Por qué te es imposible dormir sin sábana aunque haga un calor del demonio

Krissy Brady

Dormir cuando hace calor a veces es incluso más duro que ir a trabajar. Sabes que una solución sencilla para refrescarte un poco y dormir mejor sería destaparte, pero por mucho que sudes y por muy incómodo que te resulte, no eres capaz de dormir sin notar las sábanas por encima.

Quizá te has dado una ducha de agua fría antes de arroparte, o a lo mejor solo te tapas una pierna o te pones un ventilador junto a la cama. Tal vez hasta tengas la osadía de dormir con medio cuerpo al descubierto, pero ¿destaparte del todo? Ni en sueños.

¿Por qué se hace tan difícil dormir sin taparse aunque haga realmente calor?

Las mantas y las sábanas suelen ser un accesorio muy útil para dormir...

“Nuestro ritmo circadiano está vinculado a la temperatura corporal, y esta desciende justo antes de dormir”, explica la enfermera Ellen Wermter, portavoz de la asociación Better Sleep Council.

La temperatura corporal sigue descendiendo a lo largo de la noche. Es el modo que tiene el organismo de conservar energía para realizar otras funciones vitales, como la digestión.

Las sábanas y las mantas evitan que tu temperatura corporal descienda mucho, te acabes despertando y no puedas completar los procesos de recuperación del organismo sin interrupción.

...pero no tanto cuando hace calor

Sin embargo, cuando hace mucho calor, la costumbre de arroparse es contraproducente, ya que “aumenta la temperatura del cuerpo y crea un horno al vapor bajo las sábanas”, asegura Wermter.

Dado que el descenso de temperatura justo antes del sueño es una señal de que es hora de dormir, cuando la temperatura es muy elevada, tu cerebro puede pensar que es hora de estar activo.

Aunque consigas dormir con calor, es probable que te despiertes. “La temperatura corporal probablemente aumentará lo suficiente para despertarte e intentar enfriarse”, explica Wermter. Esto rompe tu sueño.

Dejar de arroparse no es tan sencillo como suena

Igual que ese descenso de la temperatura corporal es señal...

Sigue leyendo en El HuffPost