La actitud de Adara con Gianmarco en 'El tiempo del descuento' pone en serias dudas el futuro de la pareja

¡Madre mía, madre mía! El huracán Adara ha vuelto a liarla parda. Es entrar en la casa y ponerla patas arriba. Su encuentro con Gianmarco en la semifinal de El tiempo del descuento este domingo ha sido de todo menos romántico. Ellos lo han intentado y hasta beso ha habido, pero la acalorada discusión con Joao a quien acusa de haberle intentado bajar el novio con toqueteos innecesarios ha despertado a esa Adara celosa que conocimos en GH 2017. Un comportamiento que ha dejado descolocado a su ya novio oficial que se ha visto entre la espada y la pared. La pregunta que queda en el aire es, ¿tiene futuro esta relación después de lo sucedido?

Gianmarco y Adara en El Tiempo del Descuento (twitter.com/tdeldescuento/)

Visto lo visto, es difícil poner la mano en el fuego. Aunque su amor ya tiene vía libre para ser vivido, las circunstancias vuelven a estar en su contra. Para empezar a Joao le han puesto patitas en la calle y parte de culpa la tiene Adara y su campaña contra el que un día fue su mejor amigo. Considera que no solo se le ha ido la mano con su amado sino que también se ha ido de la lengua. Durante su semana en el concurso la ganadora de GH Vip 7 le confesó que se estaba planteando regresar con Hugo Sierra, un secreto que le pidió que guardara y nunca contara al italiano. No lo hizo pero indirectas sí le tiró unas cuantas. Que si yo hablara, que si hay algo que yo sé y nadie sabe, en fin, que sembró la duda y eso Adari no se lo perdona. Y mucho menos que se lo contara a Anabel siendo algo tan personal.

Un amigo no hace eso, ha dicho claramente. El vidente, conocido por su don de la palabra se ha quedado mudo, además de pálido. En menos de un minuto, han pasado de ser amiguis del alma a enemigos íntimos y todo ello con un Gianmarco absolutamente perdido. Tal es así que su reencuentro con Adara casi acaba en discusión. Mientras su chica se despachaba bien con el maestro, el italiano le ha pedido que pare el carro y le dejara un poco en paz. Un gesto que a Adari no le ha gustado nada de nada. “A mi no me hables así”, le ha soltado con enfado. Tal ha sido su cabreo que ha dejado a Gianmarcc con la palabra en la boca y se ha ido al baño toda digna.

¿En serio? Después de una semana de tweets amorosos, de tiernos mensajes y promesas de un futuro junto a su cuqui, ¿te enfadas a la primera de cambio? Lo que parecía que iba a ser un encuentro lleno de pasión, besos y desenfreno se ha quedado en el intento. Pero los sentimientos han sido más fuertes y el enfado les ha durado poco. Como era de esperar, su Romeo ha salido a su encuentro y la cosa se ha calmado. Gianmarco solo quería saber por qué ella nunca le dijo que cuando entró a la casa estaba intentando arreglar las cosas con Hugo. Con una mirada y sonrisa de Adara se ha zanjado el tema.

Joao ha sido el gran apoyo del italiano en esta segunda entrega del reality, la persona que más le ha escuchado y aconsejado para bien durante sus bajones. Pero con la enemistad de su chica con él, ¿seguirá la línea de Adara o continuará con su amistad le pese a quien le pese? Si esto segundo ocurre y teniendo en cuenta la actitud celosa de la joven, el italiano no lo va a tener nada fácil.

La ex de Sierra ha sido una de las más votadas para quedarse en Guadalix esta noche. La parejita está aprovechando cada minuto juntos para aclarar cualquier duda y poner en orden su relación. Entre frase y frase cae un beso y una caricia pero con cuidado y sin pasarse de la raya. Adara no quiere caer en el mismo error del pasado y dejarse llevar por la pasión desbordada de la primera vez. Se nota que quieren estar juntos y una vez más la magia de la casa les ha envuelto, delante de las cámaras son una bomba televisiva, de eso no cabe la menor duda.

Pero como muy bien dijo Adara en su momento, esa no es la realidad. La prueba de fuego llega en una semana cuando acabe el concurso y tengan que comenzar una nueva vida lejos de los focos, con muchas responsabilidades y algunos factores en contra. La amistad con Joao es uno de ellos. Ella ha confirmado que no quiere volver a saber nada de él, pero Gianmarco le adora. ¿Logrará Adara dejar atrás sus miedos y respetar a su chico o volveremos a vivir la pesadilla del pasado con una ruptura precoz? El caso es que su relación nunca está libre de problemas. Lo suyo no puede ser normal, no serían Giandara sin piedras en el camino, aunque la cosa ya satura. Esa montaña rusa de sentimientos es lo que ha atrapado al público pero la paciencia tiene un límite y quizás la telenovela se les esté yendo de las manos.

De momento hay una cosa clara, Gianmarco es finalista y por ahora tendrá que esperar hasta el domingo para estar con Adara de verdad, sin cámaras, sin testigos y con una realidad no tan de color de rosa. No será fácil pero como dijo Luca, su hermano, cuando el amor es verdadero todo se puede vencer. Las palabras, desde luego, son muy bonitas, veremos si se ponen en práctica o se las lleva el viento.

Más historias que te puedan interesar: