La tecnología que viene y cambiará la atención médica

La salud y la vida en general de millones de personas debería mejorar considerablemente de aquí al año 2030 gracias al auge de determinadas ramas de la tecnología en función de la atención médica.

Este es la previsión que hace MarketWatch y que trae esperanzas para quienes debutan con un padecimiento e incluso para el resto de la sociedad, en constante envejecimiento. Porque si en la década que acaba de concluir se trató del auge de la tecnología de salud digital, para la próxima resaltarán la inteligencia artificial, el uso de sensores de salud y la llamada Internet de las Cosas Saludables.

La tecnología cambiará la atención médica en la próxima década. Foto: Getty Images.

En primer lugar destaca la inteligencia artificial volcada al servicio de la medicina. El aprendizaje automático, según la publicación, es un método para crear inteligencia artificial y un campo de la informática que permite que las computadoras aprendan sin ser programadas explícitamente, basándose en estadísticas computacionales y minería de datos.

Este campo puede ser supervisado, no supervisado, semisupervisado o aprendizaje de refuerzo, entre otros, y posee un potencial sin precedentes para transformar los procesos de atención y las tareas médicas en el futuro.

A la hora de poner en valor a la inteligencia artificial, muchos evocan la victoria del AlphaGo, desarrollada por el laboratorio DeepMind de Google, contra Lee Sedol, el campeón mundial del clásico juego chino Go, tras crear movimientos ingeniosos que sorprendieron a los expertos. Como estos movimientos fueron posibles gracias a la combinación de redes neuronales y al aprendizaje de refuerzo que utiliza esta inteligencia artificial, hay muchas esperanzas de que lo anterior sea aplicado en los cuidados de salud.

Sobre todo porque en ese caso el software funcionó sin las restricciones de las limitaciones cognitivas humanas, ideó su propia estrategia y tomó decisiones que desconcertaron a los expertos.

De ahí que se espere que esto pueda funcionar en hospitales, clínicas y resto del entramado de la atención de salud: en medicamentos diseñados por algoritmos similares, en diagnósticos dictados a partir del análisis de alto nivel de decenas de millones de estudios médicos, o incluso en combinaciones de medicamentos que nadie ha sugerido hasta el momento.

Cuando se aplica a la medicina, un algoritmo entrenado a través del aprendizaje de refuerzo podría descubrir tratamientos y curas para condiciones en las que los profesionales médicos humanos no podían. Al final, romper el razonamiento ordinario mediante enfoques poco convencionales y muy novedosos promoverá una nueva era para la medicina.

Entre otras cosas, un algoritmo puede proporcionar un mapa confiable de futuros puntos críticos de un brote de sarampión, al utilizar estadísticas sobre las tasas de vacunación contra esta enfermedad, los brotes de enfermedades reportados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como datos de salud no tradicionales, incluidas las redes sociales y una gran variedad de registros médicos.

Artículos relacionados:

La recopilación y análisis de los datos serán claves para detectar enfermedades y prevenirlas. Foto: Getty Images.

Sensores de salud por todas partes

Los especialistas en la materia tienen mucha fe en la capacidad de la tecnología para rastrear “en caliente” cada centímetro cuadrado del cuerpo humano y aportar datos cuantificables. En la actualidad, tanto Kardia como Apple Watch analizan un electrocardiograma y detectan la fibrilación auricular con alta sensibilidad. También está el estetoscopio digital EKO Core, que registra los sonidos cardíacos y pulmonares como un estetoscopio digital, mientras que la presión arterial se controla con el reloj inteligente de presión arterial Omron, el sensor de bolsillo MOCAcare y el brazalete de presión arterial, el iHealth Clear, el Skeeper, un cardiólogo de bolsillo o el Withings Blood Pressure Monitor y docenas de brazaletes de presión arterial tradicionales.

Muchos tienen su esperanza fijada en los conocidos como tatuajes digitales, un tipo de sensor que podría estar disponible comercialmente dentro de cinco años. Gracias a estos artilugios se podrá medir de manera continua la mayoría de los signos vitales mencionados anteriormente para luego recibir notificaciones cuando algo no marche bien y se haga necesaria la intervención médica.

Fabricados con materiales flexibles e impermeables, resistentes al estiramiento y a la torsión, estos tatuajes digitales —posibles gracias al avance de la impresión en 3-D, la impresión de circuitos y la electrónica sobre materiales flexibles— pueden registrar y transmitir información sobre el usuario a teléfonos inteligentes y otros dispositivos a los que estén conectados.

La computación cuántica coloca la toma de decisiones médicas en un nuevo nivel

¿Qué pasaría si las computadoras pudieran ofrecer un apoyo de decisión perfecto para los médicos? Con la computación cuántica, el sistema podría hojear todos los estudios a la vez para a partir de ahí encontrar correlaciones y causas que el ojo humano nunca encontraría. También podrían dar con diagnósticos u opciones de tratamiento que los médicos nunca podrían haber descubierto por sí mismos.

Con el desarrollo de la tecnología, cada vez son más las opciones para tratar y curar a los enfermos. Foto: Getty.

A un nivel superior de sus capacidades, las computadoras cuánticas podrían crear una versión elevada de PubMed, donde la información residiría en el sistema pero no en la forma escrita tradicional, sino en qubits de datos que nadie conoce, excepto ella misma.

La computación cuántica podría contribuir a un mejor diseño de medicamentos o a una secuenciación y análisis de ADN mucho más rápida y barata. También mejoraría considerablemente la seguridad sobre los datos médicos personales.

Los chatbots como primera línea de atención

Los verificadores de síntomas que funcionan según el mismo principio que los chatbots ya están disponibles de forma gratuita. Sin embargo, estos dependen de que el usuario ingrese síntomas y quejas manualmente. Para el futuro inmediato se espera que estos elementos puedan hacer predicciones y sugerencias basadas en datos de un usuario como el seguimiento del sueño, la frecuencia cardíaca y la actividad recopilada a través de dispositivos portátiles. Estos bots podrían ayudar a los usuarios a tomar decisiones más saludables sin tener que visitar al médico.

Un chatbot personalizado e increíblemente inteligente, accesible además a través de un dispositivo inteligente y con funciones adicionales de salud y estilo de vida, podría despertar a una persona según su patrón de sueño y aconsejarle que ingiera un antihistamínico ya que la concentración de polen es particularmente alta en la habitación. Y hasta podría recomendarle lo que debe consumir para cada comida en función de su perfil nutrigenómico.

El 5G al servicio de todo el ecosistema de la salud digital

Las redes del 5G permitirán que los datos se descarguen a más de 1 gigabit por segundo, permitiendo descargas de 10 a 100 veces más rápidas que los servicios 4G disponibles actualmente. Esto hará posible el desarrollo de la era de la Internet de las cosas, al conectar una gran cantidad de rastreadores de salud con computadoras portátiles, teléfonos inteligentes y muchos más dispositivos digitales.