Tania habrá perdido su corona en 'La isla de las tentaciones' pero ganó otra cosa

De reina a plebeya en menos de una semana. Así se podría resumir en pocas palabras el paso de Tania por La isla de las tentaciones 4. Su honestidad constante en el reality, su saber estar y discursos de libertad emocional ante las faltas de respeto y frases salidas de tono de su novio Alejandro, la convirtieron en una de las favoritas de muchos espectadores que enseguida la colocaron en el mismo pedestal que otras 'reinas' del programa, como Melyssa o Susana.

Sin embargo, el castillo de naipes que había construido se hizo añicos en el último debate al destaparse la mentira de su relación con el soltero Stiven. Al público no le gustan que le mientan, y menos cuando se van predicando lecciones de perfección y respeto como hizo ella, derivando de este modo en un aluvión de críticas contra ella. No obstante, con su ejercicio de honestidad tardío, Tania terminó ganando otra cosa.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Stiven soltó la bomba en el reencuentro seis meses después asegurando que se había acostado con Tania al volver de República Dominicana, que por eso se sentía "utilizado" mientras Alejandro creía la versión de su novia ante las cámaras. Tania repetía por activa y por pasiva que era mentira, que entre ellos no había pasado nada. Pero la mentira tiene patas cortas y al verse las caras otra vez en el debate final del martes, Tania llegó cambiando su versión. Esta vez reconocía haber mentido en aquel reencuentro, añadiendo que solo se habían dado un beso.

Pero Stiven seguía manteniendo que había más en la historia, ella lo negaba, y en medio de la tensión Tania dio la primera estocada que hundiría su imagen en una noche. Se levantó y señalando al soltero le dijo que si entre ellos no había pasado más fue porque "no se te levantaba, guapo". Es decir, esa misma Tania que tanto criticó a Alejandro por hablar de sus intimidades, por soltar frases sin pensar que le afectaban e iba de abanderada del respeto en el programa, terminó haciendo lo mismo que tanto señaló.

En cuestión de minutos, los halagos que tanto habían elevado su imagen televisiva se transformaron en críticas, con muchos espectadores volcando su decepción a golpe de tuit. Tania no era tan perfecta como predicaba. Sin embargo, la noche traería más sorpresas.

Sandra Barneda no tardó en criticar el destape de Tania, haciendo hincapié en que no importan los detalles de lo ocurrido en la intimidad, sino que la intención estaba y que, al final, el sexo se puede vivir de muchas maneras. Mientras Stiven negaba la versión de la novia de Alejandro y mantenía que había sucedido lo contrario. "A cualquier hombre le puede pasar" continuaba Tania.

Pero al final, bajo la presión del plató y un discurso de Nagore Robles que recordó a las lecciones de madurez sentimental que daba en Mujeres y Hombres y Viceversa, poniendo sobre la mesa la decepción con Tania y la errónea búsqueda de la perfección, la chica se derrumbó. La confesión llegó entre lágrimas, admitiendo que sí se había acostado con Stiven. Es decir, de la nada en el reencuentro mirando a Alejandro a los ojos prometiendo que no había pasado nada acusando a Stiven de mentiroso, pasó a una historia diferente.

Los detalles ya no eran necesarios ni tampoco importaban -aunque Stiven y Alejandro se empecinaban en querer contarlos o saberlos en cada caso- la cuestión era que la verdad había salido. Tania admitió haber mentido por la presión de no saber cómo gestionar las reacciones de Alejandro y el no querer hacerle daño, mientras las redes convertían cada tuit en una daga contra ella.

Tania, que abanderó el respeto y la verdad en su paso por el programa, vivió un giro de imagen de la noche a la mañana, destronada por actuar como tanto criticaba y contradecir su discurso. Sin embargo, no creo que las críticas sean el camino a seguir. Porque nadie es perfecto. Ni Tania, ni yo ni nadie. En todo caso, al sincerarse ha ganado otra cosa.

Y es que detrás del momento televisivo no debemos olvidar que estamos ante personajes jóvenes, anónimos hasta hace unos meses, que en cuestión de semanas se convierten en personajes públicos con el escrutinio añadido de las redes. El aumento de seguidores, los mensajes dañinos, las críticas y la imagen pública como medio de ingresos puede convertirse en un arma de doble filo, influenciando quizás a Tania a recurrir a la mentira como vía de escape.

Pero, sobre todo, Tania puede reconocer que construir su imagen sobre la base de la perfección moral, cargando con la bandera del saber estar y el respeto como si fuera un método de vida, es imposible. Y que con su error, al final, se convierte en una persona más cercana, real y creíble.

Quizás su ejercicio de honestidad tardío termine por derrumbar su relación o no, solo ellos lo sabrán, pero de cara al público puede hacer borrón y cuenta nueva tal y como es, con sus errores y aciertos, verdades y mentiras, dejando a un lado ese disfraz de influencer perfecta que ante el mínimo fallo despierta la furia de las redes. Después de todo, en la verdad y los errores está la perfección individual.

Más historias que te pueden interesar: