Te explicamos todo sobre el himen: mitos y realidad

·3 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

El himen. Ese concepto que tanto debate origina por tantas razones... La que nos trae, es la de desentrañar qué es exactamente, qué función tiene y eliminar todo tabú que aún te ronde, si es el caso. Hemos crecido teniendo en mente que existe "una especie de telita" en la vagina que "se rompe" cuando tenemos sexo con penetración por primera vez. Con el paso del tiempo, la información y la experiencia, hemos descubierto que eso no es exactamente así y que, de hecho, existen muchas curiosidades que puede que todavía desconozcas, pero igual se te ha escapado alguna.

Para resolver todas las dudas que te puedan surgir o haber surgido a lo largo de la vida, la doctora Marta Sánchez-Dehesa, directora y jefa del equipo de ginecología en HM IMI Toledo, ha contestado a varias preguntas que han despejado algunas lagunas que teníamos. ¡Sigue leyendo!

¿Existe realmente lo que conocemos como himen?

Algunas teorías apuntan a que el himen forma parte de un constructo social y que es un concepto más que, en determinadas formas de entender la existencia, ejerce una presión sobre la mujer. Más allá de la concepción cultural y la opresión machista, la doctora cuenta: "Biológicamente, el himen existe. Es una pequeña membrana elástica que rodea la parte externa de la vagina. Pero no es una membrana "completa", la mayoría de las veces tiene un orificio central por donde pasa la sangre durante la menstruación. Al tener el mismo color que el resto de la mucosa, en ocasiones, es difícil de localizar. Y suele romperse con la primera relación sexual, pero no siempre es la causa de esa rotura, así como que no en todos los casos se llega a romper.

'Psss': echa un vistazo a estos consejos sobre cómo cuidar tu vagina: todo sobre higiene íntima.

¿Puede dar algún tipo de problema?

Centradas en lo estrictamente fisiológico, Sánchez-Dehesa establece dos escenarios:

  1. "En el caso de que no presente un orificio central, se puede producir una retención progresiva de sangre, y esto ocasiona dolor cada vez más intenso, por eso, si una niña no menstrúa y tiene dolor mensual progresivo y fuerte, hay que acudir al médico, ya que una de cada 1000 mujeres presentan este tipo de problemas", cuenta.

  2. "En otros casos, el himen puede tener un tabique central y puede producir dificultad en las relaciones sexuales o incluso en la introducción de un tampax".

"En el caso de que el himen sea rígido, imperforado o tenga un tabique, el tratamiento es una pequeña cirugía que se realiza de forma ambulatoria y no produce dolor", asegura.

7 curiosidades sobre el himen que quizás no sabías: mitos y verdades

Toma nota para resolver las últimas cuestiones que, en ocasiones, han traído debate. ¿Conocías todas?

  1. "Al 'romperse' o desprenderse, no siempre se sangra".

  2. "No desaparece por arte de magia tras una relación sexual".

  3. "Algunas mujeres pueden nacer sin himen, aunque es poco habitual".

  4. A veces, pueden quedar restos en el interior de la vagina, se llaman las "carúnculas uretrales, que son los restos de las membranas que quedan después de que se rompa" añade la experta.

  5. "Existen múltiples formas y tamaños".

  6. "En según qué anatomías, puede verse externamente", pues está a tan solo unos centímetros del orificio vaginal.

  7. En ocasiones, "puede doler cuando se estira o desprende, pero no siempre".