Te explicamos qué son los NFTS

·8 min de lectura
Photo credit: nyan cat/ryder ripps/getty
Photo credit: nyan cat/ryder ripps/getty

He aquí un acertijo: ¿Qué muestra a un ex presidente desnudo postrado en la hierba, no se puede tocar ni sostener en las manos, es de descarga gratuita para cualquiera que tenga una conexión a Internet y cuesta millones de dólares? Respuesta: la obra NFT del artista digital Beeple, "CROSSROAD", que se vendió recientemente por 6,6 millones de dólares, haciendo historia como la venta de arte digital más cara de la historia. Fue la venta de arte digital más cara jamás realizada, al menos hasta el 11 de marzo, cuando Christie's vendió su primera obra de arte exclusivamente digital, "EVERYDAYS: THE FIRST 5000 DAYS" de Beeple por la friolera de 69,3 millones de dólares.

Si esta información te deja el cerebro hecho un lío, no eres el único. El floreciente mercado de los NFTS, o tokens no fungibles, está poniendo patas arriba el mundo del arte, la música y las finanzas. Recientemente, Grimes vendió casi 6 millones de dólares de su arte digital -representaciones de querubines tatuados y con lanzas que flotan en ruinas postapocalípticas de color púrpura- como NFT en Nifty Gateway, el "principal mercado" de NFT. Kings of Leon se convirtió en el primer grupo en ofrecer un álbum como colección de canciones en streaming y como NFT. En el mundo del deporte, los resúmenes de los partidos pueden comprarse y venderse como NFT, aunque cualquiera puede verlos gratis.

Los NFTS se han convertido rápidamente en la próxima gran novedad de la criptodivisa, que ha salido de los esquivos negocios anónimos con carteras electrónicas para entrar en la esfera cultural de Internet. Si has visto alguna de estas noticias y te has preguntado qué es un NFT, aquí tienes una breve guía sobre esta forma emergente de coleccionismo digital.

¿Qué son los NFTS?

NFT significa "token no fungible". Este tipo de token es como el Bitcoin, excepto que mientras puedes comerciar con el Bitcoin y tener más de la misma cosa que representa dinero real a un valor de mercado variable, cada NFT es único. Posees el token que dice que posees algo, como una pieza de arte, y puedes comerciar con él, pero si lo haces, obtendrás una pieza totalmente diferente. Para mantener todas las piezas en su sitio, se impone la escasez (artificial, pero ¿no lo es todo?).

Es bastante fácil entender el hecho de que una obra de arte puede ser creada y existir en una pantalla, ya sea tu teléfono, ordenador, tableta, etc. Luego, esa obra de arte puede ser vista, capturada en pantalla y descargada por cualquier persona online. Pero el concepto más profundo del arte NFT es el valor y la propiedad acordados; incluso si cualquiera puede ver, descargar, imprimir y colgar una obra de arte digital, sólo unos pocos elegidos pueden poseer realmente esa pieza exacta. Así que los NFTS son una forma de activo digital, cuya propiedad se registra en una cadena de bloques. ¿Qué es una cadena de bloques? Buena pregunta. Imagínate un libro de contabilidad que existe online, manteniendo un registro accesible al público de quién es dueño de qué, similar a los tipos de redes que fundamentan las criptomonedas como Bitcoin o Dogecoin. Los NFTS están conectados a la cadena de bloques de Ethereum de la siguiente manera: tú compras un NFT (por ejemplo, una obra de arte de Beeple Crap) y la información única sobre esa obra de arte -incluyendo su contrato inteligente- se almacena en la cadena de bloques. Esto demuestra que eres el dueño.

¿Cómo se crean los NFT?

Mickey Rapkin explica este concepto en su artículo de Esquire "'Beeple Mania': Cómo Mike Winkelmann gana millones vendiendo píxeles":

¿Por qué alguien pagaría 777.777 dólares por un MP4? ¿No podría verlo en Instagram de forma gratuita?

En teoría, sí, pero la escena del criptoarte utiliza la tecnología blockchain para autentificar e identificar una única pieza de arte digital. Para entender cómo esa pieza de arte se vende por el precio de un apartamento de un dormitorio en Brooklyn, uno necesita una breve introducción a algo llamado tokens no fungibles, o NFTS: bienes digitales que se compran y venden en sitios web emergentes como Nifty Gateway, que organizó la subasta de Beeple. Nifty Gateway fue fundada en 2018 por el absurdamente llamado Duncan Cock Foster, de veintiséis años, y su hermano gemelo, Griffin. Cuando le pidieron que explicara los NFTS, Duncan utilizó esta analogía: Imagina que tienes un par de Air Jordans caras. Si Nike quebrara, esas zapatillas no desaparecerían de repente de tu armario. ¿Por qué deberían ser diferentes los productos digitales, como una skin de Fortnite o un Beeple original? Así es: Nifty Gateway -uno de los varios mercados online emergentes en un campo que también incluye sitios llamados MakersPlace y SuperRare- crea un NFT único, lo asigna a una pieza de arte digital y lo almacena para siempre en la cartera del custodio de esa empresa. Cualquiera con una conexión a Internet puede conectarse y ver a quién pertenece esa obra.

Cómo comprar NFTs

Hay una gran variedad de mercados en los que se pueden comprar y vender NFTS: Nifty Gateway, MakersPlace, SuperRare, OpenSea, Decentraland y Rarible son algunos de ellos. Para coleccionar los mejores momentos de la NBA, consulta NBA Top Shot, donde ya se han gastado 230 millones de dólares en el comercio de tokens o "momentos".

YellowHeart, la plataforma que Kings of Leon utilizó para lanzar los NFTS de sus distintos álbumes, es una plataforma centrada en la música que garantiza la autenticidad de las entradas de los conciertos y trata de evitar la reventa utilizando blockchain. Algunos dicen que es el futuro de los conciertos y que puede devolver más poder a los artistas.

Cómo hacer y vender NFTS

¿Eres un artista o un creador de contenidos de algún tipo y quieres ganar dinero (o potencialmente varios millones de dólares) con un trabajo que, de otro modo, no es inherentemente monetizable? Puedes convertir tu obra en un NFT. Digamos que tienes un garabato que quieres convertir en un NFT, o una tira cómica, o algo como Nyan Cat, el gato animado con cuerpo de Pop-Tart y un rastro de arco iris, que acaba de venderse como NFT por unos 580.000 dólares. El proceso difiere de un sitio a otro, y algunos cobran una cuota (para cubrir el "gas" computacional necesario para la transacción en plataformas como Ethereum). Pero se puede empezar en plataformas como Nifty Gateway, donde se puede solicitar la creación de un proyecto para venderlo como NFT en su mercado.

¿Existen problemas o controversias en torno a los NFT?

Una vez que se retira la capa inicial de NFT, surgen una serie de problemas superpuestos -éticos, logísticos y medioambientales, para empezar-.

Muchos han señalado el impacto ecológico extremo que tendría una explosión de la acuñación y el comercio de NFT en un planeta ya destrozado por el cambio climático, las catástrofes relacionadas con él, el racismo ambiental y la desigualdad. ¿Qué tienen que ver los NFTS con el cambio climático? En pocas palabras: el proceso de acuñar NFTS añadiendo los tokens a las cadenas de bloques, combinado con el maremágnum de transacciones comerciales (pujas, reventas, etc.) resulta en un gran uso de energía. Multiplica esto a la enésima potencia, en un mercado impulsado por la avaricia y el deseo de mantenerse al día, y podríamos tener entre manos una nueva forma de destrucción medioambiental. Ethereum, la plataforma que aloja las cadenas de bloques en las que están ancladas muchas de estos NFTS, se ha comprometido a cambiar a una forma menos consumidora de carbono para mantener sus sistemas seguros y en funcionamiento, llamada proof-of-stake, pero esto todavía no ha sucedido realmente. No está claro cuándo se producirá el cambio (si es que se produce).

Desde el punto de vista ético y de la equidad, la opción de vender el propio arte como NFT puede no ser la amplia oportunidad que tiene el potencial de ser. En Twitter, el artista digital RJ Palmer advirtió recientemente a sus compañeros que había una cuenta que estafaba el arte acuñando tuits de artistas de su arte y vendiéndolos como NFT. Existe la posibilidad de una explotación abismal del trabajo de los artistas emergentes, sin la debida aplicación o investigación de si la persona que acuña un NFT es el verdadero artista, el verdadero creador y el propietario de los derechos de autor de la obra. El relativo anonimato de las transacciones de criptomonedas ha creado un entorno propicio para la explotación, el robo y el daño.

¿Cuáles son algunos ejemplos de NFT que se han vendido?

La mejor pregunta sería qué no se ha vendido todavía como NFT. Entre los mundos de la música, el arte, el deporte, la tecnología y las finanzas, pronto todos los grandes nombres habrán entrado en el juego de los tokens no fungibles. Por ejemplo: El cofundador y consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, vendió su primer tuit, "just setting up my twttr", por 2,9 millones de dólares el 22 de marzo. Dorsey donó la recaudación a una organización benéfica.

Un grupo de "entusiastas del arte y los NFTS" compró una pieza de Bansky, la quemó y luego la vendió como NFT por unos 380.000 dólares. Lindsay Lohan vendió su primer NFT en rarible.com, una pieza llamada "Lindsay 'Lightning' Lohan", por unos 50.000 dólares (también se comprometió a donar lo recaudado a "organizaciones benéficas que aceptan Bitcoin para empoderar a las generaciones más jóvenes con el fin de que se adapten y aprendan sobre esta revolución que la humanidad está presenciando"). Rob Gronkowski está vendiendo actualmente tarjetas comerciales de edición limitada del Campeonato NFT, y hasta ahora ha conseguido más de un millón de dólares por ellas. Elon Musk iba a vender una canción tecno sobre NFTS como NFT, pero afortunadamente cambió de opinión. Las piezas de la colección limitada de arte de Steve Aoki "Dream Catcher" se han vendido por un total de 4,25 millones de dólares, y muchas de ellas siguen a la venta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente