La madre de Adara fue la otra ganadora de 'GH VIP 7': la única voz de la cordura

Adara Molinero habrá ganado GH VIP 7, pero si hubo una coprotagonista que aguantó al pie del cañón fue su madre. Helena lo pasó fatal en la final del concurso. Se la veía nerviosa, midiendo sus palabras y siendo la única que ha mantenido los pies en la tierra. Es evidente que sabe más de lo que dice, que el drama que tendrá Adara con su ex puede ser más grande de lo que la ganadora pudiera haber imaginado en sus mundos de Yupi dentro de la casa. Fue la voz de la cordura cuando el padre de Adara ni siquiera quiso pronunciarse (sus motivos tendrá), y el resultado fue una madre coraje que defendió todo lo que pudo.

(©Mediaset)

La ex azafata se convirtió en la favorita de la audiencia desde practicamente el principio de la edición, acaparando atención en las últimas semanas debido a su triángulo amoroso con Gianmarco Onestini y Hugo Sierrra, el padre de su bebé. La joven se ha asegurado el premio por méritos propios pero no hay dudas de que su madre le ha ayudado a ganar adeptos con su sobresaliente defensa en plató y su visita a la casa de Guadalix de la Sierra en la decimoquinta gala.

Al igual que sucedió con Rocío Flores, la hija de Antonio David Flores que ha abandonado el anonimato para defender a capa y espada a su progenitor-convirtiéndose en el mayor talismán del ex de Rocío Carrasco-, la madre de Adara también ha jugado un papel muy significativo en el concurso de la joven ya que tomó el testigo a Hugo Sierra con fuerza e ímpetu cuando la protagonista se enamoró de su compañero italiano. Helena ha hecho en general una gran defensa en plató, manteniendo las formas en cada directo, pero hablando en plata siempre. Es por esto que se ha convertido en uno de los grandes descubrimientos televisivos del año que estamos a punto de cerrar, una mujer maravillosa e igualita a su hija en lo físico y personal.

Con su aparición pública y sus sabios consejos, la madre de Adara ha conseguido que la concursante gane votos para la gran final y tome el relevo a Miriam Saavedra. Y es que la figura de Helena ha sido muy comentada durante el concurso puesto que ha estado en medio de todo sin apenas perder los papeles. Sin embargo, cabe destacar que durante la gran gala final la pobre se encontraba histérica. Y es que la fiel defensora de Adara hasta temblaba cada vez que la joven mamá abría la boca en el plató de Telecinco donde tradicionalmente Jorge Javier Vázquez da a conocer el nombre del ganador, o en este caso ganadora, del reality.

Desde luego, para los internautas no ha pasado inadvertida la actitud de Helena que se hallaba aterrada por el simple hecho de que Adara hablara de Hugo Sierra más de la cuenta, haciéndole señas de silencio desesperada con el dedo como queriendo pasar desapercibida. Y es que nos encontramos ante una mujer serena y con las ideas muy claras que posiblemente no se esperaba este boom mediático en torno a su vida y la de su hija quien, todo sea dicho, casi parece su hermana.


No olvidemos que además de madre defendiendo a una hija delante de toda España, también es abuela. La relación parental entre Adara y Hugo es lo primero en este momento, y si Adara no entiende lo que pudo haber vivido su ex viendo cómo acaramelaba al italiano, entonces apaga y vámonos. Lo que hayan vivido como pareja es cosa de ellos, nosotros como espectadores podemos creer más la versión de uno u otro, pero lo cierto es que eran una familia como también es cierto que ella se enamoró de otro. Cosas que pasan. Que si es culpa de Hugo o no, allá ellos.

Lo que vimos en la gala final fue una abuela harta del drama, que no quiere que se estire más en televisión. Que quiere paz para su hija y su nieto, una paz que debe empezar con Adara. Pero la pobre aún seguía viviendo en su propia realidad paralela. No preguntó por su hijo -probablemente por evitar la emoción o incluirlo en la historia- y cuando le preguntaron si tenía alguna pregunta para su madre, ella le consultó si creía en el futuro de su relación. Pero ¿a quién le importa ahora mismo? Helena salió del paso con una respuesta correcta pero clara: tiempo al tiempo. Pero Adara siguió en sus trece, mostrando incredulidad ante los vídeos de Hugo atacando su romance en la casa. Que si, que llamarlo promiscuidad barata no estuvo bien, pero ¿lo está que Adara termine sucumbiendo al romance sin una conversación con él primero? Que si, que al amor no se puede controlar y todo eso que dicen las redes apoyando la relación con Gianmarco, pero hay un bebé y unos abuelos en el medio que tienen que soportar las repercusiones, ataques y comentarios de medio país, mientras ella vive en un mundo donde ella es la protagonista con un amigo invisible que se llama Súper.

Si anoche Adara hablaba más de la cuenta, la cosa podía desmadrarse. Tampoco estoy de acuerdo con que Hugo haya pasado por el Deluxe y contado los motivos que llevaron a su entonces pareja a terapia, pero eso fue solo un avance de lo sucio que se puede poner el tema si comienzan a ventirlar trapitos sucios en televisión. Y Helena fue la reina del momento, haciendo señas a su hija para que guardara silencio, sin importarle que la vieran o el qué dirán.

¿Es o no Helena la auténtica revelación de GH VIP 7?

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Mediaset