El loco verano del amor de Tamara Falcó

·12 min de lectura

Cuando uno está enamorado se le nota en la cara y podríamos decir que la de Tamara Falcó es fiel reflejo de cómo se siente su corazón en estos momentos. La hija de Isabel Preysler está feliz y locamente enamorada de Íñigo Onieva y está viviendo una de las etapas más bonitas de su vida a su lado. Este es su primer verano como pareja y en las últimas semanas estamos descubriendo a la Tamara más divertida y natural seguramente gracias a esa felicidad que le proporciona tener el corazón contento.

La pareja vive su amor con total naturalidad y siempre han pasado de los rumores maliciosos sobre un supuesto distanciamiento entre ellos hace un par de meses. Antes de que Tamara comenzara sus vacaciones estivales, la pareja ha tenido que asistir a unos cuantos eventos sociales en los que, a juzgar por las imágenes en sus redes sociales, se lo han pasado en grande. El primer sarao al que asistió la ganadora de MasterChef fue a la boda de la hermana de una de sus mejores amigas. El 26 de junio se casó en Extremadura Teresa Bergel, hermana de Luisa Bergel, una de las BFF (Best Friend Forever) de la marquesa de Griñón con la que suele salir de cena en Madrid. Tamara fue acompañada por su novio y disfrutaron al máximo junto a sus mejores amigos, a los que llaman de manera cariñosa 'familia de seis'. 

Dos bodas y un funeral

La pareja se mostró cariñosa y no dudó en posar para Instagram dándose un tierno beso durante el banquete tras la ceremonia celebrada en el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, en la provincia de Cáceres. En ese enclave bucólico, Tamara e Íñigo se fotografiaron de manera muy divertida al lado de Casilda Aguilera, reportera de Españoles por el mundo, y su prometido Yago Antón, director general de Dlux Eficiencia Energética; y Luisa y su novio Cristian Flórez, directivo de Bemate, que forma parte del grupo hotelero de Kike Sarasola. Entre carcajadas y bailes improvisados haciendo piruetas o corriendo hacia la cámara, Tamara nos dejaba ver su lado más divertido junto a su pandilla de amigos madrileños. 

Tras la diversión y las risas, Tamara regresó a Madrid por unos días y fue protagonista en un evento que nada tenía que ver con el anterior: el funeral en memoria de su padre. Carlos Falcó, marqués de Griñón, falleció en marzo de 2020 como consecuencia del coronavirus y poco después del comienzo del confinamiento en España, y a finales de junio de este año, sus hijos y su segunda mujer, Esther Doña, con la que Tamara no había coincidido hasta este momento, quisieron rendirle homenaje con una misa funeral en la real basílica de San Francisco el Grande. Además de sus hermanos por parte de padre, junto a Tamara también estuvo Íñigo y su primo Álvaro Falcó con su prometida Isabelle Junot, hija del conocido empresario Philippe Junot, así como otros rostros conocidos como Carlos Fitz-James, duque de Alba, la modelo Nieves Álvarez o la infanta Elena.

Y de ahí, a la boda de uno de sus mejores amigos. El sábado 10 de julio se celebraba una de las bodas del año. Por el altar pasaron Felipe Cortina, hijo del fallecido empresario Alfonso Cortina y de la socialité Miriam Lapique (hermana de Cari Lapique), uno de los considerados 'cachorros de la jet' madrileña y que en la actualidad se ocupa de los negocios familiares y es fundador de la conocida marca de calcetines Jimmy Lion. Felipe se dio el 'sí, quiero' con su prometida, la arquitecta y diseñadora de interiores de origen bilbaíno Amelia Millán. Tamara no quiso perderse este bodorrio y se desplazó a Retuerta del Bullarque, en el municipio castellano-manchego de Ciudad Real, en cuya iglesia de San Bartolomé Apostol se celebró la romántica ceremonia. Para la ocasión y con las altas temperaturas propias de la época y la zona en la que se llevó a cabo el enlace, Tamara eligió un veraniego vestido de volantes y estampado tropical en tonos nude, lila y naranja, con escote en V y tirantes anchos firmado por Johanna Ortiz. Además, añadía a su look unas sandalias de tacón de Aquazzurra y joyas de Tous, marca de joyería de la que es embajadora la flamante nueva marquesa de Griñón.

"Épico", escribía en su perfil de Instagram la hija de la reina de corazones junto a varias instantáneas en las que comprobamos que la boda había sido tal cual se esperaba incluso con las restricciones sanitarias que rigen estos meses en España. Una de sus mejores compañeras de bailes y risas fue sin duda Isabelle Junot. La prometida del primo de Tamara, uno de sus primos favoritos, por otro lado (de hecho la fue a visitar a MasterChef Celebrity en una de las pocas ocasiones que le hemos visto en un acto público) se ha convertido en una de las leales escuderas de la diseñadora y con su sonrisa y su buen humor han congeniado a la perfección. Isabelle se dedica al mundo de la nutrición (aunque estudió Interpretación en Estados Unidos) y desde su perfil de Instagram Isa Healthy Life da consejos de una forma desenfadada y cercana sobre nutrición y sobre todo para tener una relación sana con la comida y no sentirse mal si un día cometes algún 'pecadito' gastronómico. Las amigas y futura familia se lo pasaron pirata bailando ("What a wedding", escribía Isabelle sobre el evento) junto a otros invitados VIP como Marta Ortega -heredera del imperio Inditex- y su marido Carlos Torretta, Alonso Aznar con su novia Renata Collado (a la que había 'presentado en sociedad' en otra boda en Gijón apenas unos días antes), Elena Cué y Alberto Cortina -hermano del fallecido Alfonso Cortina, padre del novio y que murió en abril de 2020-, Nuria González o Nicolás Vallejo-Nágera.

Ibiza: primer destino de vacaciones

Después de tanto evento social y de haber conseguido además el Certificat de Cuisine Intermédiaire de la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu en la que se ha formado este año como chef, Tamara necesitaba un poquito de relax y nada mejor que marcharse unos días a desconectar en la isla más famosa de nuestro país: Ibiza. Con su inseparable Íñigo, la diseñadora aterrizaba en la isla pitiusa para disfrutar de sus aguas cristalinas y de algunos de lo locales de moda del 'place to be' de cantantes, actores y celebrities internacionales de cada verano. Con la pareja del momento estuvieron sus grandes amigos Luisa Bergel y su pareja Christian Flórez. Como curiosidad, parece que la amistad entre Tamara e Íñigo surgió durante la celebración del cumpleaños de Luisa en una finca de Extremadura a comienzos de 2020, aunque no comenzaron su romance hasta septiembre de ese mismo año. 

En ibiza, los cuatro disfrutaron de unos días a bordo de un yate de lujo de 23 metros de eslora, capacidad para doce personas y con todas las comodidades que, según ¡Hola! alquilaron por unos 6.200 euros al día, en el que recorrieron el Mediterráneo e hicieron una parada (obligada) en Formentera. Allí no quisieron perder la ocasión de comer en el Beso Beach, el beach club más famosos de la isla. Esta era la primera vez que Tamara comía en este restaurante en la playa de Ses Illetes, frente al mar y con una de las cocinas mejor valoradas de la isla. Pero si por algo es conocido el Beso Beach es por sus mojitos, su fiesta al caer la tarde y ver el atardecer desde la arena y por los famosos que pasan por sus mesas cada año, de los futbolistas Messi o Neymar a la modelo Kate Moss pasando por Mario Casas, Dani Martín o Mariah Carey y el diseñador italiano Giorgio Armani.

Muchas risas y un estupendo bronceado fueron algunas de las cosas que Tamara se llevó de esta escapada ibicenca en la que pudieron comer a bordo del barco, ver románticos atardeceres y visitar alguna cala perdida de la que no quisieron dar cuenta en sus redes sociales para no ser 'pillados' por los fotógrafos. "Summer Loving. Atardeceres de ensueño en buena compañía", plasmaba Tamy en Instagram junto a una foto dándose un tierno beso con su chico en la que vimos lucir un pareo largo y camiseta de tirantes básica en blanco que dejaba a la vista su bikini negro. Aunque era un viaje de placer con amigos, la pareja visitó el restaurante Tatel, que forma parte de la compañía Mabel Hospitality en la que desde hace un par de meses trabaja Íñigo como responsable de desarrollo de negocios de hostelería.

Amor entre viñedos 

Como no todo van a ser playas de ensueño y actividades acuáticas bajo el sol, Tamara también ha querido hacer una escapada al centro del país, concretamente a Valladolid. El pasado fin de semana, pese al sol de justicia y las altas temperaturas que hay estos días en la meseta castellana, la parejita ponía rumbo a la capital castellano-leonesa para vivir una experiencia gastronómica y vinícola excepcional. Íñigo y Tamara volvían a mostrar lo enamorados que están en un entorno tan lujoso como único: el hotel de lujo Abadía Retuerta LeDomaine, que está situado en Sardón de Duero. Los enamorados llegaban a este establecimiento el sábado para disfrutar del entorno bucólico en el que se encuentra y de la exquisita gatronomía que encierra este rincón de la Ribera del Duero.

¿Cómo es el lugar en el que los 'tortolitos' han estado hace unos días? Se trata de un hotel de cinco estrellas (de los primeros que tuvo mayordomo 24 horas para los huéspedes en España y considerado uno de los mejores del mundo por diferentes webs de viajes) situado en la Abadía de Santa María de Retuerta, fundada a finales del siglo XII, a orillas del río Duero. Es una de las obras más importantes del románico vallisoletano y el hotel, creado en 2012, ha continuado con la tradición milenaria del cultivo de la vid. Íñigo y Tamara disfrutaron de una de las tres suites con las que cuenta el alojamiento LeDomaine en la antigua hospedería de la Abadía y allí se despertaron frente a los espectaculares viñedos y degustaron un completo desayuno con jamón ibérico y huevos pochados sobre tostadas regadas por aceite de la bodega del padre de Tamara, el fallecido marqués de Griñón.

Dado el calor de esos días, la pareja optó por disfrutar de la jornada en una de las hamacas al borde de la piscina en medio del campo del hotel y ahí Íñigo quiso inmortalizar el momento fotografiando a su chica vestida de manera informal con una túnica en tonos rojos de estilo boho y un sombrero con el que cubría su rostro del sol. Tampoco se quisieron perder un paseo por las viñas y por la increíble bodega con la que cuenta el establecimiento que tiene hasta 400 etiquetas en vinos tanto españoles como europeos. Y no faltó en su escapada una de las grandes atracciones de este lugar: un paseo por su iglesia donde se encuentra una de las obras del escultor Eduardo Chillida. La escultura titulada Rumor de Límites V está ubicada en el ábside central y a ella se accede a través de un recorrido iluminado con velas que le dan aún más solemnidad al momento mágico. La obra es una pieza única en acero que forma parte desde mayo de este año del hotel y que se une además a su colección de arte renacentista, barroco y moderno. 

Como amantes del buen comer que son (Tamara además está hecha toda una chef tras su paso por el concurso culinario de TVE), la pareja disfrutó de la oferta gastronómica del hotel y comió desde una campestre barbacoa en la terraza de la piscina en la que degustaron carne y pulpo a la parrilla recién hecho, hasta las delicatessen y los platos más elaborados del restaurante Refrectorio, que cuenta con una estrella Michelin y dos Soles Repsol y una estrella Verde que acredita que sus platos están hecho con productos que respetan al máximo el medio ambiente (de hecho tienen un huerto ecológico dentro del recinto). El restaurante está situado en el antiguo refectorio de la abadía y nada más entrar los comensales se encuentran con el fresco La Sagrada cena, de 1670. Falcó y Onieva pudieron cenar uno de los tres menús que ofrece el chef Marc Segarra y que están compuestos de platos hechos con productos de la zona y un toque moderno y regados por vinos de la zona. Para la romántica cena junto a su chico, Tamara eligió un vestido rojo con lazadas en los tirantes diseñado por ella para su firma TFP que combinó con unas bailarinas planas muy cómodas y apropiadas para el escenario de la velada.

De celebración familiar

Una vez de vuelta a la capital, Tamara no ha parado. Nada más empezar la semana se encargaba de organizarle una fiesta de cumpleaños a su sobrina, la hija menor de Xandra Falcó, en el restaurante Tatel, su favorito desde que Íñigo empezara hace unos meses a trabajar para el grupo que lo gestiona. La hija de la hermana mayor de Tamara, con la que Tamy se lleva de maravilla, se lo pasó en grande con una cena divertida llena de globos y que culminó con una tarta sorpresa hecha especialmente para ella por la empresa de tartas personalizadas Balbisiana.

Aunque antes Tamara casi no usaba sus redes, desde hace unos meses nos enseña buena parte de su día a día y se muestra tal y como es ante sus más de un millón de seguidores. Este está siendo sin duda uno de los mejores veranos de su vida (después de que el pasado no lo fuera tanto tras la repentina muerte de su padre) y en esta felicidad tiene mucho ver el amor y, concretamente, su chico Íñigo Onieva

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente