Rencillas, amor y mucho surrealismo: el arranque de 'La casa fuerte' promete dar guerra

La verdad sea dicha, después del bodrio de Supervivientes y su casting infumable, estábamos temblando con la llegada de La Casa fuerte. Otros tres meses aguantando la misma chapa nos hubieran aniquilado. Pero no, el nuevo reality de Telecinco no solo ha cumplido las expectativas en términos de audiencia, superando un 20% de cuota, sino que nos ha devuelto la fe en el género y su esencia. En su primera entrega no ha faltado contenido con sustancia; celos, miradas cómplices y peleas de gatas, un menú de lo más completo. Y todo gracias a personajes infalibles como Oriana Marzoli, Leticia Sabater o Yola Berrocal, todo un clásico de la televisión casposa.

Si esto es el comienzo, lo que nos espera es brutal, así que ¡agárrense que llegan curvas!

(Twitter.com/lacasafuerte_tv; Mediaset)

Cuando uno se sienta a disfrutar un programa de telerealidad no queremos ver precisamente La casa de la pradera, al contrario, esperamos encontrar guerras, malos rollos y, si puede ser, también carpetas aderezadas con algún que otro edredoning. Esa sensación de que hay algo debajo del sofá que te hace saltar de cabreo o emoción indica que vamos por buen camino y con La casa fuerte, por ahora, así lo hemos sentido.

Como ocurre en estos casos, el nivel cultural en las conversaciones de sus concursantes no llega al aprobado. Hay patadas al diccionario y mucha jerga de la calle, pero de eso se trata todo este show, si no cambiaríamos de canal. La chicha y la farándula están servidas y la primera en darnos ese espectáculo ha sido Oriana. Para empezar ¡no se ha ido del reality todavía y eso es ya un logro importante! Esta vez se ha propuesto llegar lejos, incluso ganar, así que en su entrada triunfal casi se tira de los pelos con Fani, pero también con Leticia, a quienes ha regalado un buen número de zascas e improperios. “Pedazo de paleta, ignorante”, le gritaba a la reina de la Salchipapa cuando esta le decía que le sorprendía verla allí y no haber abandonado el concurso pasados los diez minutos. “En Chile he estado en 3 y he ganado uno a lo mejor tienes amnesia o la edad te está pasando factura”, le contestaba con ese tono pijo que tanto le caracteriza.

El show con estas dos mujeres está más que garantizado. Un dueto que se convierte en trío cuando Fani, supuesta amiga de Oriana, entra en acción. Sabíamos que a la novia de Christopher le iban al colgar el San Benito de infiel, pero ya desde el minuto uno como que huele. ¿No hay un ataque más original? A la pija de la edición le faltó tiempo para echarle en cara la traición a su chico delante de toda España y dejar bien claro que ella, tan mona y fina, jamás había sido amiga de Fani, tal y como esta había contado en La isla de las tentaciones. “No, es que nunca hemos sido amigas, era como el chicle del zapato que venía pegado a la que era mi amiga”, recalcó como para limpiar su honra. El tono fue subiendo y adjetivos como ridícula o cornuda se lanzaron al viento como puñales. Vamos, que ha estallado la guerra y no tiene visos de que haya tregua.

Los participantes de este show de verano vienen con la lección bien aprendida. Aquí se está para entretener que para pasar unas vacaciones. Lo tienen clarísimo y nos lo han demostrado con creces en su arranque donde, todo hay que decirlo, Oriana ha sido, además de algo insoportable, la reina y señora de las tramas. Ahí donde la vemos, tan chiquitita y delgada, tiene para dar y tomar. Pero este jueves también demostró tener su corazoncito al hacerle ojitos a otro de los concursantes, Iván González. Resulta que ambos han tenido un rollete sentimental, nada de novios, solo sexo, que quede claro. Se nota que entre ellos saltan chispas, bueno, quizás más por parte de ella que de él. Su encuentro dejó claro que la Marzoli bebe los vientos por el guaperas y no le importaría tener algo más serio. El ex tronista de MYHYV, en cambio, prefiere tomárselo con calma y se declaró soltero pero con el ‘cuerpo un poco golfo’. ¡Para qué lo dijo! Esto no gustó a la nena que le montó su primer y absurdo ataque de celos. "Si pasase algo con otra chica, tendrías mal gusto. Yo soy más guapa que ellas", le advirtió.

Con ese carácter, a Iván no le quedó más remedio que aceptar ser su pareja de concurso. Eso sí, le pidió que no lo abandone a la primera de cambio y se cargue el suyo porque entonces iban a terminal muy mal. Han pasado su primera noche a la intemperie bajo la luz de la luna con el resto de ‘asaltantes’, Macarena, Labrador, Leticia, Yola. Su función es robar todo lo que puedan a los residentes, el grupo formado por Ferre y su novia Cristina, Maite Galdeano y su hijo Cristian, Fani y su novio, y María Jesús Ruiz y su madre Juani, que a diferencia de los ladrones, vivirán en una casa con todas las comodidades del mundo.

El ingrediente original de este nuevo programa es que dos de sus concursantes participan con sus mamuchis y eso puede dar un giro interesante a la cosa. Dos mujeres hechas y derechas, como Juani y Maiyte (ejem, ejem) podrían poner orden y coherencia en caso de conflicto. ¡Qué no, que estamos de broma! ¿Coherencia Maite? Eso no es posible viniendo de ella y tampoco lo queremos. No sería la Maite que conocemos. De momento este jueves lo dio todo en la prueba y se portó como toda una niña buena, estaba encantada de la vida, pero veremos cuánto le dura el modo zen. Quien sí tiene un poquito más de trabajo que hacer es Juani con su hija. Ha sido poner un pie en el reality y la que fuera Miss España ya tiene un escándalo fuera. Ferre le comunicaba que una conocida suya del gimnasio le había dicho que se había liado con su novio Curro y claro, la pobre se quedó plof. Pero vamos, que no es la primera vez. Antes de entrar al show, ya Sálvame contó que había unas grabaciones del susodicho bastante subidas de tono con otra mujer. Si es que la pobre no da una con los hombres.

Lejos de llorar por las esquinas, la de Jaén decidió dejar las penas fuera y centrarse en su concurso. Su carácter dicharachero no ha pasado desapercibido para nadie, ni si quiera Ferre que, según Jorge Javier Vázquez, de nuevo el director de orquesta del programa, le ha echado el ojo. Pues más vale que el ex superviviente tenga cuidado porque su novia Cristina es una celosa grado mil, no lo decimos nosotros, ha sido el propio novio quien lo contó en su video de presentación así que, cuidadito, porque habemus tema que te quema.

En fin, que con La casa fuerte no hay motivos para aburrirse, y después de Supervivientes y sus galas eternas, se agradece. Ni siquiera con la que parece más santita de todos, Macarena, la novia risueña de Rafa Mora, que aunque no parezca tan explosiva como sus compañeras podría dar la sorpresa. De momento le ha tocado de pareja con Labrador, ex amigo de Rafa con quien tuvo bronca televisiva de las grandes. Ambos fueron muy políticamente correctos el uno con el otro pero ya sabemos cómo va la cosa, unos días más y puede arder Troya, o se pueden llegar a gustar, que en esto de los realities puede pasar lo más surrealista que te puedas imaginar.

Esto es todo por ahora amigos. Concursantes con muchas ganas de poner toda la carne en el asador. El contenido que merecemos y justo lo que esperábamos. La casa fuerte no ha defraudado sino que promete, y no precisamente bostezos. Dicen por ahí que un buen comienzo hace un buen final, si la cosa se cumple, los seguidores de realities tenemos un verano televisivo bastante entretenido que, teniendo en cuenta los tiempos que corren, es de agradecer.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter.com/lacasafuerte_tv/