Los late night dejan de ser solo humor y monólogos para tener su dosis erótica con Cristina Tàrrega y 'Animales nocturnos'

Cine 54
·6 min de lectura

Animales nocturnos ha desembarcado en Telecinco con una Cristina Tàrrega totalmente en su salsa. La periodista se ha mostrado entregada con este late night que lejos de ser uno más en la programación de Mediaset España ha destacado por devolver la vena sensual que tanto caracteriza su historial televisivo desde sus inicios en Sola en la ciudad o Territorio comanche.

(Twitter.com/anocturnos_tv/)
(Twitter.com/anocturnos_tv/)

Animales nocturnos debutó a las 00:30 del pasado lunes a tres años de finalizar su último periplo como presentadora cuando estuvo al mando de Contigo quería yo hablar en Telemadrid. Pero tras afianzar su relación con Telecinco como colaboradora o tertuliana de diferentes espacios como Volverte a ver, Hechos reales, Supervivientes o Gran Hermano VIP -además de algún que otro paseo esporádico por El programa de Ana Rosa- la cadena le dio su propio lugar devolviéndola a ese late night que le dio tan buenos frutos en el pasado.

De esta manera, Cristina retoma un capítulo que había terminado el día que se despidió de Territorio comanche en Telemadrid. Lo que había sido un punto final, ahora es un punto y coma, dado que no solo regresa a la misma franja horaria sino que repite en su papel de presentadora sin tapujos, hablando de temas eróticos y recurriendo a su lado más sensual para tratar cada tema y vocalizar cada palabra. Aunque, a priori, la calidad no ha sido la misma. O al menos en su primera entrega. Quizás porque no aporta nada nuevo. Quizás porque es un formato demasiado parecido a su éxito del pasado. Quizás porque los invitados no estuvieron a la altura. Pero, aun así, Cristina supo salir airosa.

En el espacio de Telemadrid, la valenciana hacía algo muy parecido a lo que había hecho previamente en Sola en la ciudad, resolviendo dudas y preguntas de los espectadores en cuestiones románticas o sexuales, mientras recibía invitados especiales o presentaba reportajes de la misma temática. Y anoche, en Animales nocturnos vimos lo mismo. Como si volviéramos a reencontrarnos con esa vieja amiga confidente que siempre habla sin tapujos.

En los mejores años de su programa pasaron algunos de los rostros más conocidos de la televisión, desde la mismísima Ana Rosa a Jorge Javier, pasando por Aramís Fuster, Sara Montiel y Leticia Sabater. Fue precisamente a ella, y ante las cámaras, que el actual presentador de Sálvame reconoció haber intentado ligar con mujeres “pero nunca se materializó en nada”. Y ahora, ocho años después, Cristina recupera la misma idea debutando en Animales nocturnos con todo su arsenal. El mismo, pero su arsenal marca de la casa. A sus 52 años supo darle el toque sensual a todos los temas que trató a lo largo de la noche, contó con invitados sin tapujos de la cadena como participantes de La isla de las tentaciones, como Fiama y Rubén, a Suso Álvarez y Alejandra Rubio y una sexóloga, Ana Sierra, que habló de la nueva normalidad en cuanto a la sexualidad en plena pandemia.

¿Cómo ligar con mascarilla? Pues hay truco. Usar la mirada. Hasta Suso se ruborizó ante la mirada penetrante de la hija de Terelu Campos.

Cristina habrá hecho más de lo mismo, pero fue natural y espontánea. Supo tratar cada tema con su naturalidad habitual y eso la hace diferente al resto de propuestas del género. Recordemos que los programas de medianoche, que fueron tan populares en la época de Crónicas marcianas, actualmente cuentan con formatos de tono más humorístico o incluso, a veces, político. Como La resistencia de David Broncano de Movistar o Late Motiv, de la misma cadena con Buenafuente, en donde el humor y las entrevistas suelen ser su herramienta principal.

Pero ahora volvió “la Tàrrega”, devolviendo el tono sensual que envuelve a la medianoche recurriendo a su voz y larga experiencia en recrear un espacio que tuvo su público y podría volver a tenerlo. La valenciana arrancó el espacio dando las gracias y haciendo una promesa a aquellos que se enganchen a verla: "Voy a aprovechar esta oportunidad. Os quiero atrapar, besar, estrujar. Los más nocturnos vamos a estar juntos para decirnos todo lo que no nos decimos durante el día. Para estremecernos de las mismas cosas. Tengo ganas de caza. Así que arrancamos Animales nocturnos".

Y a continuación dio rienda suelta a su experiencia. Arropó a Alejandra Rubio con piropos, destacando lo sexy que era su mirada, manteniendo el ingrediente erótico habitual para así dar pie a una entrevista sin tapujos, preguntándole sobre el animal que lleva dentro; sus costumbres sexuales (si es chica de una primera noche); si sueña con tener una boda; sus sueños vitales, etc., sacándole una perla inesperada: “Mi madre como suegra es la bomba”.

Si bien no faltó la “dosis mediaset” con personajes de la casa y comentarios del reality actual, La casa fuerte, tampoco faltó la incursión de espectadores valientes que entraron a través de videollamada a compartir sus historias más íntimas. Como el caso de Selena, una joven que llamó para contar cómo se vengó de la infidelidad de su novio.

Y así, otras muchas más, algunos le pidieron consejo a la experta de la sensualidad trasnochadora de la televisión; otros sobre cómo dejar una relación o pedirle consejo profesional.

En el debut de Animales nocturnos, Tàrrega se convirtió en la aliada perfecta de la noche. En la confidente ideal de sus invitados, a quien confesarle sin miedo sus secretos más privados sin sentirse juzgados. Ha sido más de lo mismo para quienes recordamos Territorio comanche, pero a falta de un espacio que se atreviera con la misma temática, aporta un halo de originalidad entre los late night que pueblan la parrilla nacional.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/anocturnos_tv/