'La isla de las tentaciones 2' se ha destapado como el tongo televisivo del año

Teresa Aranguez
·7 min de lectura

Después de ver el último debate de La isla de las tentaciones uno no puede evitar sentirse estafado. Nada de lo que nos vendieron es verdad. Los romances entre las ‘nuevas parejas’ han sido un auténtico fiasco que acabaron en cuanto se apagaron las cámaras y se subieron al avión de regreso a casa. Ni Andrea está feliz con Cristian, ni Melodie vive un romance de ensueño con Beltrán, mientras Tom y Sandra buscan vender un montaje. Tanta bronca, mentira y deslealtad nos da que pensar que el reality que nació para resolver problemas sentimentales se ha convertido en una plataforma barata para hacerse famoso a costa de todo.

Melodie y Cristian en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)
Melodie y Cristian en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)

El espectáculo que dieron la gran mayoría de los concursantes en este primer debate ha sido decepcionante y bochornoso. Ahora los que se amaban no solo se odian y se ponen a parir sino que tienen nuevos romances con terceros. La resaca del debate, que esta semana tendrá su segunda parte, promete durar unos cuantos días. Hasta Kiko Matamoros, Terelu Campos y la propia Nagore Robles, que lo han visto todo en un plató, no podían cerrar la boca de tanto secreto y mentira al descubierto.

Sí, muy entretenido, morboso y telenovelero, pero llega un punto en el que tanto paripé agota. ¿Nos han tomado por estúpidos? Desde casa todo se aprecia mejor y lo de este domingo ha sido un circo lleno de payasos cuyo show ha resultado ser patético. Por supuesto a la cabeza de esta gran farsa está Tom quien ahora va de eterno enamorado de Sandra cuando esta semana Sálvame mostraba grabaciones que demostrarían el interés de ambos por sacar la máxima tajada económica a sus intervenciones. Sí, sí, un amor tan creíble como la fidelidad de Tom. El enfrentamiento cara a cara del marroquí con su exsuegra, madre de Melyssa. fue deplorable, por parte de ambos, ojo. Ella porque parecía la despechada y él por seguir mintiendo más que habla (al menos es lo que parece). Y eso sin la presencia de Melyssa y Sandra. El programa, que sabe de su tirón, no llevó ni a la ex ni a la nueva novia al debate, ese capítulo lo han reservado para una segunda entrega que promete más fuego que la última hoguera.

Lo de Tom era de esperar teniendo en cuenta su larga lista de ‘maldades’ durante el concurso, pero lo fuerte arrancaba con Mayka. Aunque en el reencuentro ya dejó claro que lo suyo con Óscar no había funcionado, ahora resulta que siempre quiso volver con Pablo. Así lo confesó él y varios de los participantes que viajaban en el vuelo de regreso a España. Arrepentida por su actitud parece que no solo le pidió solucionar lo suyo sino que se puso celosa de que el chico se sentara con otras. Para volverse locos. Pero vamos que la pena le duró poco a Mayka quien no negó el rumor de su supuesto nuevo romance con Toni Espina, el ex de Makoke. A rey muerto, rey puesto. Atrás quedó también su enamoramiento de Óscar en la villa a quien le faltó pedir en matrimonio. ¡Ahora no se pueden ni ver!

Ay Mayka, si ya te lo decía Pablito, y tú ni caso. Pero vamos que muy afectada no parece. Por mucho que intentó derramar lágrimas ante las imágenes de su sobeteo con Óscar en la isla no le salían. No parece del todo arrepentida, al menos así lo dice ella frente a las cámaras, aunque por detrás diga lo contrario. Hombre Mayka, teniendo en cuenta tu final con Óscar y las miradas de desprecio que le dedicaste en plató, muy orgullosa no estás de esta historia. Es como si no se conocieran de nada y lo que vimos en la villa hubiera sido un espejismo. Un ‘si te he visto no me acuerdo en toda regla’.

Una situación surrealista tan solo superada con el panorama del trío la la la: Melodie, Cristian y Beltrán. Mejor dicho, cuarteto, que aquí Andrea también tiene un papel relevante. Lo último que nos hicieron saber que es que eran felices los cuatro, que el pasado quedó pisado y que habían vuelto a encontrar la ilusión. Pues mentira cochina. Ni Melodie es feliz con Beltrán ni Cristian con Andrea. Ya no son novios, si es que alguna vez lo fueron. Que la expareja de 9 años siga compartiendo casa no ha ayudado a que Beltrán confíe en Melodie al cien por cien. Los supuestos tortolitos que nos vendieron la moto con su idilio de ensueño confesaron haberse distanciado porque él habría estado con otras chicas. Uno se queda muerto.

Lo de Cristian y Andrea se veía venir un poco más. Ahí había más despecho y lujuria que otra cosa. Pero igual nos dejaron de piedra con su desenlace. El trato de él hacia la que fue su pretendienta fue de muy mal gusto. La chica, que dice haber estado calladita para no quemar cartuchos con Melodie, explotó y le dejó como mentiroso. Sí, se acostaron en la cama de Melodie y se enrollaron en República Dominicana cuando las cámaras no les grababan. Para Andrea no fue agradable escuchar cómo Cristian aseguraba que se había liado con su ex mientras seguía tirándole la caña a ella. La cosa era digna de ver. Melodie y Andrea haciéndose amiguitas y Cristian acorralado por ambas. A todo esto Beltrán sin saber muy bien que decir, porque esa es otra. Ahora resulta que el supuesto chico bueno de la película llamó en su momento a Cristian para pedirle opinión sobre Melodie, ¿estamos locos o qué?

Esto no hay quien lo entienda. Lo que es un hecho probado gracias a La isla de las tentaciones 2 es que allí no te puedes fiar ni de tu sombra. Bueno sí, de Pablo, el único coherente de la noche que nos hizo reír a pesar de la fea jugada que le hizo su ex. Lo demás, puro teatro. Este domingo por fin pudimos entender otro misterio hasta ahora sin resolver, el expediente X de Inma y Ángel. Ahora resulta que el chico que aseguraba que se separaba de su novia porque era una celosa enfermiza ha estado con viarias chicas, una de ellas supuesta prima de Inma. Una jugarreta en toda regla que la Penélope Cruz andaluza contó con la gracia que le caracteriza y que, a pesar del drama, nos hizo reír un rato.

Pero de gracioso tiene poco. Ni lo que hizo Ángel, ni lo que vimos con el resto. A todos se les cayeron las caretas demostrando que más que en busca de amor y reconciliación, lo que quieren es lo de siempre, fama y dinero fácil. Todo a costa de los sentimientos. Nos tuvieron enganchados a la telenovela pero se han cargado la esencia del programa, y eso le resta encanto a todo esto. El romanticismo y sus promesas de amor quedaron en las villas, ahora toca hacer la tourné por los platós y hacer caja.

El debate final, si es que no exprimen más a la gallina de los huevos de oro, es esta semana. Con Tom, Melyssa, Marta y Lester a la cabeza, cuatro de los personajes más fuertes que han dejado como postre, nos espera una noche de todo menos tranquilita. Así que toca prepararnos para los rayos, truenos y vientos huracanados provocarán todo tipo de cortocircuitos. Eso, y alguna que otra falsa verdad que desenmascarará a sus protagonistas. En vez de La isla de las tentaciones deberían cambiar el título aTodo es mentira, así evitaríamos llevarnos estos disgustos. Aquí el único que se salva es Rosito, que en paz descanse.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/La isla de las tentaciones