Los zascas de Sandra Barneda en 'La isla de las tentaciones 2' que desenmascaran a Tom

Teresa Aranguez
·8 min de lectura

La nueva hoguera de La isla de las tentaciones tuvo mucha tela que cortar pero hubo un detalle que llamó especialmente la atención y que atañe a su presentadora. Por lo general, la actitud de Sandra Barneda con los concursantes suele ser distante respecto a sus acciones en las villas. No opina ni hace juicos de valor, a veces incluso parece que ni siente ni padece. De eso se trata la cosa, de ser imparcial y no influir en los participantes. Pero este domingo la presentadora utilizó lo que se conoce como psicología inversa para cuestionar el comportamiento de Tom con Melyssa.

Sandra, inexpresiva pero muy directa, utilizó el momento de Pablo y su sufrimiento tras ver las imágenes de Mayka siéndole infiel para hacerle ver al marroquí el dolor que podría estar causando en su novia por su traición con Sandra. Una situación que todos agradecimos a la presentadora que por fin logró sacar el lado más sensible y humano de Tom. Sí, parece mentira, pero lo tiene.

Tom en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)
Tom en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)

Ocurría en el turno de Pablo. El pobre ya no daba más de sí al ver a su pareja entregada a los brazos de Óscar, con quien ya actúa como si fueran novios. Vamos, que si te he visto no me acuerdo. Una reacción que dejó al chico destrozado y prácticamente sin palabras. No reconocía a la persona que estaba viendo y con quien ha pasado los últimos tres años de su vida. El dolor del concursante era evidente y ahí fue que Sandra utilizó este momento para tocar donde más podía doler o al menos despertar la conciencia de Tom. “¿Crees que lo que está sintiendo Pablo es lo que podría estar sintiendo Melyssa?, le preguntó sin cortapisas. Un zasca muy sutil pero zasca al fin al cabo.

Si creía que se iba a ir de rositas otra hoguera más después de culminar el acto sexual con Sandra, lo llevaba claro. Cuando todos creíamos que una vez más recurriría al sarcasmo para salvarse de sus fechorías, resulta que Tom mostró su lado más sensible y vulnerable. Por fin pudimos ver a un hombre reconociendo su error y consciente de su metedura de pata. Lo que le dure eso ya es otro asunto. “Sí, claramente sí, por eso me siento mal ahora”, dijo con cara de circunstancia y no precisamente fingida. Ya durante su parte de la hoguera en la que tuvo que ver imágenes de Melyssa pasándoselo bien en la piscina y guapísima en bikini, a Tom se le cayó la baba. “Me gusta verla... La veo muy guapa, no es fácil, no la echaba de menos, con Sandra desconecto de todo al cien por cien y ahora verla es como...”, expresó casi sin poder mediar palabra.

Otro momento de debilidad que Sandra aprovechó para soltarle eso de “¿sientes que te sigue gustando?” o “¿te imaginabas verla y sentir lo que has sentido?”. El sí de Tom y su cara mostraron que ahí quedaban todavía retazos de amor. ¡Aleluya! Parece que el chico tiene remordimientos y un corazoncito que todavía late por su ¿ex? Finalmente alguien pudo quitarle la careta de golfo que vive la vida a tope y el chaval dejó entrever que tiene sentimientos. Hasta ahora la falta de empatía y autocrítica con la que estaba actuando era de un descaro sin límites. Pero ahí estaba Sandra este domingo para soltarle unos cuantos cortes sin que se le notara demasiado. Por ejemplo, Tom se definió a sí mismo como un chico sensible, a lo que la presentadora le contesto, o se le escapó un: “¿tú?”. Lo mismo ocurrió cuando el joven dijo que se había besado “y tal” con su pretendienta. “¿Qué es el tal?”, le soltó de nuevo Sandra sin miramientos refiriéndose a sus revolcones varios en la cama. Dos momentazos televisivos en los que nos representó a todos. Por fin alguien le cantó las cuarenta, aunque fuese tímidamente.

