Telecinco escenifica la gran mentira de 'Secret Story'

·7 min de lectura

Arranca el mes de septiembre y con él la presentación de las nuevas propuestas televisivas de las cadenas para disparar sus audiencias. Telecinco, especialista en telerrealidad, ya calienta motores para estrenar una de sus grandes apuestas en este formato: Secret story: la casa de los secretos. Se anunció a bombo y platillo como si fuera la octava maravilla del mundo, pero todavía no ha empezado y ya se huele un chasco en toda regla

Visto quiénes son sus presentadores y los primeros participantes, más que algo revolucionario e innovador, parece el mismo formato de sus realities VIP de siempre.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El verano ha estado de lo más movidito para la cadena de Fuencarral. Los líos de Sálvame repetitivos ante la falta de noticias y la bajada de audiencias con la llegada de Tierra Amarga a Antena 3 dejaron en evidencia la necesidad urgente de aires nuevos. Algo que habitualmente era posible cuando se generan programas y espacios que alimentan sus cuatro horas diarias de información. Puestos a pronosticar la nueva temporada, diría que la segunda parte de la docuserie de Rocío Carrasco será una de ellas, pero también la nueva colección de realities que se aproximan con la llegada del otoño. Mediaset ha apostado por renovar y dar cabida a formatos nuevos como La última tentación, ese popurrí de historias nacidas en la isla que ahora llegan para saldar cuentas, y Secret story: la casa de los famosos, el producto estrella de la productora francesa Banijay con el que Telecinco pretende deslumbrar al espectador. Sus 11 ediciones de primera en el país vecino dejaban aparentemente la puerta abierta a un éxito que pretenden repetir en España.

Básicamente, se trata de una especie de Gran Hermano en el que sus concursantes, en este caso famosos, llegan con un secreto oculto. Cada uno tiene el suyo y su misión será descubrir cuál es el de sus compañeros. La idea en sí tiene buena pinta, pero para que se desarrolle con gracia ha de contar con unos participantes interesantes que le sepan dar forma. Desde sus diferentes espacios televisivos, Telecinco vendió esta novedad en antena como la gran aventura del otoño, algo totalmente distinto a lo ofrecido hasta ahora que nos alejaría un poco de los personajes de siempre. Sin embargo, seamos o no seguidores fervientes de los realities, hay que reconocer que últimamente la gran mayoría han sido un círculo vicioso con los mismos rostros en el ruedo y los temas machacados que ya todos sabemos. Falta la chispa y la gracia que aportan la novedad y lo desconocido. Pues justo eso es lo que, supuestamente, parecía que iba a aportar Secret story y sus concursantes glamurosos a lo MasterChef Celebrity.

Pero, con mucho pesar, tengo la sensación de que nos vamos a quedar con las ganas. Para empezar, después de conocer a los tres presentadores estrella del formato nos hemos quedado, al menos yo, un poquito a cuadros. Jorge Javier Vázquez, Carlos Sobera y Jordi González son las tres caras del nuevo reality de Telecinco. Que conste que me parecen excepcionales profesionales y buenísimos en lo suyo pero, ¿no había otras opciones? Si lo que quieren es innovar y aportar algo distinto no se puede optar por más de lo mismo. Telecinco cuenta con un amplio abanico de presentadores con ganas de hacer cosas al que podrían haber recurrido. Lara Álvarez, Toñi Moreno, la propia Terelu Campos o Carmen Alcayde son rostros frescos, distintos y con ganas de oportunidades que podrían haber dado la talla. Aunque Jorge Javier es la caña en esto de presentar realities, no deja de estar muy asociado con marcas muy fuertes como Gran Hermano o Supervivientes, este último el más reciente del que todavía nos llegan coletazos. Si lo que se quiere es crear algo desde cero, diferente y novedoso, ¿no habría que hacerlo desde todos los ángulos?

Sus conductores no son el único anuncio que nos ha decepcionado un poco. El canal de Paolo Vasile ha comenzado a desvelar quiénes son sus primeros concursantes y el fiasco ha sido apoteósico. Por ahora son personajes que, o ya han estado en otros realities o son carne diaria de programas del corazón de la cadena. La primera en la lista es Lucía Pariente, la madre de Alba Carrillo. Yo no digo que no sea carne de reality, pero la hemos tenido hasta en la sopa, ha compartido su vida y a qué dedica el tiempo libre. Así que el interés que me genera es nulo. Fue concursante de Supervivientes junto a su hija, su defensora en Gran Hermano Vip y también su compañera en la cocina durante La última cena. En serio, ¿no había otra persona? Yo creo que sí. 

El segundo nombre para entrar en este juego de secretos es el de José Antonio Canales Rivera. El que fuera colaborador de Sálvame, es la otra cara estrella del show. En su currículum, además de su paso fugaz por el programa de las tardes de Telecinco, también está el haber participado y ganado Supervivientes en 2004. El chico es majo pero nos ha saturado un poquito en el último año con sus dramas personales en el diario, sus líos de faldas, familiares y demás. Así que interés, interés, me genera bien poco, por no decir nada.

A ellos dos se suma un rumor que acaba de salir a la luz y del que estamos esperando confirmación, que señala a Sandra Pica (ex de tom Brusse, protagonista secundaria de Supervivientes 2021 y concursante de La casa fuerte) como tercera participante. En definitiva, que esto huele a más de lo mismo, personajes algo reciclados que no dejan de ser los 'amigos' de la casa que venimos viendo una y otra vez. O nos sorprenden mucho a partir de ahora, o esto tiene toda pinta de convertirse en ese fallido experimento que fue La casa fuerte, el cual, después de dos espantosas ediciones sospecho que tardaremos en ver de nuevo. Esa manía de Telecinco de no apostar por caras diferentes, desconocidas e incluso anónimas es lo que empieza agotar a la audiencia que, sin todavía comenzar el reality, ya se está quejando de los concursantes anunciados.

No pongo en duda el trabajo que el equipo de este nuevo show estará realizando para atar todos los cabos y que sea una edición en condiciones. Lo que sí me choca es que siendo expertos en esto de levantar realities desde cero y convertirlos en grandes éxitos no se hayan atrevido a darle un giro a todo y apostar por caras absolutamente distintas sin un pasado en los programas de Telecinco. Ver a los de siempre y escuchar sus discursos repetitivos rompe la magia que representa lo nuevo y desconocido. Hay un sinfín de personalidades que fueron mucho en la televisión y se podrían rescatar, o simplemente gente no conocida con ganas de darlo todo en un reality. 

Desde 2017, Gran Hermano ha dejado aparcada su edición de anónimos para dar paso a su rama VIP. Si bien es cierto que nos ha brindado grandes momentos como el encuentro de Kiko Matamoros con su hija Laura o el de Kiko Rivera con Isabel Pantoja, entre otros, la magia de aquellos programas sin tanto ego y más inocencia se echa de menos. El abuso de los mismos recursos termina desgastando y agotando, y eso es lo que está pasando con las nuevas propuestas de Telecinco, que de nuevo tienen poco. Da igual el éxito que preceda a estos shows en otros países, si el contenido no está a la altura del formato, éste puede terminar siendo un auténtico lastre.

Todavía falta ver quiénes se suman al resto de la lista de concursantes, quizás nos sorprendan y la cosa vaya a mejor (lo dudo). Pero así de primeras, nos hemos quedado con la miel en los labios. Rosa Benito, Rafael Amargo, Cristina Cifuentes y Lydia Lozano son algunos de los nombres que resuenan por las redes como posibles fichajes, pero todavía no hay nada confirmado, tan solo son rumores. Por mi parte, intentaré darles el beneficio de la duda un ratito más. Pero, sinceramente, tengo poca fe.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente