Teabagging, la tendencia sexual más hot y delicada

Esta versión del sexo oral tiene sus riesgos pero si lo haces bien llevarás a tu pareja al clímax más rápidamente

¿Os gustan los juegos previos? ¿Tenéis ganas de probar cosas nuevas y de disfrutar? Pues quizás os apetezca llevar a la práctica una nueva forma de estimulación masculina. (Foto: iStock)
Para lograr más placer en el sexo, los juegos previos son indispensables y hay una variante del sexo oral que aumenta el deseo, sobre todo en el hombre: el ‘Teabagging’. (Foto: iStock)

Inspirada en las bolsitas de té, elTeabagging’ debe su nombre a una costumbre muy british: la de introducir cuidadosamente los saquitos de té en agua hirviendo, con leves movimientos de ascenso y descenso, en una exquisita taza de porcelana.

Una curiosa metáfora para ilustrar una práctica sexual cuyo objetivo consiste en dar placer a tu chico a través de sus testículos. Se trata de hacer caricias pero con la boca; una variante del sexo oral que se centra en los testículos.

Para practicar el ‘Teabagging’ hay que ser muy sutil y pensar que estamos a punto de darle un bocado a una exquisitez. “Esa suavidad que se requiere para disfrutar de esta infusión, se asemeja a la que produce esta práctica de sexo oral que consiste en introducir los testículos en la cavidad bucal de la pareja sexual cuando el hombre, en cuclillas o de rodillas, los acerca a la boca de su amante“, explica a Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

La persona que realiza el 'teabagging' también disfruta, porque convierte a la boca en una zona erógena que dispara sensaciones de placer. (Foto: Getty)
La persona que realiza el ‘teabagging’ también disfruta, porque convierte a la boca en una zona erógena que dispara sensaciones de placer. (Foto: Getty)

La acción es parecida a la de introducir una bolsita de té en agua caliente, solo que sin té y sin agua”, explica a EuropaFM la sex coach María Esclapez, quien aconseja preguntar a tu pareja si le gusta o le apetece probarlo porque “hay hombres que no sienten placer con esta práctica y prefieren otras”.

Cómo se hace el ‘Teabagging’

La clave está en usar la lengua con suaves movimientos, dosificando los movimientos de ascenso y descenso; también puedes combinar la lengua con las manos, y sobre todo, ¡cuidado con los dientes! Ni se te ocurra morder, a menos que él lo pida. Esta es la regla número 1 en el sexo oral y por supuesto en el ‘teabagging’.

Se recomienda comenzar por unos “primeros tocamientos manuales con fines excitantes”, tal y como cuenta en su blog la sexóloga francesa Valérie Tasso, a los que deberían seguirle unos suaves lametazos o chupeteos. Después, se puede succionar suavemente y utilizar la lengua para acariciar el área en cuestión. Luego, con cuidado, podemos probar a introducir un testículo en la boca abierta como si saboreáramos una cereza y continuar con los jugueteos de labios y lengua”.

Hay muchas terminaciones nerviosas deliciosamente sensibles en el escroto de una persona, lo que hace que sea muy sensible. No hay tantas como en el pene, pero los testículos son muy receptivos al placer, la presión y, lo más notable, al calor. A muchos hombres el más mínimo roce les puede provocar cosquillas, incomodarles o por el contrario, puede hacerles llegar antes al orgasmo.

Para sumar placer a este tipo de estimulación puedes utilizar ingredientes culinarios, por ejemplo, “untar los testículos con cremas comestibles incrementa el disfrute”, aconseja el especialista. Los lubricantes de sabores son una buena opción, excepto los de efecto frío/calor porque según Esclapez “saben fatal”.

Es cuestión de probar, aunque como sabes en el sexo todo tiene que ser de común acuerdo, así que pregunta antes y en caso afirmativo, ve poco a poco, midiendo la sensación de la otra persona.
Es cuestión de probar, aunque como sabes en el sexo todo tiene que ser de común acuerdo, así que pregunta antes y en caso afirmativo, ve poco a poco, midiendo la sensación de la otra persona. (Foto: Getty)

Preparación
1. Negocia. Es importante saber qué piensa tu pareja de esta práctica sexual, por qué quiere hacerlo y cuán sensibles es. No es necesario que una conversación formal, es solo una forma clara de establecer límites y no causar molestias innecesarias. Si no puedes hablar de sexo con él esto no tiene sentido.

2. Asegúrate de que puedes respirar. No es broma, limpia tus vías respiratorias para despejar el camino y evitar arcadas debido a la falta de aire.

3. Bebe agua. Es importante estar hidratado. Te aseguro que ninguno de lo dos querrá vivir esta experiencia con una boca seca y ronca.

4. Que tu pareja se asee. Ciertas prácticas requieren una higiene extra. Los testículos, el perineo y los muslos internos de una persona puede volverse especialmente sudorosos en el fragor de la batalla y esto no es agradable.

5. En cuanto al vello púbico… No puedes forzarle a rasurarse pero el exceso de pelo puede ocasionar ‘tirones’ o dolor adicional que restará magia y sensualidad al acto, o ser un ingrediente más de excitación, eso depende de cada pareja. Así que otra vez os toca llegar a un entendimiento mutuo.

Los testículos son una zona híper sensible y pueden ser una fuente de placer inagotable con tan solo acariciarlos o masajearlos. 
Los testículos son una zona hipersensible y pueden ser una fuente de placer inagotable con tan solo acariciarlos o masajearlos. (Foto: Getty)

Posiciones:

En cuanto a la postura más cómoda para practicar el ‘teabagging‘, pues también es cuestión de gustos. Podéis probar con las clásicas:

  1. Sentada. Es la más fácil. Arrodíllate o siéntate debajo de él con la cabeza inclinada hacia atrás, para que pueda doblar las rodillas y moverse hacia adentro y hacia afuera. De esta manera, puedes mirarle mientras lo haces.

  2. Acostada. Tumbada de espaldas sobre la cama, con la cabeza en un extremo (apoya el cuello en una almohada), pero ligeramente inclinada hacia atrás. De esta manera, él se coloca enfrente para ‘sumergirse’ en tu boca. Las vistas serán un aliciente para ambos.

  3. Con ellos arrodillados. Acostada boca arriba, deja que él se arrodille sobre tu cuerpo, cerca de tus hombros. para facilitarte el acceso. Verás que es un ángulo muy sexy. Otra alternativa sería succionar desde arriba, con tu cara entre las piernas de tu pareja.

¿Probarías el ‘Teabagging’? ¿Alguna vez lo has intentado?

También puede interesarte:

Hay una nueva forma (muy rara) de llegar al orgasmo

Bangover: ¿Y si el sexo no tuviera reglas ni límites (por un día)?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente