La historia de vida de Julián ('La isla de las tentaciones') cuya madre le arrojó desde un sexto piso cuando era bebé

La isla de las tentaciones continúa triunfante en Telecinco y Cuatro, manteniendo en vilo a los espectadores con la trama de Fani, la novia de Christofer, y Rubén. Recientemente se reveló que la participante del fenómeno televisivo de la temporada había tenido un pasado muy duro porque había sido separada de su hermana. Sin embargo, acabamos de descubrir otra historia personal mucho más dramática que tiene como protagonista a Julián Requena, uno de los diez solteros que se encuentra conviviendo con las cinco parejas de concursantes.

(©Mediaset)

“Me llamo Julián, tengo 25 años y soy el empresario más famoso de Valencia. Detrás de esta fachada irresistible, tengo un corazoncito con muchas ganas de enamorarse”. Con esta frase se presentaba Julián ante las concursantes de La isla de las tentaciones en el primer programa, dispuesto a conquistar a una de las cinco mujeres que ponen a prueba su relación en el reality. Lo que por entonces nadie se imaginaba es el episodio dramático que tuvo que pasar cuando era tan sólo un bebé y que casi le cuesta la vida.

Y es que, como ha desvelado la revista Semana, este valenciano de 25 años fue arrojado por la ventana de un sexto piso cuando tan solo era un bebé de 13 meses. El joven fue víctima de un intento de parricidio por parte de su madre en un ataque de histeria. "Es un tema muy delicado para él y no le gusta hablar mucho de ello. Sufrió mucho", ha confesado una fuente al citado medio.

Como se puede intuir, Julián no ha tenido una infancia fácil ya que este terrible episodio le ha marcado de por vida. Y es que, como recogieron en aquel 1994 medios como El País, Antonia Pérez, la madre del soltero de La isla de las tentaciones, no podía soportar los llantos del bebé y le arrojó al vacío por la ventana de un sexto piso.

Se cuenta que el menor cayó sobre el techo de una furgoneta, rebotó sobre él y sobrevivió al impacto porque fue rescatado por Ángel Benito, un vecino que pasaba por allí. Éste, en un acto reflejo, extendió los brazos y cogió al pequeño. “Oí un fuerte golpe y un ¡ay! Abrí los brazos y me cayó encima. Estaba como muerto, sin sangre, y no respiraba. Le di unas palmaditas en la cara, y comenzó a llorar”, explicaba el hombre en declaraciones a El País.

Este suceso conmocionó al barrio de Torrent (Valencia) porque nada hacía sospechar que la madre de Julián, de 26 años, que ingresó en prisión por este hecho, sufriera un ataque de histeria de tales dimensiones. Por su parte, el pequeño apenas permaneció en la UCI del Hospital La Fe de Valencia cuatro días por lo que esta historia responde a un milagro de vida ya que cuando Julián fue dado de alta se recuperó en casa de las heridas sin que actualmente le queden secuelas físicas.

A día de hoy, Julián es un empresario de éxito de la noche valenciana que prefiere no recordar aquel episodio que estuvo a punto de costarle la vida. Y es que el joven, que ha tenido su propio hijo con una mujer a la que conoció en Torrent, su localidad natal, prefiere que este dramático episodio solo forme parte de su pasado.

Como se puede comprobar, no todo es color de rosas en República Dominicana ya que tanto los concursantes como las diez solteras y solteros tienen una vida detrás de las cámaras. ¿Hablará algún día Julián de este trágico suceso en La isla de las tentaciones?

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset