El juego sucio de Kiko Jiménez con 'su amiga' Estela en 'El tiempo del descuento'

Si teníamos dudas del espíritu estratega de Kiko Jiménez, ya han quedado despejadas. Al cuarto finalista de El tiempo del descuento se le ha visto el plumero en la pasada gala del domingo. El programa le subió a las dos mujeres que más loco le han vuelto en los últimos tiempos, su novia Sofía Suescun, y la culpable de las mariposas que sintió en GH Vip 7, Estela Grande. Mientras la esposa de Diego Matamoros se entregaba a su amigo y le defendía a muerte en esta visita, a éste le faltó tiempo para ‘reírse’ de ella y de alguna manera dejarle en ridículo durante el encuentro con su Sofi.

Estela, Kiko y Sofía en El tiempo del descuento. (Twitter.com/tdeldescuento/)

Hay algo que se nos escapa. Cuando Kiko está con Estela sin novia a la vista, la cuida, la quiere, la respeta y la trata como su amiga del alma. Son uña y carne y la química es explosiva. Pero es entrar su chica en escena y el colaborador de MYHYV se convierte en otra persona. ¿Con qué Kiko nos quedamos entonces? El encuentro con su amiga en esta penúltima gala ha sido muy a lo Kistela, ha tenido miraditas cómplices, sonrisas tontorronas y la chispa que les ha perseguido desde el principio del concurso. Hasta les ha costado separarse al despedirse.

Nos ha encantado verles juntos y bien, sin rencores y con el corazón abierto de par en par. Pero la película que Kiko nos ha intentado vender de amistad idílica, de ‘te espero fuera’ y amigos para siempre ha resultado ser un auténtico fiasco. Al menos así lo hemos sentido algunos. Cuando Kiko se ha encontrado con su amada Sofía minutos después, además de dejarse llevar por una pasión un tanto exagerada, han dejado a Estela a los pies de los caballos. La ganadora de Supervivientes le ha dicho de todo menos bonita a su gran amiga, lejos de defenderla, Kiko se ha limitado a reírse y centrarse en la anatomía de Sofía, sin importarle nada más. “Ella siempre quiere vender que esto es una amistad, hubo una vez que intentó darme celos y pisotearme”, le ha dicho Sofía a su chico, quien no paraba de mirarla, tocarla y comérsela a besos haciendo caso omiso a todo lo demás. Ese es el interés que ha demostrado tener por la amiga a quien tanto criticara por no dar la cara por él.

Lo que Kiko no se imaginaba es que Estela les estaba viendo desde el confesionario. Ha escuchado sus burlas, sus bromas dañinas y la falta de honestidad del dícese llamar tan amigo. “Me ha parecido bochornoso. Me ha dado vergüenza verlo”, le ha dicho la modelo a Jorge Javier Vázquez. Una actitud tan fea que hasta el propio presentador se lo ha expresado sin tapujos a la pareja. “Tú en esta relación con Estela no estás jugando de igual a igual”, le ha dicho el periodista. Un comentario que ha tocado su orgullo y que ha hecho enfadar a Kiko.

Lo que no se puede entender es que cuando está con Estela sean compañeros fieles que solo se separen para ir al baño, y luego cuando llega Sofía todo eso se borra de un plomazo. Una de dos, o está fingiendo para que su chica no note lo que para muchos es evidente (que se gustan); o existe algún pacto para dar de qué hablar y colarse en la final (como ya lo ha hecho). Esto es una teoría nada más, no es una verdad absoluta pero la situación del domingo fue extraña.

Todo esto huele y no precisamente bien. De hecho el toque de atención de JJV a Kiko y Sofía ha hecho saltar las alarmas del concursante que ha vuelto a agachar las orejas. Estela ha sido elegida por el público junto con Adara para pasar una noche en la casa y Kiko ya ha vuelto a las andadas. Está cariñoso con ella, le ha hecho un interrogatorio sobre Diego para saber si siguen juntos o no y parece que si ha visto a Sofía no se acuerda.

El que presume de abanderado de claridad, sinceridad y transparencia no lo está poniendo en práctica. Es como si delante de las cámaras hiciera una cosa pero por detrás fuera otra muy diferente. Entonces, ¿a qué Kiko hay que creer? ¿Ha fingido todo el cariño para diseñar un concurso que le beneficie o realmente Estela le importa pero está intentando disimularlo a toda costa? La audiencia de tonta no tiene un pelo y por eso cuando le han dado a elegir entre ambas mujeres para entrar una noche en la casa no lo han dudado. El exterior ha hablado y Sofía se ha ido a su casa.

Ese podría haber sido el ‘castigo’ a la pareja por su falta de sensibilidad absoluta hacia una persona que quizás sí tenga unos sentimientos más profundos por Kiko. Una situación de la que podría haberse aprovechado para ganar este concurso. Si lo pensamos bien, aquí la que podría salir perdiendo es Estela por su amistad especial. Pero las cámaras lo captan todo, no pierden detalle de nada y a Kiko se le habría caído la careta. Le queda una semana para enmendar su juego o terminar de estropearlo antes de la gran final el próximo domingo 16 de febrero. Veremos por dónde nos sale el bomber.

Más historias que te pueden interesar: