivamente Alexia Rivas requiere en el burofax que los programas de Mediaset dejen de hablar de ella, asegurando que va a iniciar acciones legales contra los responsables de estos formatos tanto en el ámbito laboral como en el civil lo que también recuerda al aviso de Javier Negre tras verse salpicado en este culebrón, anunciando medidas legales para quien sugiera que ha intentado lucrarse de este escándalo de cuernos.

Si echamos la vista atrás, antes de acusar a sus jefes de bullying la joven se encargó de explotar el tema como los otros dos integrantes del triángulo amoroso que se recorrieron (y sobre todo Marta López sigue haciendo) los platós de la cadena de Fuencarral. En el caso de Alexia Rivas reapareció en Socialité apenas 48 horas después de que se emitiera la polémica pillada. En el programa liderado por María Patiño no escurrió el bulto ni mucho menos ya que mostró una gran fortaleza a pesar de que ya se estaba investigando su vida personal y sus relaciones del pasado.

Lo único que tenemos seguro es que Alexia Rivas sigue en el ojo del huracán por su relación con Alfonso Merlos. Ahora parece que la joven está sobrepasada de que se hable de ella en los programas de su propia caden desde que el pasado 23 de abril se hiciese viral el polémico vídeo en el que aparecía en ropa interior en la casa del murciano de 41 años.Solo queda esperar si este paso al frente que ha dado la reportera es el definitivo y cómo podría afectarle a su hasta ahora desconocida vida.  

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@telecincoes)