Cómo tapar las manchas de sol con maquillaje: los mejores trucos

·5 min de lectura
Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office

Como bien sabes, antes de encontrar la solución es primordial identificar el origen del problema. En el caso de las manchas solares, como su propio nombre indica, los responsables son los rayos UV (ultravioleta) y, por lo tanto, una incorrecta aplicación de cremas solares de gran espectro y/o una sobreexposición nada recomendable.

Ante tal situación surgen dichas manchas, las conocidas como léntigos solares. Estas aparecen por una hiperpigmentación de la piel, normalmente a partir de los 30 años, y suelen ser más frecuentes en las partes del cuerpo más expuestas. Es decir, las manos y la cara. Si bien no son necesariamente peligrosas, pero sí poco estéticas a largo plazo, los expertos recomiendan vigilarlas con cierta frecuencia. En el peor de los casos, puede tratarse de un léntigo maligno o, lo que es lo mismo, una variante del melanoma (cáncer de piel).

Photo credit: Slim Aarons - Getty Images
Photo credit: Slim Aarons - Getty Images

Ahora que ya te hemos convencido para no olvidar aplicar y repalicar protector facial constantemente mientras tomas el sol, vamos a ayudarte a cubrir las manchas que ya han aparecido de la forma más eficaz.

Cómo tapar las manchas del sol con maquillaje

Ahora que ya han aparecido en tu piel, queremos que sepas que no es imposible que desaparezcan pero sí muy difícil. Es por ello que ahora lo que importa es que sepas cubrirlas de manera eficaz y que, por supuesto, prevengas la aparición de futuras intrusas.

Primero vamos a centrarnos en el paso a paso de maquillaje más sencillo para que no eclipsen al resto de tu look. Para ello necesitarás un corrector con subtono amarillo, tu corrector habitual, una base de maquillaje de alta cobertura y polvos sueltos también de un tono amarillento. Esto se debe a que es el color ideal para neutralizar las manchas solares, del mismo modo que los correctores verdes neutralizan rojeces y los morados las manchas amarillas.

Paso 1: corrector amarillo

Primero, aplica dicho corrector únicamente en las zonas en las que tengas manchas. Deja que se asiente unos minutos para, después, integrarlo a toques suaves con los dedos. No arrastres. Así, el producto quedará fijo en el sitio y la cobertura se verá aumentada. Es importante que el corrector escogido no solo tenga un subtono amarillo, sino que también sea dos tonos más claros que tu piel.

Paso 2: base de alta cobertura

El siguiente paso ya implica una base de alta cobertura. Esta no tiene que ser necesariamente matificante, pero sí con alta concentración de pigmentos para garantizar que la mancha quede bien cubierta. Recuerda que si la aplicas con brocha, la cobertura se mantendrá intacta, al contrario de lo que sucede con una esponja humedecida, que la reduce. Importante: no olvides NO arrastrar el producto. Difumínala a toques suaves, especialmente en las zonas a cubrir.

Paso 3: corrector cubriente

Una vez tengas la base totalmente integrada, toca volver a aplicar corrector. Esta vez, recurrirás al que más cobertura tenga pero del mismo tono que tu piel o, al menos, del mismo que la base de maquillaje anteriormente aplicada. De nuevo, aplica únicamente en las manchas solares, deja que se asiente unos minutos e integra a toques con las yemas de los dedos.

Paso 4: polvos sueltos y amarillos

El último paso implica sellar todo lo anterior, de forma que el trabajo de cubrir la mancha de la manera más profesional no sea en vano. Para ello, de nuevo, el subtono amarillo vuelve a ser nuestro aliado. En este caso, optaremos por unos polvos sueltos de dicho tono que, además de fijar los tres productos anteriores, contribuirán a neutralizar la mancha por segunda vez.

'Et voilà', ya tienes esa molesta mancha de sol cubierta durante unas cuantas horas. Eso sí, no caigas en el mismo error y te arriesgues a que aparezcan más. Para evitarlo y tratar las que todavía permanecen, te proponemos dos productos imprescindibles.

Photo credit: Ada Summer - Getty Images
Photo credit: Ada Summer - Getty Images

Cómo prevenir la aparición de manchas solares

Por un lado, y aunque esto no es ninguna sorpresa, necesitas un buen protector solar para rostro. Sabrás que es bueno y que funcionará de escudo siempre y cuando tenga un espectro solar igual o superior a SPF50 y que te comprometas a reaplicarlo siempre que sea necesario. Una muy buena opción es este, de Frezyderm que, además, contiene pigmentos de color para ofrecer un 'plus' de efecto buena cara inmediato.

Además, tanto para tratar las ya presentes como para prevenir las manchas futuras, necesitas niacinamida en tu rutina de belleza nocturna y diario. Este derivado de la vitamina B3 ofrece tantos beneficios para tu piel que no nos extraña ni un poco que, junto con el ácido hialurónico y el retinol, sea uno de los superactivos favoritos de usuarias y expertos.

  1. Es despigmentante. Sus efectos aclaradores reducen la apariencia de las manchas.

  2. Mejora el tono de la piel.

  3. Prolonga la duración del maquillaje que apliques 'a posteriori'.

  4. Calma las rojeces.

  5. Regula la producción de sebo.

  6. Es un poderoso antioxidante.

  7. Reduce las arrugas.

  8. Hidrata.

  9. Mejora la función barrera gracias a su efecto antibacteriano.

Photo credit: Alexandr Dubynin - Getty Images
Photo credit: Alexandr Dubynin - Getty Images

¿Suena tentador? Sabemos que sí. Por eso te proponemos el que es uno de los sérums con niacinamida tan 'low cost' como bien valorado entre las usuarias. Ellas no pueden vivir sin él y, a partir de ahora, tú tampoco podrás.

Ahora que ya lo sabes todo, no olvides tu crema solar ni un solo día este verano, trata las manchas ya presentes con niacinamida y luce tus mejores looks de maquillaje como una auténtica profesional.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente