El comportamiento de Tom defendiendo a Sandra saca el lado más humano del concursante

Cine 54
·4 min de lectura

A ver si ahora Tom Brusse no va a ser tan malo. El empresario se ha convertido en uno de los concursantes más polémicos de La casa fuerte, el segundo reality que afronta en Telecinco tras poner rumbo a República Dominicana junto a Melyssa Pinto, con quien llevaba ocho meses de relación, para participar en La isla de las tentaciones. En este programa presentado por Sandra Barneda el joven marroquí se ganó la etiqueta del más golfo y cínico de la edición, sin embargo, el formato presentado por Jorge Javier Vázquez le está dando la oportunidad de resarcirse de sus errores y su transformación se ha apreciado especialmente en la defensa que ha hecho a su nueva novia Sandra Pica frente a los ataques de Samira Jalil.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

El paso de Tom por La isla de las tentaciones fue una tortura para Melyssa ya que desde el primer momento este hombre de negocios no se cortó ni un pelo en tontear con las chicas de Villa Montaña provocando los celos de la diseñadora. El joven marroquí, de hecho, traspasó la línea definitivamente y se acostó con la tentadora Sandra con quien actualmente mantiene una relación que está siendo mirada con lupa. Y es que el hambre de fama del concursante y las faltas de respeto continuas hacia la mujer con la que durante ocho meses compartió su vida le preceden. Sin embargo, todo el mundo merece una segunda oportunidad y el protagonista está dispuesto a soltar lastre y demostrar a los seguidores de La casa fuerte que no es tan malo como le pintan.

A pesar de que son pocos los que creen en el amor entre Tom y Sandra parece que la idea de que ambos estaban orquestando un gran montaje mediático ha quedado aparcada después de comprobar cómo el joven marroquí ha defendido a su nueva ilusión delante de las cámaras y le ha mostrado una atención y defensa que echamos en falta durante su estancia en la isla.

Su cambio de actitud se ha apreciado en un momento en particular durante la discusión que Sandra mantuvo con Samira en una pausa de publicidad de la gala anterior y cuyas imágenes acaban de ser emitidas en esta tercera entrega que, todo sea dicho, ha quedado marcada por la nominación de Albert y Mari Cielo.

“Yo soy una persona muy sensible, me está costando convivir con ella, intento hacer ver que no pasa nada. Intento ser educada, compartir conversaciones por hacer la convivencia fácil y ahora otra vez el mismo tema a mí me vuelve a hundir”, confesaba Sandra ante las cámaras compartiendo su sufrimiento. No obstante, en un corte publicitario Tom se agarró los machos y, harto del dolor que estaba causando Samira en su novia, le cantó las cuarenta sin despeinarse. Y la verdad es que el marroquí nunca había ofrecido esta imagen tan tierna que demuestra que tiene su corazoncito y que, a veces, los malos no son tan malos como les pintan en los cuentos.

Pegado a Sandra como una lapa, Tom ha defendido a su novia pidiéndole a Samira que cierre el pico y que deje de meter mierda. “No hables más con mi novia”, ha gritado con un semblante muy serio. Pero además el joven ha abrazado a su pareja cuando posiblemente ésta más necesite sus mimos y le ha lanzado el zasca definitivo a la extronista que, recordemos, nada más pisar La casa fuerte desveló que se besó con el joven marroquí antes de participar en el concurso. Y, obviamente, el protagonista ha aprovechado esta trifulca para dejar caer que jamás se daría un beso con alguien de su calaña.

En efecto, Tom ha puesto en su sitio a Samira dándole a la vez su lugar a Sandra teniendo una muestra de afecto cada vez que la ha necesitado, algo que nos llama especialmente la atención porque con su expareja se mostró más duro que una piedra sin parecer importarle sus llantos. Así, a la vez que ha atendido a su nueva conquista el empresario ha acusado a su archienemiga en La casa fuerte de mentirosa y, además, le ha reprochado que no pinta nada en esta segunda edición del reality de Telecinco.

En el directo con Jorge Javier Vázquez, Sandra ha reconocido que para ella Samira es una mala persona y Tom ha aguantado el tipo en silencio después de tener que soportar cómo la extronista ha atacado a su novia y ha repetido en el concurso que es un mitómano.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Mediaset