Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde reviven 'Aquí hay tomate' en 'Sálvame' y el público pide su regreso

Dice el escritor Danns Vega que la nostalgia es un baúl que está lleno de recuerdos. Y yo misma acabo de comprobar cómo en televisión nadie se había olvidado de Aquí hay tomate, el magacín centrado en la actualidad de la prensa del corazón y el mundo de los famosos que se mantuvo en Telecinco desde el 24 de marzo de 2003 hasta el 1 de febrero de 2008 a golpe de Uy, uy, uy y de toma que toma. Sus presentadores, Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde, se han vuelto a reunir en la cadena de Fuencarral para revivir en Sálvame el mítico programa, el primero a nivel nacional verdaderamente canalla, y la mayoría de espectadores han coincidido en redes sociales pidiendo el regreso definitivo de uno de los formatos más populares de la parrilla.

(©Mediaset)

Sálvame ha arrancado la semana con la añoranza bajo el brazo. Qué fuerte, qué fuerte. Y es que Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde se han reencontrado para presentar Sálvame Tomate que ha sustituido a Sálvame Banana a las 20 horas, en el último tramo del programa vespertino de Telecinco. Esta edición especial nos ha calado hondo porque ha recuperado completamente la esencia de Aquí hay tomate que marcó un antes y un después entre los formatos de actualidad rosa con su tono gamberro, desenfadado y trasgresor.

Aprovechando que Telecinco actualmente está celebrando su trigésimo aniversario, como recientemente también ha hecho Antena 3, La Fábrica de la Tele ha llevado a cabo un emotivo homenaje al que fuera uno de sus primeros formatos, popularmente conocido como El tomate. Así, ha sentado de nuevo en la icónica mesa a Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde quienes, visiblemente emocionados y con un cambio físico evidente propio del paso de los años, se han hecho continuos guiños y bromas dejando ver a sus espaldas el clásico logotipo de la lata de tomate proyectado en la pantalla. Y es que se ha mantenido desde la reconocible sintonía hasta muchos otros rasgos inolvidables de este programa que creó escuela como los grandes rótulos y hasta los movimientos de cámara inconfundibles del formato.

Aquí hay tomate, que nos enganchaba de lunes a viernes en horario de sobremesa, dejó de emitirse en el año 2008 y yo todavía guardo en mi memoria que se montó un funeral en directo en plató. El programa, que triunfó en la parrilla a pesar de que no era novedoso ya que los madrileños recordamos que fue similar a Mamma Mía (presentado por Víctor Sandoval y Francine Gálvez desde 1999 hasta 2004) se despidió del público tras cinco años ofreciendo una narrativa audiovisual muy característica que ha completado este especial donde han estado muy presentes los cebos y la emisión de vídeos sobre la actualidad del corazón, intercalada con la conexión en directo con los conductores.

Asimismo, reconozco que se me ha escapado una lagrimita con el regreso de rostros memorables como Mar Torres, Miquel Serra y Alfonso Ferrandis. Se trata de tres de los reporteros del programa más reconocidos que años atrás perseguían a los famosos por donde hiciera falta para sacar las mejores declaraciones y que ahora han tenido un papel muy relevante ya que por ejemplo Miquel Serra (el favorito para la Duquesa de Alba hasta el punto de que le puso el mote de Tomatito) ha perseguido a su viudo Alfonso Díez mientras que Alfonso Ferrandis ha entrevistado a la colaboradora de televisión Miriam Saavedra que no sólo ha hablado de la nueva edición de Supervivientes sino que ha revelado que tiene una relación cordial con Carlos Lozano.

Los propios presentadores, que han arrancado con una información de Isabel Pantoja (a la que han vuelto a nombrar como I.P.), han comparado su vida actual con la de aquella época después de pasarse más de una década sin trabajar juntos, coincidiendo además con el reciente anuncio de la cancelación de Aquí hay madroño que es la versión madrileña del mítico programa de cotilleo emitida en Telemadrid y presentada por Carmen Alcayde junto a David Valldeperas.

"¿Tú me has echado de menos?", le ha preguntado la periodista a su compañero catalán, quien ha admitido en tono jocoso que “me traes muy buenos recuerdos y me lo estoy pasando muy bien". Por su parte, la comunicadora le ha dicho que "yo echo de menos cobrar lo que cobras tú".

Lo más significativo es que el público ha celebrado como si fuera un gol el regreso de Aquí hay tomate en las redes sociales. Si nos damos un paseo virtual por Twitter comprobamos que se ha inundado de mensajes con el hashtag #Salvametomate, un Trending Topic en toda regla. Los fans no solo han valorado positivamente el especial de Sálvame, que ha sido un calco del formato original, sino que directamente han pedido el regreso definitivo del magacín que durante sus cinco temporadas marcó una media de 23,2% y que, a raíz del éxito de audiencia, el 16 de diciembre de 2006 también pasó a emitirse los sábados con el título Aquí hay tomate Weekend (presentado por Víctor Sandoval y Cristina Sala).

Aquí hay tomate se convirtió en el trampolín para sus conductores, especialmente para Jorge Javier Vázquez porque este magacín fue el inicio de una carrera fulgurante. A pesar del triunfo, el formato creado por Adrián Madrid y Óscar Cornejo marcó negativamente su vida ya que reconoció en una charla con Bertín Osborne en Mi casa es la tuya que ese periodo de trabajo que ahora homenajea fue uno de sus momentos más duros en televisión. “La época de Aquí hay tomate fue una época muy convulsa, muy dura… Aquí hay tomate me pasó factura, fue una época para mí muy complicada, se sinceró.

Asimismo explicó que “al principio el programa empezó como un programa de humor, yo creo que marcó una época en la historia de la televisión la manera de contar las historias y las músicas que se ponían. Hacíamos de cualquier chorrada un gran escándalo. Lo que empezó como una gracia la gente se fue acostumbrado a eso y nosotros teníamos que darle cada vez un poco más. Y, efectivamente, su enfoque nos cautivó con sus reportajes y entrevistas oscilando desde la ironía a la sátira pero para Jorge Javier Vázquez fue un alivio la cancelación porque vivió en sus propias carnes una sensación tan terrible como es la de creer que la audiencia le estaba legitimando cuando en realidad un sector del público desaprobaba su papel y la deriva que había tomado el formato: “Cuando llegó el momento de que dijeron: ‘se corta’, yo dije: ‘qué alegría, qué felicidad’”. Unas declaraciones muy sorprendentes ya que ha seguido dando cera a los personajes del corazón en Sálvame y Sábado Deluxe.

Y es que Aquí hay tomate, que ganó el TP de Oro a Mejor programa de corazón en 2004 y 2005 además de convertirse en el líder de las sobremesas, también se tuvo que enfrentar a varias polémicas así como a mofas en Sé lo que hicisteis… El magacín fue condenado a pagar 90.000 euros a la Duquesa de Alba por vulnerar sus derechos al honor e intimidad tras compartir informaciones de una infidelidad de la denunciante. Asimismo, Ronaldinho se querelló contra el programa por emitir unas imágenes en las que el delantero se divertía durante una fiesta nocturna en Brasil y una voz en off insinuaba que el brasileño estaba borracho o drogado. De igual forma, Terelu Campos también denunció al tándem Gestevisión Telecinco (actual Mediaset España) y a la agencia Atlas tras aparecer en el citado magacín bailando con su pareja de entonces, el periodista Pipi Estrada.

Además, la Asociación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) presentó una denuncia contra este formato de Telecinco que revolucionó el mundo de la información rosa por la emisión el 3 de enero de 2006, en horario protegido, de escenas de violencia extrema sobre peleas clandestinas entre mujeres. Así que, sumado a los primeros síntomas de debilidad de share, esta mala imagen y las querellas terminaron afectando a la cadena y al equipo por lo que se prefirió atajar el problema con la cancelación en vez de esperar a que las cosas se pusieran más feas.

La pregunta del millón ahora es si conseguirá este formato incombustible regresar a la pequeña pantalla de forma indefinida. Lo que yo al menos tengo claro es que el espíritu de Aquí hay tomate sigue presente y que su acidez, tan aplaudida como criticada en redes sociales, ha marcado una forma de hacer televisión ya que desde entonces se han desarrollado programas más desvergonzados si caben que son el azote de los personajes habituales de la prensa del corazón (Sálvame o Cazamariposas han sido una especie de Tomate 2.0). Y es que en la televisión española se sigue llamando la atención de la audiencia vendiendo humo. Yo misma confieso que, en estos tiempos en los que nos hemos (mal) acostumbrado a seguir el conflicto y la miseria ajena en los propios platós, a veces no he sido capaz de cambiar de canal para ver si se desvelaba un determinado entuerto. Y todo porque la sombra de Aquí hay tomate sigue siendo muy alargada.

Más historias que te pueden interesar:

·La isla de las tentaciones, el fenómeno televisivo de la temporada que ha conseguido un hito histórico en Cuatro
·La promesa de un OT 2020 renovado puede que no sea para tanto
·¿A qué se debe el continuo interés por los realities en España?

Imagen: ©Mediaset