Tania y Zoe, cuando el prejuicio se coló en 'La isla de las tentaciones'

·7 min de lectura

Ver a las protagonistas bailando arrimadas, abrazándose o durmiendo juntas es habitual en La isla de las tentaciones. Después de todo, son el espejo de las diferentes formas que una mujer puede expresar cariño, complicidad y amistad, mientras participan en un reality donde los celos y miedos, pero también la provocación física y la tentación sexual, son una variante constante. Sin embargo, en esta cuarta edición el prejuicio se ha convertido en la sombra de Zoe y Tania.

En el momento que Josué, novio de Zoe, contó a sus compañeros que su pareja es bisexual todo cambió. La confesión que el ex tronista de MyHyV hizo en el segundo episodio de la semana pasada abrió un abanico de dudas y preguntas entre él y Alejandro después de ser testigos de unas primeras imágenes cercanas entre Zoe y Tania. Pues bien, eso no hizo más que dar alas al programa incendiando la primera hoguera con un montaje de imágenes elegidas para alimentar la imaginación de los novios y las redes.

Sin embargo, mientras veía la hoguera y las reacciones exageradas de Josué y Alejandro, yo me preguntaba ¿y si no supiéramos que Zoe es bisexual? ¿Qué pensaríamos de esas imágenes? Y estoy convencida de mi respuesta.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En la primera hoguera, Josué arremetió contra Zoe por bailar twerking en la piscina, mientras Alejandro temblaba por la cercanía de Tania con uno de los solteros; sin embargo lo que sintieron como un cubo de agua fría fue ver a sus chicas más cercanas entre ellas que con los tentadores. ¿Qué vieron? A Tania diciendo que es “muy liberal” mientras abraza Zoe, quien juega a tocarla como broma provocadora; bailando y jugando en la piscina, a Tania oliéndole el cabello a Zoe y la misma chica confesar que de ser infiel podría serlo con “una tía o un tío”, y que a su novio le da terror que lo haga con una chica. Todo esto enmarcado bajo el lienzo sensual de la noche caribeña, cuerpos mojados en la piscina y semi desnudos en bikini.

“Me he quedado flipando” dijo Alejandro. “Este era uno de mis miedos” aseguró Josué al hablar sobre la bisexualidad de Zoe. “Tú te lo puedes imaginar que sabes que tu novia es bisexual pero yo ver esto… yo sé que ella es muy luchadora del tema de homosexual, se ha criado en Canarias, le gusta mucho la gala trans, es muy liberal pero nunca me ha comentado que haya tenido apetito sexual por otra mujer” añadió Alejandro como otro fascículo más en su colección de comentarios que se antojan fuera de lugar.

“La he visto cariñosa, demasiado cariñosa” sentenció mientras el rostro de la presentadora, Sandra Barneda -quien mantiene una relación con Nagore Robles- era todo un poema para leer entre líneas.

Creo que Zoe no es una buena influencia para Tania” remarcaba Alejandro para poner la guinda sobre el asunto. “Al final es bisexual y si se lanza a Tania a mí me daría miedo”.

Al llegar a la villa fue de lo único que podían hablar ante las solteras. Alejandro le dio tantas vueltas al asunto que al día siguiente preguntó si debía preocuparse que su novia viera películas de porno lésbico, a lo que las chicas le dijeron que “era normal”. Sin embargo, ninguno de los dos se dio cuenta de lo mucho que fueron especímenes de laboratorio en esa primera hoguera.

Para empezar, a Josué no le mostraron ni una sola imagen de Zoe llorando ni encerrándose sola como hizo la mayor parte del tiempo de su estadía hasta el momento. Ni a Alejandro le mostraron escenas de Tania hablando de él. Como en el resto de ediciones, el reality jugó sus cartas y apostó por enseñarles imágenes que sirven para remover el avispero. Y los dos picaron el anzuelo. Pero no solo ellos, muchos tuiteros también.

La conversación sobre la complicidad entre Zoe y Tania se ha disparado en todas las vertientes posibles, entre quienes hacen bromas o las empoderan pidiendo un romance entre ambas para demostrar a sus novios lo que se perderían. Sin embargo, todo esto no hace más que dejar en evidencia el prejuicio que todavía se posa en la mujer cuando se añade un halo sexual en la conversación.

Porque si observamos las imágenes de Zoe y Tania con detenimiento ¿qué vemos en realidad? Si tenemos en cuenta el paso de ambas por el reality hasta ahora, ¿qué conclusión real sacamos?

Primero, en las imágenes de esa primera hoguera yo vi a dos mujeres jóvenes expresando la complicidad que tienen de manera física; bailando cercanas como lo hacen las solteras en la casa de los chicos o lo hicieron participantes en otras ediciones; incluso provocando con bromas sin olvidar que, después de todo, están en un reality donde se va a jugar, dejarse tentar y ponerse a prueba. Son dos chicas divirtiéndose, seguras de sí mismas. Y, segundo, a lo largo del reality hemos visto a dos mujeres sufriendo a su manera por sus relaciones. A Zoe no le quedó rincón donde derramar lágrimas, está tan obsesionada con Josué y el futuro de la relación que ya vimos en el avance que ha roto las normas del programa colándose en la segunda hoguera de los chicos. Mientras que a Tania la hemos visto confesar lo muy enamorada que está de Alejandro a pesar de las dudas que le despiertan sus comentarios fuera de lugar.

Es decir, las dos están perdidamente enamoradas de sus chicos pero son mujeres cariñosas, seguras en su sexualidad que comparten una amistad cómplice. Sin embargo, el montaje de imágenes de esa primera hoguera está evidentemente diseñado para provocar las dudas en sus novios utilizando la bisexualidad de Zoe como punto de partida, mientras algunos tuits del programa cuestionando la cercanía alimentan aún más la conversación al respecto. Porque, pregunto de nuevo, ¿y si no supiéramos que a Zoe también le gustan las mujeres?

Si analizamos las imágenes, solo vimos a dos chicas en bikini, riendo, divirtiéndose muchísimo, cariñosas entre ellas, bañando de sensualidad el asunto por tratarse de fiestas, noche y cuerpos mojados en la piscina. Tania puede haber olido el cabello de su amiga por puro gusto o curiosidad por el acondicionador que use la chica; se pueden haber acercado en la piscina como parte de un juego o confesión. Jamás las vimos solas, sino rodeadas de todos sus compañeros, compartiendo de la fiesta y la diversión del momento evidenciando, así, lo poco que hace falta para despertar prejuicios en sus parejas y parte del público viendo un romance entre ambas que, de momento, solo se ve en imágenes editadas para ello.

Porque si nunca se hubiera sabido que Zoe es bisexual ¿qué hubiera pasado? Pues nada, absolutamente nada. Así como no pasa nada cuando vemos a las solteras bailando entre ellas cómplices o cuando vimos a otras novias de otras ediciones durmiendo juntas. La diferencia es que sabemos que a Zoe también le gustan las mujeres, despertando un monstruo social que juzga, señala y ve conexión sexual a través de un ojo desviado. Josué sentenció en la hoguera tras esas breves imágenes que a Zoe le gusta Tania, siendo el primero en dictar sentencia sin haber visto suficiente ni hablado con ella. Sin embargo, ¿no puede un hombre ser amigo de una mujer sin deseo sexual de por medio? ¿No pueden dos mujeres, de la condición sexual que sean, ser amigas y tener complicidad física sin deseo de por medio? Claro que sí. ¿Y pueden ser amigas con deseo sexual si es que lo hubiera? Por supuesto, se llama fidelidad, se tengan las tendencias sexuales que sean.

Lo que yo vi en esa hoguera, y en lo que llevamos de reality, es a dos mujeres enamoradas de sus novios, seguras en su sexualidad, que han encontrado complicidad entre ambas para divertirse, jugar, provocar y saciar sus penas con risas entre ellas. Y en eso no hay prejuicio que valga.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente