Alba Carrillo, ¿víctima de Mila o nuevo objetivo de la casa? Se declaran la guerra con el maletín a la vuelta de la esquina

La alegría por la salida de Hugo Castejón se ha esfumado en tiempo récord en Guadalix. Es como si su espíritu guerrero de peleas y piques constantes se hubiese quedado en la casa. O quizás es que el último expulsado tan sólo era la excusa perfecta para tapar otros asuntos que empiezan a ver la luz. La paz y el amor que disfrutaban los primeros días les ha durado menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Y la manzana de la discordia en esta ocasión es Alba Carrillo, que se ha alzado como la nueva abeja reina del grupo, según Mila, y la protagonista de la mayoría de las broncas y nuevas tramas del concurso.

Mediaset (Twitter/ghoficial)

Su carácter fuerte, los dos meses en la casa y su intolerancia a la presencia de Antonio David le hacen tener la mecha muy corta y explotar a la primera de cambio. En el Debate de anoche con Jordi González las cartas se pusieron sobre la mesa y quedó claro que Alba y Mila se han quitado las caretas de amiguitas para finalmente mostrar sin tapujos lo que sienten la una por la otra. Ya no hay tiempo ni paciencia para seguir fingiendo algo que en realidad no es. Hasta ahora han podido soportarse y convivir en armonía porque había más gente en la casa y porque la penitencia de Hugo las unía.

Con él y otros otros concursantes como Joao o Gianmarco fuera, sus dos personalidades de armas tomar chocan con más frecuencia e intensidad. Alba ya no se calla, no soporta que Mila se haya convertido en una especie de mamá leona con Antonio David, su mayor enemigo en la casa. Parece que se está con ella o contra ella y no puede aceptar que la colaboradora de Sálvame sienta compasión por el ex de Rocío Carrasco. Así que en cuanto hay una oportunidad, por muy nimia que sea, salta contra Mila. El inofensivo comentario de periodista en directo diciendo “con Alba tengo problemas, ya lo arreglaremos mañana”, fue la gota que colmó el vaso de la modelo que afirmó estar hasta el mismísimo de estar siempre en boca de los demás. A partir de ese momento se desató la locura.


También has tenido un encontronazo con Estela, es que qué manía sólo con Alba”, se repetía la ex de Feliciano López. Unas palabras que encendieron la teclita de ‘hora de montar un pollo’ de Mila y que acabó en una batalla campal de acusaciones. “Es imposible tener una semana de paz en la casa. Se va Hugo, volvemos. Estoy agotada tía ya, tienes la piel súper fina”, replicó la periodista levantándose de su asiento y ante la mirada de corderitos de los demás que vaticinaban tormenta. Por fin se abrió un melón que llevaba semanas en la despensa y que ha llegado como plato principal.

A diferencia de otros concursantes, Alba no se corta ante Mila y le saca los dientes. No le tiene miedo y le dice lo que siente sin contemplaciones. Tanto, que la veterana del concurso soltó una frase que supone un antes y un después en su relación en el reality. “Tienes una parte que me aterra”. Para qué queríamos más. Acorralada por este animal de la tele que sabe como nadie hacer frente a sus enemigos ya que lo hace cada día durante cuatro horas en directo, a Alba no se le ocurre otra cosa que disparar contra sus amiguis Noemí y Estella para pedir que la defiendan porque están muy calladas. Una actitud que no gustó nada al público y que comenzó a abuchearle por sentir que estaba presionando a sus escoltas.

¿Por qué no defenderse ella solita y recurrir a los demás para salir del atolladero? Así que la niña se puso a llorar amargamente mientras sus amigas se tiraron a la piscina y atacaron como pirañas a Mila. No sabemos todavía muy bien si porque lo sentían de verdad o porque la nueva versión femenina de Hugo se lo había ordenado. ¿Cuántas veces Adara, Kiko Jiménez o el propio Antonio David se han visto metidos en enfrentamientos y se las han apañado solitos? Pues ella no, y no fue una sino varias veces las que recriminó a las pigitanas el no sacar la cara por ella con más ímpetu durante la acalorada discusión.

Mientras tanto, Adara veía los toros desde la barrera sin involucrarse ni tomar partido. Eso sí, cuando le tocó hacer una pregunta a sus compañeros entró directa a matar. Como quien no quiere la cosa les cuestionó si actuaban así porque lo sentían o porque se lo había pedido su amiga del alma. Un cuestionamiento que de alguna forma daba a entender que Estela y Noemí se sienten un poco supeditadas a la nueva directora de orquesta, es decir, Alba. Rápidamente dijeron que no, que ellas son libres y dicen lo que piensan, pero la mirada fija y desafiante sobre ellas la nueva abeja reina fue en realidad la mejor contestación a esa pregunta.

A este plato de la noche hay que añadirle un ingrediente más, un Antonio David guerrero que desde que le visitó su hija Rocío Flores ya no se amedrenta ni se calla. Ambos protagonizaron la segunda bronca monumental de la gala donde una vez más Alba perdió todos los papeles diciéndole que era más vago que la chaqueta de un guardia y sacando trapos sucios de su pasado judicial que dejaron a todos boquiabiertos. Y es que entre las cosas que le echó en cara fue tener una demanda por maltrato fuera de la casa, muy, muy bajo. Una demanda, por cierto y para su información, que fue desestimada por un juez y que le aleja de todas las acusaciones vertidas en ella.

Desesperada y sintiéndose la nueva protagonista de la casa para mal, Alba sacó su lado menos razonable y empezó a disparar contra diestro y siniestro sin pensar en las consecuencias. Así que si pensábamos que con Hugo se nos había acabado la fiesta estamos muy equivocados. La guerra comienza y con dos bandos muy marcados. Por un lado el de Adara, Mila y Antonio David, los tres nominados para este jueves, y por el otro, el de Alba y sus palmeras para muchos, Noemí y Estela. La cosa no ha hecho más que empezar y los nuevos capítulos prometen traiciones, enemistades y sorpresas de todo tipo. Alba, aquella mujer que amenazaba con irse hoy ocupa ahora el trono. ¿Cuánto le durará?

Más historias que te pueden interesar: