¿Te duele la cabeza al terminar de trabajar? Toma nota de estos tips eficaces para evitarlo

·2 min de lectura
Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Pasar largas jornadas mirando a una pantalla de ordenador, exceder el listado de preocupaciones diarias o ir corriendo de un lado para a otro porque sentimos que no llegamos a los plazos son algunas de las situaciones que pueden contribuir a que suframos dolores de cabeza periódicos.

A diferencia de las migrañas que se agrupan dentro de los dolores de cabeza vasculares, las cefaleas tensionales suelen tener un origen muscular. Es decir, se producen al contraer de forma involuntaria el cuello, la mandíbula, el cuero cabelludo o la cara.

El estrés: el responsable una vez más

Según las evidencias científicas publicadas por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos de Estados Unidos, una de las causas que desencadena el dolor de cabeza al terminarde trabajar es el estrés. Al no estar relajados, los músculos situados en torno a la cara y la cabeza se tensan provocando un dolor reflejo en la frente o a ambos lados de la cabeza.

En palabras de los propios médicos norteamericanos, el dolor originado en este tipo de cefaleas suele ir de leve a moderado y junto al dolor en la frente, los pacientes sienten una presión constante en la cabeza o el cuello.

Igualmente, las personas que sufren estos dolores de cabeza tan vinculados al estrés, también pueden reconocerse en ellas si cuando lo padecen sienten que les molesta la luz o el sonido. Eso sí. A diferencia de las migrañas, en las cefaleas tensionales no hay aura y suelen afectar más a las mujeres que a los hombres.

Además de mantener el estrés lo más a raya posible, uno de los hábitos que pueden ayudar a retrasar la aparición de estos dolores de cabeza son los estiramientos (sí, los mismos que nos recordaba Brie Larson en cuatro pasos). Si logramos sacar unos minutos cada día para estirar la zona cervical, podremos retrasar la aparición de ese intenso dolor en la frente. Al fin y al cabo, en este caso, se trata de relajar los músculos que hemos contribuido a tensar previamente.