¿Hasta cuándo piensa Telecinco seguir explotando el tema Cantora?

Teresa Aranguez
·8 min de lectura

Si hay algo que Telecinco sabe hacer como nadie es exprimir al máximo los temas morbosos que vende. Su nueva gallina de los huevos de oros tiene nombre y apellidos por partida doble: Isabel Pantoja y Kiko Rivera. Madre e hijo son el contenido estrella de sus programas e incluso se han atrevido a montar un especial sobre su guerra, Cantora: la herencia envenenada, que este viernes hará su tercera entrega. Llega con un Kiko con ganas de hablar y Sylvia Pantoja, la sobrina olvidada que viene dispuesta a contar lo más grande de su tía, si es que eso es posible. Lo de la ‘herencia’ es un decir, pues el tema ha desvariado de tal forma que ya se habla de todo menos de eso.

Lo que sea para sacar provecho y ponerse las botas con unas audiencias históricas que no se obtenían desde hace tiempo. Pero, ¿hasta cuándo van a seguir exprimiendo el asunto? Sin dudas, y en nuestra opinión, hasta que deje de salirles rentable.

(Twitter.com/miteleonline)
(Twitter.com/miteleonline)

Con Pantoja en Mediaset, las campanadas a la vuelta de la esquina y una guerra que apenas se acaba de declarar, tienen tema para rato. Y si no lo hay que no cunda el pánico que la cadena se encargará de remover cielo y tierra para encontrarlo. Sus programas no se han visto en otra. Con esto de la pandemia el contenido andaba flojo pero ya han encontrado su mina de oro para seguir haciendo audiencia. Las cifras de audiencia son verdaderamente de escándalo.

Desde que el asunto vio la luz la parrilla gira en torno al mundo Pantoja-Rivera. Ya se puede estar cayendo el mundo que ellos no se bajan de ahí. Sálvame se ha convertido en lo más parecido a una plaza de toros con el rey de la cuadrilla, Jorge Javier Vázquez, manejando el cotarro. Las casi cinco horas del programa están dedicadas exclusivamente al monotema. Incluso cuentan con un nuevo colaborador desde que la bomba explotó, Canales Rivera.

El chico tiene su gracia y su atractivo así que le están explotando todo lo que pueden. ¡Hasta tiene una sección propia donde se somete a Kopérnica, la nueva máquina de la verdad! Entre otras cosas se ha destapado que el torero no tuvo relaciones con Carmina Ordóñez pero sí con Marta López. La conexión con Anabel Pantoja desde Canarias es otra de las secciones clave del programa. La sobrina de la artista, visiblemente afectada, es sometida a cuestionarios, burlas y situaciones poco agradables relacionadas con su familia en cada intervención. Es colaboradora y le toca tragar. Parece que el dolor ajeno importa poco con tal de disparar la audiencia.

No es el único programa que se está beneficiando de la tragedia. Este fin de semana veíamos como una desolada Irene Rosales, esposa de Kiko quien además acaba de perder a su padre, salía llorando del plató de Viva la vida tras el desagradable interrogatorio al que fue sometida. La colaboradora se ve en la obligación de responder por el puesto que ocupa pero no pudo más con la presión y se rompió hasta tal punto que tuvo que entrar su marido para sacar la cara por ella. Todo un espectáculo y no precisamente agradable.

Un juego en el que hasta la mismísima Ana Rosa Quintana ha entrado en su programa de la mañana. En medio de esta telenovela bautizada como Pantoja Crest, a la presentadora se le ocurría la brillante idea de juzgar la manera de vestir de Kiko y su famoso pendiente de chapa del que todos hablan. ¿Qué tendrá que ver su imagen y su estilo con todo lo que está pasando? Pues el tema ha dado para mucho y ambos se han enzarzado en una guerra de zascas que ha dado mucha vidilla al programa de AR. “La forma de vestir no te quita ni te da la razón”, le respondía Kiko a la periodista que terminó justificando su crítica con un “consejo”.

En fin, excusas para seguir estirando del chicle y es que como apuntaba al principio, las cifras son de escándalo. Sin ir más lejos, el fin de semana pasado todos los programas con tema Pantoja Crest tuvieron récord. Veamos, según la nota de prensa de la cadena, Telecinco conquistó la noche del viernes con Cantora. La herencia envenenada 2 (con un 25,9% de share y más de 2,9M de espectadores); también se adjudicó el sábado con un 17%, frente al 9,5% de Antena 3 y el domingo, con un 14,6%. En resumen, que Viva la Vida logró su segundo mejor dato dominical de la temporada y acogió el minuto de oro del día; La Casa Fuerte -con Isa Pi entre medias- lideró su franja con casi 5 puntos de ventaja sobre Antena 3 y Sábado Deluxe dominó la noche con más de 13 puntos de ventaja sobrela misma competencia, culminando con el dominio de toda la oferta de entretenimiento de Telecinco, con los liderazgos de Socialité by Cazamariposas y Viva la Vida. Tremendo.

Todo empezó el 4 de noviembre cuando una Mila Ximénez mostraba el as en la manga que tenía escondido. Su exclusiva con Kiko Rivera en la revista Lecturas destapaba la caja de “Pantoja”. Aunque ahí no contaba todo lo que sabemos ahora, el pequeño del alma sí daba detalles impensables sobre su madre y su fría relación con ella. Adelantaba que algo había pasado ese fatídico 2 de agosto en Cantora y también de la decepción que sentía por la matriarca. A partir de ahí estalló la locura y Mediaset se puso las pilas para comenzar a explotar la historia que ha vuelto a colocar a los programas de la cadena entre los más vistos. Todos opinan sin tabús ni filtros del drama que tiene a media España sin dormir.

Tras la entrevista demoledora con Mila llegaba el ‘no va más’. Esto no había hecho más que empezar. Telecinco anunciaba con bombo y platillo la primera entrega de Cantora: la herencia envenenada con un Kiko dispuesto a desenmascarar a su madre. Y vaya si lo hizo. El pasado 13 de noviembre y durante casi 5 horas de programa en directo, el DJ soltaba sapos y culebras sobre su madre. Entre otras cosas, habló del supuesto engaño por parte de su progenitora con su herencia y el posible descubrimiento de las prendas de su padre que en su día la artista dijo habían sido robadas y que pertenecen a Cayetano y Francisco Rivera. Un bombazo informativo que llevó a Mediaset a la gloria con un 31.5% que les ha salvado de sus fracasos más recientes como MYHYV o La casa fuerte. Una cifra que solo habían conseguido en sus mejores tiempos con Supervivientes y precisamente con la Pantoja como concursante.

Todo lo que tiene que ver con ella engancha. Su vida está rodeada de polémica, de relaciones complicadas, dudas sobre su sexualidad y hasta una entrada en la cárcel. Los elementos perfectos para tener al espectador pegado al televisor de principio a fin. Así que había que seguir exprimiendo el asunto y de ahí la segunda entrega del especial con Teresa Rivera, la hermana de Paquirri, y el torero El Soro, íntimo del fallecido, que contaron intimidades de la cantante y la relación con su marido que van más allá de una herencia. No tuvo el alcance del primero pero dio la talla. Este viernes esperan superar todas las expectativas y superar sus mejores cifras con Kiko y la sobrina de turno que llega con información escalofriante sobre la reina destronada de Cantora.

Hemos pasado del supuesto engaño de la intérprete de Marinero de luces a su hijo en un testamento a sacar todos los trapos sucios de la cantante. Ahora resulta que todo lo que ha hecho en su vida es oscuro y roza casi lo prohibido. Hasta se ha cuestionado la validez de la adopción de su hija Chabelita en Perú y se han destapado fantasmas del pasado como Encarna Sánchez. Con Cantora: la herencia envenenada 3 se pretenden desvelar muchos más secretos no precisamente favorecedores para Isabel. Lo que no tenemos tan claro es cómo le sentará esto a Kiko, quien ya ha anunciado que este viernes “dejará las cosas claras”. Cuando vea tanto ataque oportunista y acoso y derribo al pasado de su madre, ¿será partícipe de ello o le pondrá un parón? Esa es la duda que nos queda.

Lo que no dudamos en absoluto es que Telecinco no piensa ponerle freno al asunto, al menos mientras se le pueda sacar buen partido. Las audiencias se han disparado, la gente quiere más y se lo van a dar, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. El sufrimiento ajeno y el daño a una familia no es cosa suya y si tienen que amargarle el concurso a Isa Pi contándole lo que se cuece fuera, lo seguirán haciendo. ¿Moral o inmoral? Difícil de decir. De nada sirve criticar si luego todos lo ven. Todo resulta muy divertido cuando no le salpica a uno pero cuidado, que en este circo uno nunca sabe. Toca decir aquello de sálvese quien pueda.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter.com/miteleonline