La frialdad de Asraf con Isa Pantoja en 'La casa fuerte 2' hacen saltar todas las alarmas

Teresa Aranguez
·7 min de lectura

Apenas han pasado cuatro días del estreno de La casa fuerte 2 y ya se empieza a ver el plumero de los concursantes. Es imposible fingir 24 horas así que tarde o temprano el verdadero carácter sale a la luz. Y eso es precisamente lo que está pasando con Asraf. Aunque todavía no se puede dar nada por sentado, el novio de Isa Pi ha hecho saltar todas las armas por su comportamiento frío y a veces cruel con ella, especialmente ahora que está sufriendo la guerra familiar entre su hermano y su madre.

Unos desprecios que ponen en duda las verdaderas intenciones del marroquí con la joven y vuelven a destapar una relación de todo menos idílica marcada por la dominancia y la dependencia.

Isa Pi y Asraf en 'La casa fuerte 2' (Twitter/@lacasafuerte_tv)
Isa Pi y Asraf en 'La casa fuerte 2' (Twitter/@lacasafuerte_tv)

Sus sonrisas y gestos amorosos durante su entrada al reality mostraban a una parejita joven, feliz y enamorada. Pero el día a día en su nueva casa ha demostrado que nada es lo que parece. Y no porque discutan y en un momento determinado se digan cuatro cosas, sino por la manera y las razones por las que pelean. En la primera gala llamaba la atención, para bien, cómo Asraf abrazaba y consolaba a su pareja cuando fue víctima de un momento de ansiedad. La información del exterior sobre el drama familiar la desestabilizaron y ahí tuvo a su chico para calmarla.

Desde fuera quedamos satisfechos al ver a esta chica con ese halo de desprotección amparada y recibiendo el calor de su amado. Asraf había pasado el examen de buen novio. Sin embargo, la galantería le duró poco. La actitud del joven horas después cuando no estaba tan seguro de si las cámaras les grababan dejó mucho que desear. El programa compartió unas imágenes para muchos espeluznantes donde Isa Pi lloraba por la bomba que recibió en directo y él, sin empatía alguna, le acusaba de querer dar pena.

Si tengo algún problema familiar necesito que me digas algo, que me digas que me tranquilice”, le pedía ella desconsolada cuando ya estaban en la cama y a oscuras. La respuesta de Asraf fue una torta en la cara en toda regla. “¿Pero qué coño me vienes contando ahora?....¿Tú estás zumbada hoy?”, le soltó con una frialdad que asusta. En vez de entender el estado de su compañera, Asraf sintió que su orgullo estaba herido y que esta petición de su chica lo único que hacía era manchar su imagen. La discusión siguió e Isa no pudo evitar llorar aún más mientras le pedía cariño y comprensión a su novio, lo normal en estos casos. “¿Por qué te pones a llorar?”, le increpó él. “Si estás mal por tu familia a mí no me cuentes tonterías ahora... ¿Qué me estás tratando de dejarme mal o algo?”, expresó con tono chulesco.

Ese parece su único interés en este asunto, el cómo quedar frente a los demás. En vez de percatarse del estado de nervios de su chica se preocupó por lo que los demás pensarán de él haciendo a un lado los sentimientos y la complicidad de pareja tan importante en estas situaciones. El mundo no se acaba aquí y muchos pensarán que es tan solo una discusión de pareja. Pero no, esto no se debe normalizar ni aceptar como algo lógico en una historia de amor.

La ternura y compresión brillaron por su ausencia y Asraf ya está en el punto de mira de todos. En realidad lo está desde que comenzaron a salir. Sus actitudes con Isabel a la salida de Gran Hermano Vip cuando se convirtieron finalmente en pareja ya dieron pistas de su carácter frío. Unas imágenes de él agarrándola del brazo en plena calle hicieron sospechar que lo suyo no era precisamente un cuento de hadas. La cosa parece que se calmó y últimamente la pareja no ha hecho demasiado ruido mediático, más allá de las noticias de boda, hasta que han llegado a la casa y despertado los fantasmas del pasado y las sospechas de que algo ahí no funciona.

La obsesión de este chico por lo que piensen de él le llevó a protagonizar la segunda trifulca de la noche, esta vez con Samira. La concursante, que no es santo de devoción de muchos, sacó su lado más dulce y con motivo del cumpleaños de Isa se esforzó en hacerle una tarta y cuidar los detalles de este día. Algo que sentó como una patada en el trasero al novio que se puso celoso por este gesto. A ver chico, si tú tienes el romanticismo en los pies, al menos deja a los demás que sean detallistas. Aunque trató de medio hacerle una tarta, no se vio un interés propio de un hombre enamorado. Y tampoco pasa nada, no vamos a crucificarle por su falta de salero, pero entonces, ¿por qué no deja a otros que lo hagan y le montó tal pollo a Samira por intentar sorprender a su chica?

Pues está claro. Porque ese gesto cariñoso de ella le hace quedar supuestamente mal a él. Al chico no se le ocurrió otra cosa que acusarla de pelota, de querer ganarse a Isabel por interés y de quitarle un protagonismo que le correspondía a él. “Me estás dejando mal”, le dijo entre otras cosas. Quienes conocen a Samira saben que la fama le chifla y tiene cosas muy poco acertadas, pero aquí no se ve otra intención que no sea el cariño hacia una compañera. “Eres un ridículo, te sientes inferior”, le dijo llorando al no entender a qué venían los ataques de Asraf. No lo entendió ella ni casi nadie. Bueno sí, Tom, que aprovecha cualquier debilidad de su enemiga en la casa para clavarle el aguijón.

La bronca chirrió tanto en plató que las críticas por su actitud no se hicieron esperar. Frente a un Jorge Javier Vázquez que se mantuvo más observador que otra cosa, algunos de los colaboradores se atrevieron a destapar capítulos muy turbios de Asraf. Entre ellos el maestro Joao quien aseguró haber roto su relación con Isa debido a una llamada amenazante de su prometido. Ella era asidua al templo y las consultas del futurólogo hasta que él intervino. “Me llamó una noche. Me insultó y me colgó. Me dijo que no volviese a hablar con su novia”, explicó. Amor Romeira, que está metida en todos los saraos, reveló el insulto que le dijo cuya letrita empieza por ‘M’ y tiene que ver con su condición sexual.

Una situación que coincide con los testimonios de Rafa Mora y la propia Amor, ambos amigos de Isa, quienes aseguraron que desde que está con Asraf vive centrada en él y se ha alejado de sus amistades. La pregunta que quedó en el aire es, ¿lo hace porque así lo quiere o porque él se lo impone? La respuesta no la sabemos pero lo que podría ser innegable es la influencia que él ejercería sobre ella y que habría puesto sobre la mesa una parte oscura de esa relación.

Si por algo es conocida Isabel hija es por enfrentarse a todo (y a todos) si algo no le gusta, incluida su madre, Isabel Pantoja. Durante mucho tiempo su pequeña del alma le ha puesto fina en los platós destapando el carácter excesivamente protector y autoritario de la matriarca, lo que le llevó a irse de casa cuando cumplió la mayoría de edad. Por lo tanto ovarios no le faltan. ¿Por qué entonces con Asraf tiene esa actitud tan sumisa? En ningún momento se enfrentó a él cuando le acusó de ir de víctima por las lágrimas y tampoco se metió demasiado en la bronca con Samira, con quien ha congeniado mucho en este concurso.

El programa apenas ha arrancado y la respuesta tiene pinta de llegar en las próximas entregas porque esto no acaba aquí. Las reacciones de Asraf tan solo son pinceladas de lo que podría ser un carácter soberbio o extremadamente protector, pero de momento solo son percepciones. Veremos si la cosa se queda ahí como un caso aislado o hay que darle la razón al entorno de Isabel que asegura que está absorbida por su pareja. La telenovela Dinastía Pantoja es un no acabar y promete nuevos y jugosos capítulos.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/La casa fuerte