Adara (GH VIP 7) sigue confundiendo al hablar en presente de sus problemas sexuales con Hugo Sierra

Adara sigue hablando sobre sus problemas sexuales con su pareja (o expareja aunque ella aún no lo sabe), completamente ajena al drama montado fuera. Y ya sin esconderse en los rincones del confesionario. Yo soy de luz apagada” confesaba a Noemí y Alba durante una conversación sobre sexo que abrió la caja de Pandora a los secretos de cama de la concursante y el padre de su hijo. “Me da vergüenza que me vean” añadía Adara mientras Alba no daba crédito. “Pero si estás to’ buenorra” le contestaba.

Mediaset; (Twitter/ghoficial)

Adara continuó revelando que nunca estuvo con un hombre con la luz encendida, y al oír su propia confesión -o quizás condicionada por la reacción incrédula de Alba- aseguró sentirse “muy antigua”.

Alba tomó el papel de amiga más atrevida, cuestionándole si entonces nunca había visto el miembro de un hombre durante el acto o si tampoco había visitado o un sex shop con una pareja. Adara escondía su rostro entre almohadas, como si la vergüenza pudiera con ella, contestando que sí lo ha visto “antes o después” y que “comprar cosas malas, no”.

El amor hay que alimentarlo porque los años pasan y surge la complicidad” le aconsejaba Alba como la voz de la experiencia de las tres. Y en ese momento, Adara recordó a Hugo Sierra como si todavía siguieran juntos demostrando lo ajena que está de la separación, los problemas que se encontraría al salir por la custodia y la espera del Gianmarco enamorado. “Yo llevo dos años” contestó Adara hablando en presente sobre su relación.

Alba siguió aconsejándole que se deje ver con la luz encendida porque “él” -Hugo Sierra- “tiene que estar deseando verte y que tú le pongas”, a lo que Adara respondió asegurando que se sentía “como una pringada”.

Adara pasó entonces a convertirse en la mujer joven que es, aprovechando la experiencia de Alba para pedirle consejos, una vez más, como si su relación con Hugo verdaderamente le preocupara llevando a preguntarnos ¿qué fue todo eso que vivimos con Gianmarco entonces? ¿De verdad piensa que Hugo está tranquilamente esperándola en casa?

¿Le puedes dejar de gustar?”, “¿se puede cansar?” fueron las preguntas de la inocente Adara que nos recuerdan mucho a las confesiones que hizo al maestro Joao en el confesionario, cuando le dijo que Hugo la rechazaba en la cama. Sin embargo, ya sea porque sabe que la salida está cada vez más cerca o por puro aburrimiento, Adara parece acercarse a Hugo, hablar en presente y añadir que ella no se aburre de practicar solo dos posturas en la cama porque “me gusta él”. Mientras, en el plató, Gianmarco sonreía. Como si la cosa no fuera con él. ¿En qué quedamos? ¡Qué confusión con esta gente!

Con sus confesiones, Adara sacó de nuevo un lado inocente -quien sabe si táctica o no a estas alturas- pero hundiendo aun más la imagen de Hugo Sierra como una pareja tan aburrida en la cama como ella.

Qué coñazo de vida que tenéis. No me dais ninguna envidia” fue el remate final de Alba a su amiga.

Más historias que te pueden interesar: