Gonzalo se reencuentra con Susana tras 'La isla de las tentaciones' y ella cierra la puerta a la reconciliación

Medio año ha pasado desde que Gonzalo Montoya y Susana Molina decidieran romper su relación en la hoguera final de La isla de las tentaciones. Desde entonces, esta pareja que se enamoró en Gran Hermano 14 no se había visto y tenía una conversación pendiente que se ha producido en El debate de las tentaciones presentado por Sandra Barneda.

(©Twitter @islatentaciones)

La ruptura entre Gonzalo y Susana ha sido dolorosa para ambas partes ya que no ha resultado fácil para la participante haber dado ese paso de marcharse sola del reality presentado por Mónica Naranjo después de darse cuenta en la isla de que ya no estaba enamorada de su novio desde hacia seis años. Así, la murciana recogió sus cosas de la casa que compartía con el sevillano y ambos han iniciado un camino por separado que ahora ha vuelto a unirles en su televisado reencuentro.

Antes de entrar a plató, Gonzalo ha reconocido a la presentadora que no estaba pasando por un buen momento porque no es fácil gestionar el hecho de estar enamorado de una persona que ya no te corresponde. "Han sido unos meses muy duros, familiares pasándolo mal por ti, noches sin dormir... No sé si voy a poder hacer esto. De verdad que no sé si puedo hacer esto, te lo juro", ha confesado primeramente a Sandra Barneda que ha comentado en directo que se iba a acercar la psicóloga a la sala para que el sevillano se calmara un poquito. Así, ha dejado claro que protegen a sus estrellas coincidiendo con el revuelo causado en la adaptación británica Love Island con tres suicidios en menos de veinte meses.

La amiga de Anabel Pantoja ha comentado que esta situación no es fácil tampoco para ella: “Verlo así de mal a mí me desestabiliza muchísimo y me rompe”, ha confesado a la par que ha recalcado que no hay esperanza por retomar la relación: “No, lo tengo claro. Y por esto tengo que llevar muchísimo cuidado en lo que hago, lo que digo y todo porque yo sé que su situación es muy complicada y te agarras a la mínima cosa. Y eso es lo que no quiero”.

Asumiendo que la expareja se debía una conversación después de tantos años de relación, Gonzalo ha sido el primero en pisar el plató completamente roto: "Saltándome todo tipo de protocolo necesito dar un abrazo a mi hermano porque sino me voy a partir", ha pedido el sevillano a Sandra Barneda buscando a su hermano gemelo en las gradas. "De casa para dentro son los que realmente lidian contigo, que han sufrido, verlos sufrir a ellos día a día, ven que no duermo, que no como… el desamor", ha continuado sin poder contener las lágrimas.

"Ha sido entrar por Mediaset y acordarme de cuando salimos juntos de Gran Hermano. Yo pensaba que venía más fuerte", ha confesado recibiendo un abrazo también de Ismael, su compañero en esta experiencia televisiva.

A los pocos minutos Susana ha entrado en plató y Gonzalo se ha roto en brazos de la que fuera su novia durante seis años. “Te quiero mucho", ha expresado el sevillano a su ex que le ha pedido "no llores más". Pero el joven se ha mostrado muy afectado: “Lo siento mucho, es que no puedo parar”.

Seguidamente, Susana ha explicado que no ha querido ver a Gonzalo para no darle ilusiones. "Me he mantenido dura, pero verle así me tiene temblando. Yo lo conozco perfectamente y sé que si estoy más de la cuenta o le muestro más cariño se va a agarrar a cualquier cosa que vea positiva para pensar que tiene posibilidades”.

Asimismo ha asegurado sus buenas intentaciones porque “yo lo que quería era que cuanto antes él entendiese que era una cosa que no podía luchar, que era una cosa que estaba acabada. Y yo creo que él está también así tan mal porque ha perdido mucho tiempo buscando razones, culpándome a mí, culpándose a él, en vez de intentar escuchar lo que yo le estaba diciendo que no hay que buscar un culpable”.

Susana también ha tenido ocasión de explicar a Gonzalo su decisión final en la hoguera. La murciana ha comentado que no le surgieron las dudas sobre su relación en el reality ni tampoco antes"para yo hacer eso en una hoguera delante de todo el mundo estaba como un poco ida. No iba con dudas. Yo me jugaba las dos manos porque nosotros íbamos a salir juntos de ahí. Sabía que él no iba a tener nada con ninguna chica y yo no iba a tener nada con ningún chico. Pero yo en ningún momento me había parado a pensar que había otra posibilidad y era que me podía desenamorar”.

De igual manera, Susana ha comentado que "el verme allí sola me di cuenta de que realmente estábamos tan unidos porque él era muy dependiente de mí. Le echaba de menos contarle cosas como de un amigo”. Y es que como ha dicho la murciana, y seguro que algunos espectadores se han sentido identificados con su situación, “yo sentía mucho rechazo y no entendía el por qué pero no entraba en mí que lo que estaba pasando es que estuviese desenamorada”.

“Es la primera vez que no pensé en nada. Yo iba vomitando palabras. No era consciente de lo que estaba haciendo. Es la primera vez que yo no estaba controlando la situación. También me gusta verme así", se ha justificado en última instancia.

Después de que Gonzalo le haya reprochado que ha echado por tierra seis años de su vida y de que se podía haber esperado para tomar esa medida en privado, porque hay dos familias por medio que también merecen respeto, Susana le ha recordado que su decisión ha sido la más complicada: “Para mí lo fácil hubiese sido utilizar esa hoguera para reprocharle cosas, comentarios que él había tenido, decirle que nos vamos juntos con una conversación pendiente, llegar y dejarlo. Para mí eso hubiese sido lo fácil, no pasar ese mal trago que pasé y pasó él. Pero al final era la verdad, estaba súper saturada”.

En definitiva, la historia de amor entre Gonzalo y Susana ya no tiene retorno El debate de las tentaciones ha servido para que los jóvenes cierren una etapa después de haberse querido mucho delante y detrás de los focos.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@islatentaciones)