El día que Gran Hermano se convirtió en Sálvame

Los espectadores de GH VIP 7 deben haberse quedado agotados de la emoción vivida en la decimotercer gala. La despedida de Jorge Javierlas confesiones de Adara, el enfrentamiento de Kiko y Antonio David… vamos, que hubo suficiente drama como para continuar cada capítulo en todos los programas de la cadena. Sin embargo, si hay una historia que destaca por su emoción y cercanía con el público es la de Adara. Tras sincerar su situación sentimental ha mostrado su cara más sufrida, pero también la más humana. Y GH VIP 7 le sacó provecho. Vaya si lo hizo. Tanto que se ha permitido romper sus propias reglas a cambio de más capítulos que podrán desmenuzar a lo lindo en todas sus tertulias. Y lo que es aún más interesante, que dará cotilleos constantes dentro de la casa hasta el final. Porque el jueves 28 de noviembre, Gran Hermano se convirtió en Sálvame.

(Enrique Cidoncha; cortesía de Mediaset)

Una de las normas de Gran Hermano es que los concursantes no pueden tener contacto con el mundo exterior. No deben saber qué sucede fuera, las críticas o el apoyo que están recibiendo porque, psicológicamente hablando, puede afectarles mucho anímicamente, además de añadir una preocupación o ventaja que no pondría a todos los concursantes en las mismas condiciones. Pero anoche GH VIP 7 permitió que el padre de Adara se las saltara por completo creando así un dramón digno de una telenovela de tarde.

Como viene siendo costumbre, los concursantes nominados reciben una visita de ánimo antes de conocerse la expulsión. Y en el caso de Adara fue su padre quien comenzó su conversación con cautela para terminar revelando todos los datos necesarios que la ayudaron a abrier sus sentimientos en torno a la situación sentimental que está viviendo. De esta manera, podría intentar convencer al público que la considera falsa en el concurso, según le dijo. Sin embargo, destaca que el Súper o Jorge Javier no frenaran las revelaciones y permitieran que el padre continuara dándole a entender a Adara lo que está sucediendo. ¿Que le diga que afuera se sabe todo lo que dijo dentro de la casa, es decir, sus sentimientos y dudas sobre su relación con el padre de su hijo, no se considera saltarse las normas? ¿No hace que la concursante se preocupe, más teniendo un pequeño fuera, sobre lo que está pasando con Hugo? ¿No añade una preocupación o ventaja por sobre el resto de los concursantes?

Y lo que es aun más interesante, ¿no le están dando a Adara las armas necesarias para declararse ganadora? Si le están diciendo que sincerando su situación podría quizás convencer al público que la rechaza, ¿no le están dando ventaja aconsejándole una táctica que la puede llevar directa al maletín?

Una vez terminada la charla con su padre, quien intentó calmarla repitiéndole que “estaba todo bien”, que “la está apoyando todo el mundo”, que “tienes que sincerarte” y también asegurándole que mantenía contacto con su bebé, incluso diciéndole que Hugo le confesó que estaría en su salida con su hijo, llegó el turno de Jorge Javier. Y en lugar de reprimir al padre por la información dada, el presentador actuó como si estuviera realizando una entrevista a un expulsado.

Que Adara confesara sentir miedo ya que no quiere hacer daño a Hugo Sierra llevó a una entrevista que en total se convirtió en un segmento dedicado a ella de más de media hora. “¿Y entonces?” fue la primera pregunta de Jorge Javier. “¿Pero qué ha pasado?” insistió. Y así, poco a poco, Adara se fue abriendo.

Necesito cuando salga aclararme. Ha sido muy fuerte para mí. Empezó a pasar poco a poco”, comentó la concursante. “¿Pasó qué?” insistía Jorge Javier. “Madre mía. No sé ni qué decirte” contestaba Adara manteniéndose en su postura de no querer confesar los posibles sentimientos que tiene hacia Gianmarco hasta hablar con el padre de su hijo.

Al sincerarse, Adara se dio cuenta que llevaba mucho tiempo guardando lo que sentía, con noches de preocupación y soledad. Dijo que no sabe si está enamorada de Gianmarco, a lo que Jorge Javier le insinuó que si lo habla con sus compañeras, habrá un sector del público que se sienta identificado con lo que le está pasando. Y así, tras la llorera, volvió a la casa y lo primero que hizo fue contar a sus compañeras lo que le estaba pasando. ¿Consecuencia? Un momentazo de cotilleo que seguramente seguirá repitiéndose a diario.

Pero, ¿podría considerarse manipulación? No recuerdo otra ocasión en donde el programa haya permitido a un familiar aconsejar tan directamente a una concursante, y que el propio presentador sugiriera amigablemente que ella misma compartiera lo que le pasa con sus compañeras. Y claro, en un programa que lo ve todo, con cámaras en cada rincón que vive de los dramas que se crean dentro, esto es un caramelo. Con el aburrimiento del encierro, las chicas están revoloteadas con el cotilleo que ha llegado a la casa y es seguro que entre conversación y conversación conseguirán que Adara hable cada día más. ¿Consecuencia? Alimento directo para Sálvame y el resto de programas.

Y aquí viene el meollo de la cuestión: GH VIP 7 habrá roto sus normas pero ¿quién sale ganando de toda esta cuestión? Adara seguramente no pueda evitar la preocupación pero, si juega sus cartas, está más cerca del maletín que ninguna de las mujeres finalistas. Es la que protagoniza el drama más interesante en esta edición, con dos hombres fuera que hagan o digan lo que quieran, desde anoche son más noticia que nunca. Entonces, repito, ¿quién sale ganando?

Que Jorge Javier insistiera tanto a Adara a que se abriera y se permitiera airear sus miedos y preocupación con sus compañeras, es un gesto bonito. Sin dudas la chica necesitaba sacar lo que lleva adentro. Sin embargo, así como hacen en Sálvame o el Deluxe, el reality repitió lo mismo: sacar suficiente confesión como para retroalimentarse durante días. Ahora el concurso se encamina a su recta final con un drama que seguirá dando de qué hablar en los debates, en las tertulias de la cadena, en los resúmenes, en las revistas, en redes, repercutiendo sin dudas en un rating que no deja de subir (aunque pierdan anunciantes por el escándalo que rodea a la cadena por cómo trataron el supuesto abuso sexual de Carlota Prado en 2017).

Cada reality de Mediaset crea dramas y personajes, y cada programa en consecuencia se retroalimenta con ellos, sobre todo el telediario de prensa rosa, Sálvame, donde pasa sin filtro todo lo que acontece por allí. Hace tiempo que los programas de Telecinco son el “Juan Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como” de la televisión nacional, y la confesión de Adara es el ingrediente perfecto para la receta que nos empachará el cuerpo durante las próximas semanas.

Más historias que te pueden interesar: