Melyssa y Tom ('La isla de las tentaciones'), dos marionetas en un juego de manipulación

·6 min de lectura

Pasaba la medianoche del miércoles cuando La isla de las tentaciones por fin emitió el momento que estábamos esperando. Melyssa escapaba de la casa para cantarle las cuarenta a Tom tras pasar 48 horas llorando y sin dormir. Y más allá de la tremenda popularidad que está teniendo el vídeo en redes sociales con ese Eres un desgraciado” cargado de tanto dolor, debemos poner pausa y prestar atención.

La chica dijo que pasó dos días en vela cuando no llevaban ni media semana de concurso. ¡Dos días! Y algo huele raro. Viéndola a ella tan compungida y a Tom tan liberado nos da en la nariz que esta pareja fue elegida por el programa a propósito y a sabiendas de que no estaba el horno para bollos. Y no para ayudarlos a que solucionen sus problemas a base de superar o no las tentaciones, sino para liarla y aportar el drama que requiere el formato.

Y no queremos decir que Melyssa y Tom estén jugando un juego ficticio. Para nada. Compramos completamente el dolor y las inseguridades de la chica, como también que Tom está liberado y se la repampinfla lo que pueda sentir ella al otro lado. Él se lo está pasando pipa con su harén propio de solteras (ya dijo que su sueño en otra vida era tener 20 mujeres, ay Díos mío), y ella sufre como una Magdalena. Por eso nos creemos el relato que dio la madre de Melyssa en el Debate del martes al confesar que fue él quien insistió para que fueran al programa para que ella le demostrara que podía serle fiel. Al parecer, le habría dicho que si pasaban la prueba, la “haría la mujer más feliz del mundo”. Santana, el ex de Melyssa, confirmó en sus redes que la chica tampoco quería ir al concurso cuando se lo ofrecieron en la pasada edición cuando estaban juntos y Fiama, exconcursante de La isla de las tentaciones, añadió también vía stories de Instagram que Tom le había prohibido a su novia que se dejara masajear o poner crema por un chico en la isla. Algo que él hizo varias veces con las solteras.

En fin, lo que queremos decir es que Tom está en la gloria y Melyssa en un infierno. Y hasta ahí les creemos. Sin embargo, nos preguntamos qué vio el casting de la productora para escogerlos. Si tenemos en cuenta que es más que evidente que la relación estaba condicionada y que la chica no estaba en un buen momento de estabilidad emocional (ella misma habló de sus inseguridades mientras sus ataques de celos y lágrimas llegaron desde el primer día), ¿por qué los eligieron? Pues la sospecha es fácil: eran carne perfecta de reality. Con un poco de guía (o manipulación, como quieran llamarlo) iban a explotar, dar imágenes virales y amasar audiencia.

Y así fue y así está siendo. Veamos algunos ejemplos. En la primera hoguera de las chicas emitida el miércoles -que fue larguísima- se centraron sobre todo en Melyssa. La chica ya llegaba mal. Había pasado la primera noche llorando y distanciada de los solteros y en lugar de distribuir las imágenes a cuentagotas, le enseñaron todo lo más fuerte. Los lametazos en el cuello de Tom, su picardía lanzándose encima de una soltera con un bikini diminuto en la piscina, sus comentarios sugiriendo tríos y una cita en donde abre la puerta a la posibilidad de nuevos amores. No se dejaron nada en el tintero.

A Tom, en cambio, le mostraron a una Melyssa derrotada, llorando y manteniendo distancia en su cita. Él dijo sentirse mal de verla así pero nada más y al volver a la casa seguía bromeando. Como si las imágenes le hubieran subido el ego. Y viendo lo que veremos el domingo, pegándose un fiesta entre solteras y besando a Sandra, es probable que estemos en lo cierto.

Es como si programa hubiera sabido dónde tocarles la fibra para provocar los momentos más fuertes de la edición hasta ahora. Al remover en la inseguridad y celos de Melyssa, la chica no pudo más y escapó para buscar a Tom y protagonizar el momentazo más viral de la edición. Y al mostrarle a Tom una chica rota por él, siguió en la misma. Quizás por ego o por querer seguir dando juego televisivo. Después de todo, la madre de Melyssa dijo que eso es lo que él busca.

Pero hay más. ¿Quién se cree que Melyssa se escapó? Quizás ella se cree que lo consiguió, pero parece como si el programa se lo hubiera permitido para seguir generando contenido potente. El concurso estaba advertido. Ella ya había dicho el día antes que estaba pensando en escaparse a buscar a Tom. Dijo que sabía que podía llegar hasta la otra casa pero que cada vez que había intentado algo, las cámaras la seguían. Y luego, en la noche en cuestión, dijo por micrófono que “si alguien la escuchaba” (evidentemente hablaba directamente a la producción) supiera que necesitaba que la dejaran ir a ver a Tom, y acto seguido se marchaba como ninja pero con la cámara siguiéndola. Es decir, cuesta creer que se haya escapado a espaldas de la organización. O la ayudaron o la dejaron ir sin detenerla para ver qué pasaba y así, tener más imágenes. Sabiendo el cabreo y decepción que acarreaba la chica, era evidente que iba a explotar.

Y así, manipulados ellos y nosotros, llegamos al momentazo del capítulo. Que si hijo de p., que desgraciado, que no me ves nunca más, a Tom excusarse diciendo que era un juego y ella gritando desesperada que no es un juego para ella. En resumen, la desesperación de la extronista se notó desde el primer programa, ella no estaba en condiciones de estar allí, pero Tom sí. Es más que evidente que esta relación no estaba en el momento de ponerse a prueba, pero el programa los llevó igual y mueve sus hilos para crear un show que los ha hecho explotar. A él rompiendo ataduras y olvidando las promesas que habría hecho a su novia, y ella desatando todas las emociones que ya llevaba dentro.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/islatentaciones/

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente