¿Podría Isabel Pantoja dar las campanadas en Telecinco mientras sus programas la destrozan? Sí, es posible

Teresa Aranguez
·6 min de lectura

Llega la Navidad y con ella los reencuentros, los perdones y las campanadas. Con el anuncio de TVE del regreso de Ana Obregón al balcón de la Plaza Mayor, es difícil imaginar algo que supere ese bombazo. ¡Pues lo hay y de los gordos!

Mientras Telecinco machaca a Isabel Pantoja en sus programas tras la guerra campal que mantiene con su hijo Kiko Rivera, la cadena podría estar paralelamente negociando con la tonadillera lo de dar las uvas y brindar con los españoles el próximo 31 de diciembre. Así lo avanza en exclusiva la revista Semana en su nueva edición para sorpresa de todos. El escenario no puede ser más sórdido, escalofriante y surrealista.

Isabel Pantoja (cortesía de Mediaset)
Isabel Pantoja (cortesía de Mediaset)

Lo sentimos por los guionistas de Netflix y el resto de plataformas de cine y series online, pero este guión no tiene parangón. De ser cierta dicha colaboración, estaríamos ante uno de los momentos televisivos más enrevesados y retorcidos de los últimos tiempos. Pero teniendo en cuenta cómo vienen operando ambos bandos, tampoco debería extrañarnos tanto.

Según avanza la exclusiva, la artista tiene una oferta firme y bastante jugosa sobre la mesa que está estudiando a la vez que encara un conflicto demoledor con su pequeño del alma. Aunque la cadena no se ha pronunciado al respecto y nada está confirmado, de ser cierto, Mediaset se estaría anotando un gol de los que hacen historia. Visto el subidón de audiencia de los últimos días con el contenido Pantoja en todos sus programas, era de esperar que sacara su chequera y lanzara su propuesta ¿indecente?

A ver, esto es un negocio y desde de que estallara la guerra entre madre e hijo Idol Kids, programa en el que Isabel ejerce de jurado junto a Carlos Jean y Edurne, los índices de audiencia del show musical se han disparado. Qué decir de programas como La casa fuerte, Sálvame o Viva la vida que están disfrutando las mieles del éxito gracias al infierno que vive la artista y su primogénito. La pregunta que le retumba a uno en la cabeza una y otra vez es, ¿cómo es posible machacar tanto a un persona y sacar sus trapos más sucios sin pudor y a la vez hacerle una oferta de tal envergadura como si no pasase nada? ¿Es moral, inmoral, simplemente negocio y televisión? Cada uno que saque sus propias conclusiones. Insistimos, nada está confirmado ni es seguro, pero ya lo dice el refranero español que es muy sabio, cuando el río suena...agua lleva.

Lo que no nos queda tan claro es si Isabel estaría por la labor de algo así; aunque a estas alturas del partido ya todo puede ocurrir. Después del especial Cantora: una herencia envenenada, que según las redes podría tener segunda parte próximamente, en el que la imagen de la artista quedó por los suelos, uno piensa que la intérprete de Marinero de luces dará un portazo a la cadena y se desligará por completo. Pero lo cierto es que Isabel no pasa por su mejor momento económico y mucho menos con todos los problemas judiciales que podrían venirle encima, así que la puerta no está del todo cerrada.

Esta no sería la primera vez que la reina de Cantora se bajase los pantalones e hiciera algo parecido con Mediaset. Ya en 2011 cuando presentó las campanadas junto a su hijo y Jorge Javier Vázquez lo hizo en medio de un fuerte conflicto con la cadena. Recordemos que aunque el presentador y la cantante eran todo “dientes dientes” frente a las cámaras y habían protagonizado una especie de ‘reconciliación’ tras el paso de su hijo por Supervivientes, el 2010 había sido un año de fuertes enfrentamientos y desencuentros entre la artista y Telecinco. La emisión del programa Operación Pantoja: traición a Isabel sobre el caso Malaya y otros menesteres sobre su vida, entonces bastante oscura, desencadenó el enfado de la cantante quien hizo todo lo posible para que el contenido no viera la luz.

Un año lleno de amenazas y acusaciones que no hacía presagiar la unión y mucho menos acuerdos laborales entre ambos bandos en el futuro. Pero ocurrió el milagro a base de cheque, claro, por eso no nos extrañaría nada que esto volviera a pasar. Eso sí, esta vez sin Kiko flanqueándola. Las cosas entre madre e hijo van de mal en peor. Nuevas y supuestas traiciones siguen saliendo a la luz entorpeciendo cualquier tipo de acercamiento entre ambos. Uno de esos supuestos engaños tiene que ver precisamente con aquellas campanadas de 2011 en Mediaset, en las que según Álex Suarez, exrepresentante de Kiko este fue engañado.

Tal y como contó en un reciente Sábado Deluxe, Kiko, que había salido de Supervivientes y estaba en pleno furor televisivo, había recibido la oferta de las campanadas de 2011 sin su madre en Telecinco. Él era el protagonista y el que sería encargado de recibir el año con los españoles. Pero según cuenta Álex, un movimiento a las espaldas de la reina de la copla lo cambió todo afectando económicamente a Kiko de forma devastadora. “Kiko en una comida se lo contó a su madre y a los meses, cuando estábamos negociando el tema con la cadena, Kiko le dijo a su madre que le echara una mano con respecto al asunto para cerrar el acuerdo, mi sorpresa fue cuando descubrí que ella ya se había sentado con los de arriba (...) Le pedimos a Isabel que nos dejara prioridad en la negociación para que Kiko no se viera afectado en la negociación e Isabel hizo caso omiso, ella cerró su acuerdo por su cuenta (...) Estuvimos a punto de no hacerlo porque el caché de Kiko bajó un 90% por la participación de su madre, como ella tenía un caché muy alto el precio de Kiko bajó", explicó el exrepresentante al programa.

En esa misma entrevista en el Deluxe con el que fuera mano derecha de Kiko, Jorge Javier, que dio las campanadas con la madre y el hijo en 2011, se enteró del caché que cobró Isabel y casi le da algo. “Está muy encima de lo que cobré yo”, confesó sin dar más detalle de lo que se metió en el bolsillo. Si el número de ceros por aquel entonces fue abundante, hasta escandaloso, en esta ocasión, con toda la que hay liada y con el foco sobre ella, la oferta puede ser innombrable.

¿Es ético aceptar o incluso proponer algo así ? En este circo mediático donde todo el mundo compra y vende su alma al diablo, ya todo puede pasar. Sí, no nos engañemos, sería un morbo de dimensiones estratosféricas ver a la Pantoja dando las campanadas en territorio enemigo, pero también una imagen de lo más triste y desoladora. Dispararían la audiencia pero se pisarían muchos valores, y eso no tiene precio.

Más historias que te puedan interesar: