'Tan Touring': la moda entre influencers negacionistas que preocupa a los dermatólogos

·6 min de lectura
Esta tendencia, que ha saltado de <strong>TikTok</strong> a otras redes sociales como Twitter, está causando cierta preocupación ya que los médicos advierten a los usuarios que intentar imitarla que podría provocar cáncer de piel. (Imagen: <a href="https://todayuknews.com/travel/docs-warn-against-tiktok-sunscreen-contouring-trend-that-can-cause-cancer/" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:todayuknews" class="link rapid-noclick-resp">todayuknews</a> a través de TikTok)
Esta tendencia, que ha saltado de TikTok a otras redes sociales como Twitter, está causando cierta preocupación ya que los médicos advierten a los usuarios que intentar imitarla que podría provocar cáncer de piel. (Imagen: todayuknews a través de TikTok)

Esta tendencia comenzó el verano pasado y parece que vuelve con fuerza. Consiste en utilizar protectores solares para lograr el favorecedor juego de luces y sombras que proporciona una técnica de belleza conocida como 'contouring'. Lo puso de moda Kim Kardashian allá por 2017, al esculpir el rostro combinando tonos oscuros y claros de maquillaje para destacar la forma natural de la estructura ósea.

Ahora son las tiktockers las que animan a los jóvenes a imitar el ‘contouring’ usando autobronceadores o peor aún, protectores solares con distinta graduación, aplicando en unas zonas SPF 15 y en otras SPF 50 + o superior. 

El 'truco' consiste en aplicar crema solar en los lugares que quieres que estén más claros, dejando expuestos al sol aquellos que se quieren resaltar, para que se vean más oscuros tras el bronceado. En este último caso el peligro es aún mayor. Los dermatólogos y sanitarios no han tardado en dar la voz de alarma. 

Se trata de una técnica peligrosa ya que puede provocar quemaduras en la piel, acelerar el envejecimiento, incentivar la aparición de arrugas y manchas en la piel e incluso puede dar lugar a tener cáncer de piel.

Guillermo Martín Melgar, alías ‘FarmaEnfurecida’ se muestra contrario a la recomendación en redes sociales por parte de influencers o personajes públicos sin ningún tipo de formación sanitaria. El farmacéutico considera que si se da información falsa sobre una práctica, un medicamento o un producto, como en este caso, puedes provocar que la gente se la crea, y lo utilicen de forma indebida. Por eso es importante desmentir bulos y explicar las cosas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Los expertos aconsejan evitar este tipo de prácticas pues la exposición al sol no solo promueve el envejecimiento prematuro, sino que también es una de las causas más importantes del cáncer de piel, ya que una de las técnicas para lograr este contouring con bloqueador es pasar mucho tiempo al sol. Y para que el sol no nos haga daño (incluso con protector) la exposición debe ser limitada.

Por otro lado, al contrario de lo que se cuenta en la publicación anterior, los protectores solares nos aportan más beneficios que perjuicios ya que nos protegen contra las quemaduras. Son agentes que ayudan a prevenir que los rayos ultravioletas (UV) lleguen a la piel. Existen dos tipos de radiación ultravioleta: los rayos UVA y los rayos UVB, los cuales causan daños a la piel y aumentan el riesgo de cáncer de piel.

La luz UVB es la principal causa de las quemaduras por el sol, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente, se asocian con las arrugas, la pérdida de la elasticidad y otros efectos del fotoenvejecimiento. También agrava los efectos cancerígenos de los rayos UVB y cada vez más se considera la luz UVA un causante de cáncer de piel.

Los filtros solares son sustancias que se añaden a las cremas para otorgarles el efecto protector solar. Los hay de 3 tipos: físicos (minerales), químicos y biológicos (extractos de plantas). Los más seguros y recomendables son los filtros físicos- que en los últimos años se vienen sustituyendo por nanopartículas de estas mismas sustancias- puesto que no se absorben por la piel y actúan reflejando la luz ultravioleta, como si hicieran una sombra sobre la piel.

Tal y como explica en su blog el médico de familia David López Heras: "El término nanopartículas es muy amplio pues incluye cualquier tamaño de partícula. Se sabe que partículas hasta 70 nm (micronizados) no son absorbidas por la piel y son completamente seguros, e incluso más pequeñas, hasta 40-50 nm. Estas mismas partículas inhaladas en polvos o sprays en cambios si que son tóxicas para la salud sobre todo en exposiciones laborales continuas o a altas dosis. En cosmética se usan partículas incluso menores de 20 nm que son transparentes a la luz visible. En la etiqueta se puede ver si se utilizan nanopartículas o no, pues van el ingrediente va acompañado de la palabra NANO. Algunas marcas las recubren con silicio o dimeticona para evitar su absorción y otras han conseguido formulaciones sin nanopartículas que no quedan tan blancas".

A este respecto, la OCU recomienda, en la medida de lo posible, evitar las nanopartículas, sobre todo cuando están presentes en los espráis. 

El problema reside en el comportamiento de las personas más que en los protectores solares (cada vez más controlados) puesto que además de utilizarlos mal, con prácticas peligrosas como el 'tan touring', se quedan más tiempo al sol de lo que deberían. Y hay que insistir en que la mayoría de los ingredientes de los productos para el sol no son perjudiciales para la salud humana porque se usan en dosis bajas (el umbral establecido por la FDA para este tipo de productos es de 0,5 nanogramos por mililitro), o no se absorben, y se suelen combinar o asociar con otros para equilibrarlos.

"No protegerse uniformemente contra el sol no es una buena idea, vas a dejar tu piel con un pigmento desigual que puede tardar meses o años en desaparecer", explica Mona Gohara, profesora de dermatología en la Facultad de Medicina de Yale.

Los expertos no son los únicos que se han pronunciado, la popularidad y el revuelo que ha generado el 'tan touring' ha llevado a algunas influencers comprometidas con la salud de la piel como Talia James a compartir vídeos como este para avisar lo que no se debe hacer.

Por otro lado, conviene recordar que el bronceado saludable no existe. Ese tono moreno que adquiere la piel es un mecanismo de defensa que surge cuando tu ADN se está dañando.

"El bronceado es el resultado del daño celular", explica la doctora Susana Puig Sardá del Centro de Diagnosis Dermatológica. La piel para protegerse fabrica melanina, por eso nos bronceamos. Y el bronceado aparece como respuesta de nuestras células al daño producido por la radiación solar. 

Además, "usar dos tipos de protectores solares de distinta graduación no implica lograr el objetivo que se pretende", asegura la experta que coincide con otros dermatólogos al tachar de 'ridícula' esta práctica. 

De hecho, en lugar de lograr el contorno deseado, puedes llevarte algún disgusto y acabar echa un cromo si sudas, te mojas o haces ejercicio. Pero lo que es peor, al dejar alguna zona desprotegida es probable que aparezcan manchas.

También hay que tener en cuenta los agentes genéticos de cada persona, que sumados a los factores ambientales, es decir, a la radiación solar en este caso, son los principales causantes de la posible aparición de un carcinoma en la piel y del melanoma.

Además de descartar esta tendencia, los profesionales recomiendan no escatimar con los protectores solares y aplicarlo de manera uniforme por el rostro, sin descartar ninguna zona, y siempre con bloqueador de alto FPS (de acuerdo con tu fototipo de piel), y recuerdan que debe reaplicarse varias veces al día para así reforzar sus beneficios y protección.

Como mínimo, tendrá que tener un factor de protección solar (FPS/SPF) de 15; este valor indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que se debe permanecer al sol sin quemarse, aunque es mejor si es superior.

"Un bloqueador bueno debe protegerte contra los rayos UVB/UVA. Por lo menos que sea de 30 FPS y se debe de aplicar diariamente, incluso en los días nublados, y esto se debe aumentar a uno de 50 FPS en verano", explica el dermatólogo Joshua Zeichner en declaraciones recogidas por ¡Hola! México

Si de verdad te preocupa la seguridad de las cremas solares te tranquilizará saber que existe un reglamento (el 1223/2009) que regula estos productos a nivel europeo. Desde su creación se han ido introduciendo modificaciones a propósito del uso de las distintas sustancias para minimizar sus riesgos y reacciones adversas. 

La doctora Aurora Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 de Octubre (Madrid) recuerda que "los fotoprotectores nunca deben considerarse un procedimiento sin riesgos para prolongar la exposición solar sin sufrir quemadura. Aunque no se vean los efectos a corto plazo, pueden producirse carcinomas, melanomas y envejecimiento". Para que nos protejan hay que respetar estas normas:

  • Debe aplicarse 15 minutos antes de la exposición solar

  • La aplicación debe repetirse cada 2 o 4 horas.

  • El producto ha de aplicarse en cantidad suficiente; la cantidad aplicada para medir el factor de protección es de 2 ml/cm2 o 2mg/cm2.

Más historias que pueden interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente