Teatro inclusivo y actores discapacitados cambian la mirada de la sociedad

·4 min de lectura

Madrid, 14 jun (EFE).- El teatro está logrando grandes avances en su compromiso con un futuro diverso donde toda la sociedad se sienta mejor reflejada, y prueba de ello son obras de la cartelera como "Hamlet", protagonizada por ocho actores con síndrome de Down, o "Manquita", el primer Festival de Teatro Inclusivo de Málaga.

"El mundo es un lugar mejor porque existen personas con síndrome de Down, la diversidad cognitiva nos enriquece a todos" dice en una entrevista a Efe Chela de Ferrari, directora Artística del Teatro La Plaza, donde programa textos de nueva dramaturgia peruana y clásicos bajo una mirada contemporánea.

Considera que el teatro es una buena herramienta para la inclusión social. "El arte puede hacer cosas increíbles", añade De Ferrari, (Lima, Perú, 1956) que el próximo 15 de junio estrena "Hamlet" en el Teatro Valle-Inclán de Madrid, protagonizada por ocho actores con síndrome de Down.

"La obra es un tejido entre el texto de Shakespeare y la vida de los intérpretes, y toma como punto de partida la pregunta '¿Ser o no ser'? para personas que no encuentran espacios donde se les tenga en cuenta", explica.

De Ferrari siempre había deseado hacer "Hamlet", pero lo descartaba porque no encontraba el intérprete para el personaje hasta que apareció Jaime Cruz, que trabajaba como acomodador en el Teatro La Plaza, aunque deseaba ser actor.

"Así lo comunicó en un evento interno y, a raíz de su comentario, tomamos un largo café y el proyecto despertó por las posibilidades que Jaime ofrecía a las palabras del príncipe Hamlet".

Nunca antes había trabajado con actores con síndrome de Down y asegura que ha sido una experiencia estupenda, "además de borrar muchos prejuicios".

"Son actores disciplinados, los más puntuales que he conocido, sumamente responsables y con un compromiso férreo", asegura la directora, quien cree que "la diversidad cognitiva nos enriquece a todos".

Junto a ella, está Jaime Cruz, uno de los ocho actores que encarna al príncipe de Dinamarca en este montaje. "Cuando subo al escenario me convierto en otra persona, el teatro me ha dado oportunidades, sueños, anhelos", dice este actor peruano, quien asegura que "estar en España es un gran sueño".

Pero este "Hamlet" no es la única pieza de teatro inclusivo disponible en cartelera en España, ya que hasta el 18 de junio se celebrará "Manquita", el primer festival de Teatro Inclusivo de Málaga en el que, por ejemplo, Antonio Zafra, con un implante coclear que salva su sordera profunda, protagoniza "¡Tempestad!'", una versión en clave de humor de la obra de William Shakespeare.

Además, el próximo 17 de junio se estrenará en el madrileño teatro Marquina "Campeones de la comedia", una obra que cuenta con José de Luna, Gloria Ramos y Alberto Nieto, actores con diversidad cognitiva.

"El teatro es capaz de transformar a las personas, puede mejorar sus vidas y ser motor de cambio para combatir la exclusión", dice la fundadora de la ONG Caídos del Cielo, Paloma Pedrero (Madrid, 1957), que hace unos días ha recibido el Premio Max de Carácter Social 2022.

Esta ONG empezó especializándose en personas que no tienen vivienda y progresivamente se fue abriendo a personas en soledad no deseada, refugiados, inmigrantes, víctimas de violencia machista, personas LGTBIQA+ o con problemas de salud mental.

"Las artes son la mejor herramienta para cambiar el mundo", añade Pedrero, quien considera que "el teatro es un acto de humildad y de compañerismo".

Y eso bien lo sabe Sara Beer, actriz británica, con una escoliosis severa como el rey inglés, Ricardo III, que protagoniza "Richard III Redux or Sara Beer [is/not] Richard III" y se toma con mucho sentido del humor las interpretaciones que grandes actores de la escena universal han hecho de Ricardo III, simulando diferentes discapacidades y malformaciones óseas.

"Quiero interpretar a Ricardo III porque tiene la misma discapacidad que el Ricardo histórico y estoy harta de ver a actores no discapacitados interpretando el papel y enfatizando su discapacidad", añade Beer, quien pregunta: "¿Por qué los personajes discapacitados, como el Ricardo de Shakespeare, suelen ser representados como malvados?".

El objetivo de estas iniciativas está claro. Por un lado, demostrar las capacidades de las personas con diversidad funcional y por otro "cambiar la mirada de la sociedad", concluye Chela de Ferrari.

Carmen Martín

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente