La serie para escapar del calor celebrando la Navidad en verano

·6 min de lectura

¿Un episodio navideño en pleno verano? Hace unos años, esto no nos habría parecido nada raro, ya que estábamos más que acostumbrados a las reposiciones televisivas, con las que los episodios especiales festivos de nuestras series favoritas caían una y otra vez en los meses estivales. Pero ahora, en la era del streaming y las series a la carta, es raro que las plataformas produzcan episodios navideños sabiendo que se van a estrenar y consumir a destiempo, dejándoselos a las series de emisión tradicional.

Sin embargo, nada de esto ha impedido a la serie más popular de Apple TV+, Ted Lasso, darnos un especial de Navidad en agosto. Y lo mejor de todo es que nos nos importa en lo más mínimo, porque el capítulo en sí es un bienvenido y refrescante respiro para escapar del sofocante calor, media hora de buen rollo con la que la serie nos contagia el espíritu navideño demostrando una vez más su buena mano para tocar las emociones.

Ted Lasso (cortesía de Apple TV+)
Ted Lasso (cortesía de Apple TV+)

Apple TV+ sigue luchando para ganar terreno en la guerra el streaming y, aunque su catálogo todavía es escaso y de mucha menor repercusión comparado con el de sus competidores, con Ted Lasso han conseguido generar su primer gran éxito. La serie protagonizada por Jason Sudeikis es su título original más visto y cuenta con unas impresionantes 20 nominaciones a los Emmy, siendo la comedia más nominada este año y batiendo por una candidatura el récord de Glee para convertirse en la comedia más nominada de la historia con su primera temporada.

Todo el mundo adora a Ted Lasso, y no es para menos. La serie narra la historia de un entrenador estadounidense en horas bajas que, tras separarse de su mujer, se muda al Reino Unido para entrenar a un equipo de fútbol de capa caída, el AFC Richmond. Al principio, su arrollador optimismo americano y sus peculiares métodos chocan con los jugadores, la presidenta del club, Rebecca (Hannah Waddingham), y el público y los medios británicos. Pero poco a poco, Ted irá ganándose a todo el mundo con su enorme corazón y su talento para ayudar a los demás.

Aunque Ted Lasso es una serie deportiva, el fútbol es solo una excusa para contar historias humanas, de conexión, superación y compañerismo, con lo que al final, es recomendable para cualquier espectador, le guste o no el deporte. Ante ese espíritu bondadoso y motivador que inunda toda la serie, era cuestión de tiempo que hicieran un especial navideño, y este llegó por sorpresa con el cuarto episodio de la segunda temporada, titulado El villancico. En cierto modo, todos los capítulos de Ted Lasso son capítulos de Navidad, pero este es el primero oficial y propiamente dicho. Y cuidado, porque podría iniciar una tradición.

Pero, ¿por qué estrenarlo en agosto? Pues bien, lo lógico sería pensar que este episodio estaría originalmente concebido para coincidir con las fiestas, pero debido a los retrasos en la producción causados por la pandemia, ha acabado emitiéndose más tarde de lo previsto. Sin embargo, la explicación no es esa. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La razón en realidad es que Apple extendió el número de episodios de la temporada de 10 a 12, obligando a los guionistas a escribir dos capítulos independientes extra que pudieran sumarse a los que ya estaban escritos sin tener que alterar demasiado la trama general. Así, el equipo decidió que la mejor idea era estrenar un capítulo navideño en verano como homenaje a los espectadores, para compensar así las navidades de 2020, que muchas familias tuvieron que celebrar separadas por culpa de la pandemia.

En una entrevista con The L.A. Times (vía ScreenRant), el director del episodio, Declan Lowney, ha explicado que El villancico “es otra oportunidad para celebrar el espíritu navideño, ya que muchos nos lo perdimos el año pasado”. Y eso es exactamente lo que hace la serie, elevar su ya de por sí presente optimismo en un cuento de Navidad coral que nos muestra a los personajes celebrando las fiestas juntos como una gran familia; no sin antes vivir alguna que otra aventura en las calles inundadas de luces de Londres.

El villancico es en esencia un homenaje a los clásicos navideños de ayer y hoy: Qué bello es vivir (1946), Historias de Navidad (1983) y por encima de todos, Love Actually (2003), la película de la que sin duda más bebe. Ted Lasso se ambienta en Londres y es una serie muy británica (a pesar de que su protagonista sea yanqui), por eso es lógico que un episodio navideño esté tan influido por la obra y el estilo de Richard Curtis, así como por la forma en la que el cine en general presenta (e idealiza) las fiestas en la ciudad inglesa. De hecho, hay un homenaje directo a una de sus escenas icónicas: la de los carteles, en esta ocasión cambiando la declaración de amor por una lección de tolerancia y perdón de una niña (la sobrina de Roy) a un niño que la ha tratado mal en la escuela.

Tampoco faltan los villancicos (otra oportunidad para que Waddingham vuelva a hacer exhibición de su portentosa voz), los títulos de crédito en stop-motion a lo Rudolf, el reno de la nariz roja, las multitudinarias escenas familiares a la mesa y los actos de unión y solidaridad, especialmente valiosos en esta época de crispación y división. Por ejemplo, Rebecca levanta el ánimo de Ted, que está triste porque no puede pasar las fiestas con su hijo, llevándolo a repartir juguetes a niños desfavorecidos, y el entrañable Leslie (Jeremy Swift), el director de comunicaciones del AFC Richmond, acoge en su hogar a todos los jugadores extranjeros que no pueden pasar la Navidad en sus respectivos países. 

Ahora bien, es cierto que, con El villancico, Ted Lasso roza lo excesivamente cursi y tópico en varias ocasiones (el capítulo termina con un avistamiento del trineo de Papá Noel que parece totalmente fuera de lugar), pero aun así, es inevitable caer en sus bienintencionadas redes y sumarse a la fiesta con sus adorables personajes.

Esta serie nunca ha escatimado en buenrollismo y no tiene miedo precisamente a volverse empalagosa si el objetivo es lanzar un mensaje positivo y esperanzador, así que un episodio navideño no solo no iba a ser menos, sino que tenía que ser mucho más. Más entrañable, más almibarado, más sentimental y sobre todo más Ted Lasso. El mayor poder de esta serie es hacer sentir bien a sus espectadores y con El villancico lo ha conseguido con creces, y además en la época más inesperada, cambiando calor por calidez justo cuando más hacía falta. Con este episodio ha nacido un nuevo clásico navideño para revisitar todos los años. En agosto, en Navidad o cuando sea.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente