Tatiana quiere ponerle una mordaza al reguetón y olvida lo que ella misma sufrió por la censura

·5 min de lectura

Tatiana Palacios, la cantante regiomontana que desde hace años es conocida como "La reina de los niños" tras haber cambiado su giro musical para dedicarse a cantar al público infantil después que a mediados de los 90 su carrera como cantante pop comenzó a hacer aguas, ha sumado su voz a aquellas que denuncian y reprueban el llamado "género urbano" de música que ha popularizado el subgénero del reguetón, con intérpretes como Maluma, J. Balvin, Bad Bunny y anexas.

Tatiana pide censura para el reguetón. (Guillermo Angulo/Getty Images)
Tatiana pide censura para el reguetón. (Guillermo Angulo/Getty Images)

Al igual que en su momento hicieran Aleks Syntek y Carlos Vives, Tatiana señaló que el reguetón [en su personalísima opinión] está promoviendo antivalores que a ella le disgustan y apuntó que definitivamente hace falta una ley que vigile este aspecto, pues hay momentos en que no puedes controlar quién pueda escuchar dichos temas que la intérprete de "Chicas de hoy", "Mario" y "El patio de mi casa es particular" califica como misóginos.

La regia, madre de dos hijos ya adultos, fue puntual y manifestó que, a pesar de que se está consciente de que se debe respetar la libertad de expresión prevalente en México, ella estaría a favor de promover una ley en la que se vigile el contenido de todas las canciones que se escuchan a través de la radio y la televisión, principalmente de reguetón.

"Sí me gustaría la verdad", señaló en una entrevista por TV. "Me gustaría porque lo escuchas en todos lados, de repente estás en un restaurante y no tienes por qué estar viendo algo que no debe tu familia, o escuchando una letra misógina, entonces sí me gustaría que hubiera tantita censura, estoy de acuerdo con la libertad de expresión, pero hay cosas que está hasta ilegal cantarlas cuando estás promoviendo la misoginia y el maltrato, es ilegal, no se debería de poner", dijo la cantante, quien es superviviente del maltrato doméstico y abuso psicológico que vivió a manos de su (hasta ahora único) esposo Andrés Puentes.

Tatiana no es la única que ha manifestado este deseo de censura: en 2018 y 2020, Aleks Syntek estuvo en el candelero y fue muy criticado por su manera pedante de manifestar su disgusto personal con el reguetón y el género urbano: "Yo a veces escucho las letras de algunas propuestas [de género urbano] y me digo, 'no manches, sacaste las rimas de ahí del diccionario de rimas', pasa mucho sobre todo en el urbano que parece rima, rima, rima, di un chingo de cosas, aunque no digas nada, a eso no se le puede llamar música".

Syntek y Carlos Vives fueron objeto de escarnio en su momento por sus opiniones, y no sería de extrañar que a Tatiana le pase lo mismo, aunque hay un detalle interesante y es que a la cantante se le olvida por completo el hecho de que en 1986 ella misma fue objeto de una intención de censura.

Este episodio es poco recordado pero que en su momento fue muy comentado. A mediados de los 80, en Estados Unidos surgió el llamado 'Proyecto de Comunicación para los Jóvenes', que fue una campaña de medios masivos de comunicación dirigida a una extensa región geográfica en vez de un país en específico. 

La campaña se dirigía a una gran audiencia de jóvenes con un mensaje de sexualidad responsable, y llegó a 11 países latinoamericanos. El principal objetivo era el de llamar la atención de los jóvenes con mensajes que promocionaban la planificación familiar, la prevención de enfermedades de transmisión sexual, y —la parte que fue muy criticada— el uso de preservativos y métodos anticonceptivos en los jóvenes que fueran sexualmente activos.

Fue así que dos canciones, tituladas 'Cuando estemos juntos' y '¡Detente!' fueron seleccionadas a través de un certamen a nivel continental al que se convocó a compositores profesionales de música, y los intérpretes e imagen que fueron seleccionados, fueron la misma Tatiana y Johnny Lozada, quien acababa de dejar las filas del celebérrimo grupo Menudo, apenas unos años antes.

'Cuando estemos juntos', dueto entre Johnny y Tatiana, debutó en la barra estelar del popular programa 'Siempre en Domingo', que en ese entonces alcanzaba una cobertura de 150 millones de personas. El siguiente tema fue lanzado unos meses después, pero como ya había surgido polémica, ya no tuvo mucha repercusión.

El tema que provocó que se buscara censura por parte del Movimiento Familiar Cristiano, el Comité Nacional Pro Vida y otras asociaciones de derecha que en este periodo de la historia de México tenían mucho poder, fue que en la canción y el video se hiciera alusión a la posibilidad del sexo premarital —aún si, tratándose de un producto masivo que buscaba promover "valores" estas alusiones eran negativas y rechazadas en la letra de la canción—y el uso responsable de los métodos anticonceptivos. 

En su momento, Tatiana —que tenía 18 años y una imagen virginal que se había manejado comercialmente—, no emitió opiniones al respecto. Aunque la campaña era bien intencionada no tuvo el éxito deseado debido a las presiones que se hacían por parte de las instituciones que se rehusaban a que las palabras "jóvenes" y "sexualidad" aparecieran en la misma oración. Las canciones se perdieron en el olvido y la campaña se desmanteló, aunque la imagen de Tatiana sí sufrió alguna mella, debido a la controversia, y para su siguiente álbum se buscó que tuviera un estilo más sofisticado y menos de niña inexperta.

Es una ironía que ahora sea Tatiana quien se ponga en el mismo lugar de las "señoras" que encabezaban los patronatos y exigían que se ejerciera censura con una de sus canciones —que por lo menos tenía misión social—, al pedir lo mismo sobre el reguetón, pero a veces así es la memoria de los famosos... muy selectiva. Y se les olvida que toda moción de censura, al final, atenta a la libertad de expresión a la que dice atenerse. 

Al tiempo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Christian Nodal: "Estoy dejando que la vida me sorprenda"