Sandra Barneda o Mónica Naranjo: dos estilos muy diferentes para presentar 'La isla de las tentaciones'

Cine 54
·5 min de lectura

La isla de las tentaciones se convirtió en el primer fenómeno televisivo de 2020, logrando un hito histórico en Cuatro ya que fue el programa más visto en los 14 años de historia de la cadena. El triunfo de este título de telerrealidad, basado en Temptation Island, se podría explicar por su casting con personajes anónimos que funcionó a la perfección. Pero tampoco podemos quitar mérito a su presentadora, Mónica Naranjo, que sin embargo no continuará con su aplaudido rol en la segunda entrega que ya se está grabando con Sandra Barneda como nueva cara visible del formato. Sin dudas serán dos estilos muy diferentes a la hora de liderar un mismo show.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

Ya es una realidad. Sandra Barneda ha tomado el relevo a Mónica Naranjo al frente de la segunda temporada de La isla de las tentaciones, el popular programa de Telecinco y Cuatro que nos descubrió televisivamente a Fani Carbajo y Christofer Guzmán que actualmente son concursantes de La casa fuerte.

La periodista de 44 años ha compartido una imagen en Instagram en la que aparece empapada para anunciar la primera grabación en Santo Domingo de una segunda temporada del formato que promete y mucho. “Así terminé el primer día de grabación. ¡Empapada pero feliz! Gran equipo, perfectos compañeros para esta maravillosa aventura, ha escrito junto a una fotografía en la que aparece sobre una lancha y completamente mojada.

Lo cierto es que el fichaje de Sandra Barneda sorprendió a los fans del programa que hasta el último momento han mantenido la esperanza de que Mónica Naranjo retomara su rol en el show. La cantante de 46 años se metió al público en el bolsillo en la primera tanda jugando un papelón. La de Figueras, desde luego, se postuló como la mejor anfitriona posible para el reality con sus silencios, miradas y zascas a los concursantes (¡seguro que todavía te acuerdas del corte a Andrea por sentir la traición a Ismael!).

Mónica Naranjo dio todo de sí implicándose en las historias de los participantes ya que ella misma confesó en Sálvame que vivió de forma muy trágica el grito viral de Christofer, fuera de sí tras enterarse de la infidelidad de su pareja.

Sin embargo, a pesar del éxito económico y los aplausos en la red por liderar el programa estrella de la temporada, la intérprete de Desátame ha decidido cerrar esta etapa. Si bien el show ha sido una verdadera revelación de la pequeña pantalla, la conductora del espacio no repetirá la experiencia. Y aquí es donde entra Sandra Barneda que pretende seguir la estela de este triunfo arrollador pero que, sin embargo, lo tiene bastante complicado porque todavía hay muchos espectadores que no se imaginan La isla de las tentaciones sin su pieza fundamental.

“No quiero despedirme sin desearos, de corazón, toda la suerte del mundo y que mi sucesor o sucesora haga pequeños los resultados obtenidos de esta primera edición tan mágica...”, expresó la propia Mónica Naranjo en su perfil de Instagram el pasado mes de febrero dejando atrás una etapa televisiva que parecía tener mucho tirón en la cadena de Fuencarral ya que previamente había liderado Mónica y el sexo. Sin embargo, como recoge Semana, uno de los motivos por el que ha podido rechazar esta oferta de continuación es su gira Renaissance con la que tenía previsto viajar hasta Costa Rica y recorrer muchas ciudades españolas, pero que tampoco ha podido llevar a cabo debido a la pandemia de coronavirus.

Lo que ya no podemos obviar más es que el fichaje de Sandra Barneda marcará un nuevo rumbo para La isla de las tentaciones porque nos encontramos ante dos presentadoras muy populares pero con estilos completamente diferentes. Por un lado, ahí tenemos a Mónica Naranjo que en cada entrega hizo alarde de su elegancia, sutilidad y templanza para interrogar a los concursantes y sacar lo mejor y lo peor de cada uno de ellos. El saber estar de la cantante, y su apuesta por no meterse en ninguno de los líos de los auténticos protagonistas (y mira que había unos cuantos), se convirtieron en su seña de identidad. Sin embargo, se espera que la nueva presentadora sea más visceral y más cómplice con los nuevos concursantes.

Y es que Sandra Barneda es una experta ya en esto de saber por dónde exprimir a los concursantes debido a su trayectoria en el mundo de los realities presentados hasta ahora. La de Barcelona se puso al frente de Supervivientes: El Debate durante 2016-2018, así como de Gran Hermano VIP: El Debate en la misma época, imprimiendo su carácter en cada una de las galas.

Lo que está claro es que Sandra Barneda ha sabido agarrar esta nueva gran oportunidad que le devolverá en otoño al prime time con uno de los programas más esperados de la parrilla televisiva. Si bien Mónica Naranjo dejó el listón muy pero que muy alto tampoco podemos olvidar que hasta ahora la nueva presentadora nunca ha defraudado como buena maestra de ceremonias.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Mediaset