Otro de los zascas de Sandra llegaron en forma de pregunta cuando Tom seguía justificándose en los celos de Melyssa y ella le preguntó: "¿Cómo crees que Melyssa puede superar sus celos hacia ti con todo esto?" Zas... ¿y él que respondió? Que quizás su novia lo perdona pero, como es tan celosa, probablemente no. Evidentemente él no termina de pillarlo. Todo lo que hace y dice tiene una justificación, o lo que es peor, tiene la culpa Melyssa. Según el señorito, los cuernos que ha puesto a su chica casi que se los merece porque ella no le trata bien ni le da el cariño que él necesita. De hecho utilizó su momento estrella en un capítulo anterior para destapar un secreto de la pareja que sucedió hace tiempo. “Ella me puso los cuernos”, aseguró para sorpresa de todos. Según el joven le fue desleal durante una de sus crisis y eso es algo que le marcó un antes y un después en la relación. Una teoría que dista mucho de la versión de Melyssa quien aseguró que sí ocurrió pero que fue durante una ruptura que tuvieron en la que ella regresó a España. Ah, y un detalle muy importante, solo fue un beso.

Así es que si Tom ya se creía con motivos para ser infiel, soltando esta ‘bomba’, pues ya tiene más para seguir haciendo lo que le da la real gana. Y lo peor es que sus compañeros así se lo hacen ver. Hasta el mismo Pablo aseguraba que su caso no tiene nada que ver con el de él y Mayka. Todo muy surrealista. Flaco favor le hacen. El chaval, no dudamos que de muy buena fe, echó un capote a su amigo Tom, así que el sentimiento de culpa destapado por Sandra duró poco. “Yo puedo entender a Tom, él siempre ha dicho que estaba mal con Melyssa, que sus celos eran un problema”, soltó Pablo. En otras palabras, en casa de los chicos ven la infidelidad de Tom a su pareja como normal porque ella es una celosa empedernida que no le deja vivir.

No es el único que le ha aplaudido su actitud, Lester, que también se las tragó dobladas en la hoguera al ver el morreo de Marta con Dani, le soltó tres cuartos de lo mismo. Lo que le faltaba escuchar a Tom. La pena le duró menos que un caramelo en la puerta de un colegio y el rapapolvos encubierto de Sandra quedó en el olvido. Pero diga lo que diga, en esa hoguera quedó claro que Melyssa todavía le remueve por dentro, y mucho. Aunque haga y diga una cosa, su mirada, sus gestos nerviosos y su voz entrecortada dejaron claro que todavía guarda mucho sentimiento hacia la que ha sido su pareja en los últimos meses.

El hecho de ver que ella no le ha dado ni un motivo ni una imagen a la que agarrarse para justificar su actitud tampoco ayuda. Melyssa no ha tenido ojos para ningún soltero, tiene clarísimo que quiere a Tom y sigue pasando más tiempo derramando lágrimas por él en su habitación que de fiesta con sus compañeras. Esa es su triste realidad. Ni siquiera el hecho de verle besándose descaradamente con Sandra le ha abierto los ojos del todo. Al contrario, escucharle hablar dolida sobre esa supuesta ‘infidelidad’ de ella con otro chico le ha empujado a justificar su traición. Una prueba clara de la inseguridad de la joven y su dependencia emocional de su novio. “Es que yo le quiero”, dijo entre lágrimas. “Como él me perdonó yo debo intentar hacer lo mismo”, llegó a decir en una de las charlas con sus nuevas mejores amigas, quienes de inmediato se lo sacaron de la cabeza.

Si Melyssa ya estaba hecha un lío, esta puñalada trapera de Tom sacando los trapos sucios de su vida ha terminado de descuadrarla aún más. Sin embargo, algo ha cambiado en él. Por mucho que sus amigos apoyen sus actos bravíos, las palabras de Sandra le hicieron mella y podrían hacerle reflexionar más de lo que creemos. De momento, en el adelanto del próximo capítulo ya le hemos visto llorar y eso, viniendo de Tom ¡es todo un logro! Quizás siga viviendo al máximo su affaire caribeño pero al menos ha empezado a mostrar, aunque sea con cuentagotas, su lado más vulnerable.

Melyssa no tiene pinta de aguantar mucho más y su estado emocional empieza a tocar fondo. Conscientes de ello, el programa tuvo la delicadeza de no mostrarle las peores imágenes de Tom teniendo relaciones sexuales con Sandra. Eso hubiera terminado de destrozarla. Lo suyo tiene pocas salidas a menos que ocurra el milagro, Tom se arrepienta, le pida perdón y salgan por la puerta grande a lo Inma y Ángel. Aunque, seamos sinceros, dudamos mucho que esto pase. Tom y Melyssa están en la cuerda floja y, una vez más, el programa nos ha dejado con ganas de más. De eso se trata. ¿Seguirán, romperán, abandonarán, habrá hoguera de confrontación? Hagan sus apuestas.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: La isla de las tentaciones 2/Twitter