La última cena demuestra que el mal rollo entre Jorge Javier y Belén ya está arreglado: ¿y si todo era un circo?

Durante más de una semana los espectadores de Sálvame ha permanecido pegados al televisor cada tarde para descubrir cómo evolucionaba la sonada bronca entre Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban que dinamitaron su estrecha relación de amistad en la entrega de Sábado Deluxe emitida el sábado 20 de junio. Pues bien, el pasado viernes presentador y colaboradora demostraron una sintonía especial durante La última cena, vendiendo la esperada reconciliación en directo. Vamos, lo de siempre, que parece que nos la han vuelto a dar con queso para enganchar a más audiencia.

(©Mediaset)

Los programas de Mediaset España son expertos en explotar los temas más jugosos, como fue el lío de faldas de Alfonso Merlos con la reportera de Socialité Alexia Rivas el pasado mes de abril o las mentiras del concursante de Supervivientes 2020 José Antonio Avilés que hicieron correr ríos de tinta el pasado mes de mayo. Pues bien, siguiendo esta línea, la cadena de Fuencarral ha cebado durante más de diez días el enfrentamiento en directo  entre Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban en Sábado DeluxeNo se ha hablado prácticamente de otro asunto en Sálvame, pero también ha sido la comidilla de otros espacios como El programa de Ana Rosa donde la mismísima presentadora ha tomado partido por la conocida como Princesa del pueblo en esta disputa que también ha dividido a los internautas en las redes sociales.

El pasado viernes presentador y colaboradora se vieron las caras por enésima vez en La última cena-a ella, desde luego, no le hizo mucha gracia- y si bien muchos espectadores esperaban que se profundizaran más en los detalles de sus malos rollos (ya que éstos podrían venir de tiempo atrás cuando la ex de Jesulín de Ubrique ganó GH VIP 3), lo cierto es que la velada se tornó más en una terapia de risas. Vamos, que en su tercer round Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban no solo cocinaron juntos sino que de la discusión ya no se acordaba ni el tato. No había ganas de echar más leña al fuego.

Los protagonistas pusieron la guinda a su reconciliación entre fogones firmando la paz definitiva y cantando y bailando su canción (las campanas del amor) tras aprobar con nota su cena. “Hay esperanza en este país. Jorge y Belén vuelven a ser amigos”, pronunció Carlota Corredera mientras las dos estrellas movían el esqueleto felices de la vida como si no se hubieran tirado de los pelos nunca.

De hecho, durante el programa Belén Esteban se emocionó con un vídeo recordando todos sus años de amistad con Jorge Javier Vázquez dejando patente que ella estaba muy dolida de que llevaran una semana distanciados y, lo peor de todo, inmersos en un tira y afloja constante. Pero de la noche a la mañana todo ha quedado reducido a carcajadas y cachondeo ya que incluso ambos hicieron un guiño a su conflicto a la hora de nombrar el plato. El presentador estrella de Telecinco le llamó "croquetas amigos para siempre" mientras que su compañera le nombró "tres chorbos"haciendo referencia a los amigos con los que el conductor de Sábado Deluxe se estuvo escribiendo mensajes durante su inolvidable alegato político.

Y, claro, lo más significativo es que La última cena se ha disparado a record de temporada con la presencia de los dos pesos pesados de Mediaset, logrando un 18,3% de cuota de pantalla y 1,9 millones de espectadores que no está nada mal. Además no es el único programa de la parrilla de Telecinco que ha sufrido un baile de cifras al alza en los últimos días. Y es que, tanto Sábado Deluxe como en Sálvame, mejoraron sus datos de audiencia tras la discusión entre el presentador y la colaboradora. El primero cosechó un 17,2% de cuota de pantalla y 1.824.000 espectadores mientras que el segundo también se benefició de la pelea puesto que el pasado lunes, cuando las palabras de la ganadora de GH VIP 3 aún resonaban, el magacín marcó un 20,3% de cuota de pantalla y 2.048.000 espectadores y el pasado martes los datos mejoraron hasta el 22,6% y los 2.322.000 televidentes con el reencuentro de los protagonistas. Fue el mejor martes del año 2020 y el espacio incluso se convirtió en el programa de entretenimiento más visto del día. Ahí es nada.

Este rentable enfrentamiento nos lleva a pensar que, así como la cadena explotó el jugo de la infidelidad de Alfonso Merlos a Marta López durante semanas, aquí ha ocurrido exactamente lo mismo y nos encontramos más ante un paripé (un circo de los habituales) que ante una bronca que, como muchos creían, haya dinamitado la relación entre ambos televisivos.

En este sentido, se ha producido un lavado de imagen de ambos, sobre todo de Jorge Javier Vázquez que no solo fue tachado de déspota en redes sociales por su reacción al discurso político de su compañera sino que mantiene un enfrentamiento público con el líder de Vox Santiago Abascal. Y es que tras más de 100 días de confinamiento por la crisis del coronavirus, Belén Esteban regresó a Sábado Deluxe haciendo un alegato sobre la gestión del Gobierno durante la pandemia que el presentador no compartió. Así, un comentario personal de la madre de Andrea Janeiro asegurando que el catalán vivía en una burbuja fue la gota que colmó el vaso y que, en resumidas cuentas, hizo estallar la tensión hasta el punto de que el también presentador de La casa fuerte abandonó la entrevista a medias.

Estoy hasta el mismísimo de que me digan que tú no lo vives, no te lo voy a permitir y aquí sí me cabreo. No me pongas en lugar en el que no estoy. No vayas con ese rollo barato. Tengo familia que lo está pasando igual de mal que la tuya”, expresó Jorge Javier Vázquez fuera de sí dejando a la de Paracuellos al borde de las lágrimas.

La cumbre de la paz celebrada el pasado martes volvió a explotar sus tiranteces en directo ya que la tertuliana reconoció que todavía se sentía humillada y dolida con su amigo del alma. Pero el de Badalona, lejos de ablandarse un ápice, le puso otra vez los puntos sobre las íes expresando abiertamente que ya no le compra su discurso de defensora de la clase trabajadora: “Belén Esteban ya no es pueblo. Es una cosa que tiene que aceptar. Yo tampoco lo soy. El pueblo no vive en un chalet con piscina en Paracuellos, no cierra una discoteca para hacer su cumpleaños, no alterna con Rosalía, ni se va de cena con Pablo Alborán. No vamos a tener ni ella ni yo problemas económicos, somos unos privilegiados. Entonces, vamos a dejar de tirar de ese aspecto y de ir de cosas que ya no lo somos".

Tras estas duras palabras cuesta creer que la cocina les haya servido para acercar posturas. Nadie les quita el mérito de que se coordinaron a la perfección para preparar un menú compuesto por croqueta deconstruida, solomillo Wellington y mousse de chocolate con churros, pero eso de que hace unos días se fumaran la pipa de la paz, a modo de codazo, y que en La última cena ya se encontraran en perfecta sintonía huele a chamusquina. En el programa del viernes la tensión duró poco y ambos formaron un buen equipo lo que nos hace sospechar puesto que su reconciliación ha sido muy rápida cuando días atrás los dos se mantenían en sus trece y Belén Esteban incluso dejaba caer su marcha de Sálvame.

En resumidas cuentas, todo se podría explicar en que el público ha demostrado que no quiere perderse ni un detalle de esta historia y la cúpula, y los propios protagonistas, han aprovechado este tema para hacer su particular agosto a golpe de show con las mismas dosis de broncas y risas para quitar hierro al asunto.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Mediaset