Tamara Falcó: "Me veo pasando por el altar en 2023"

tamara falcó entrevista
Exclusiva con Tamara FalcóÁlvaro Gracia

“EMPIEZA A SER QUIEN ERES EN VEZ DE CALCULAR QUIÉN SERÁS”.

La metamorfosis. Franz Kafka.

Como Historia de las ciudades, de Charles Dickens, este era el peor y el mejor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura, la época de las creencias y de la incredulidad, la era de las tinieblas y de la luz, el invierno de la desesperación... y el ‘enero’ de la esperanza. Porque así han sido estos últimos meses, semanas, días, horas... para ella. Todo por hacer y donde todo es posible. Y, curiosamente como en un cuento de Dickens, la Navidad trajo consigo la metamorfosis, el cambio, la armonía, la paz... y hasta la reconciliación.

Pero no siempre fue así.

Es 20 de diciembre y el plomizo cielo de Madrid amenaza con precipitar sobre nuestras cabezas. El reloj marca las nueve de la mañana cuando recibo una llamada desde la casa más fotografiada de Puerta de Hierro, la de Isabel Preysler, donde se encuentra viviendo su hija Tamara Falcó (Madrid, 1981). Es Aurora, su asistenta personal y secretaria: “Señor, hay prensa en la puerta de casa y la seguirán allá donde vaya. ¿Podría decirme si existe la posibilidad de entrar al estudio de fotografía directamente desde el garaje?”. En cuestión de minutos aparece un vehículo con los cristales tintados; tras él, un aluvión de coches, motos y objetivos de largo alcance que corren desesperadamente a captar alguna imagen de nuestra protagonista. No hay opción para ello, pues la puerta del garaje le da acceso a un mundo de cuasi anonimato y libertad. Sorprendentemente sonriente, Tamara baja del automóvil mientras repite un mantra: “No es una cosa a la que sea ajena, yo crecí rodeada de paparazis, pero la popularidad de mi madre en los 80 es algo que yo jamás he alcanzado”. Hasta ahora.

tamara falcó entrevista
Top de lamé de GUCCI y guantes de ante de GUANTE VARADÉ. Lápiz de ojos Phyto-Khol Star Waterproof Nº1 Matte Onyx y labial Le Phyto Rouge edición limitada tono 16 Beige Beijing, ambos de SISLEY.Álvaro Gracia

En 2022, el buscador de Internet Google publicó la lista con las tendencias más populares entre los usuarios y en el Número 1 ahí estaba Tamara Falcó como el personaje más buscado, por encima de Will Smith y su famosa bofetada durante los Oscar o incluso la reina Isabel II de Inglaterra.

Tiene cierta lógica. Han sido meses hipnóticos de idas y venidas, de gratos encuentros y estériles divergencias, de docurealities, pedidas interrumpidas, besos retransmitidos en directo... y hasta una ruptura anunciada. Pero dicen que la felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y, suavemente, se posa en ti. Y esto ha sucedido en la vida de la marquesa de Griñón.

Ese mismo día gris y lluvioso al que hacíamos referencia todo era distinto. Por entonces, y tras una ruptura con su prometido, Íñigo Onieva, Tamara se refugiaba en “la fe, la familia, los amigos y el trabajo”. Vivía momentos complicados en los que se preocupaba mucho de su bienestar emocional, además del espiritual: “Desde siempre sigo buscando ese equilibrio gracias a que tengo un buen equipo de terapeutas. Cuento con Marian Rojas y con Francesca Román como mis terapeutas de cabecera, que me han ayudadoa afrontar todos estos complejos episodios, pero tengo claro que mi bienestar no viene de una pareja, eso es parte, pero no lo es todo”. Ser parte casi del ideario español, esa exposición pública a la que es sometida “es un arma de doble filo, pero lo prefiero a estar viviendo una mentira. No me gustan las mentiras y prefiero mil veces que las verdades salgan a la luz. Mucha gente se sintió identificada conmigo, puesto que en algún momento han sufrido una infidelidad, pero tenía dos opciones: o quedarme en casa o salir y luchar. Al final, todos los días de tu vida es una lucha. Y yo tenía el ejemplo de unas mujeres muy fuertes, como el referente de mi madre, que en los años 70, sin haber estudiado una carrera, con tres hijos, su situación era mucho más complicada que la mía. Ella se vio ante la tesitura de vivir un matrimonio bajo el engaño, donde le era infiel su marido y para ella fue un ‘no’ rotundo. Mi madre estaba muy preocupada y yo la tranquilicé diciendo: ‘Mira, vamos a darle el beneficio de la duda, pero si no es así, no te preocupes que yo voy a tomar la decisión correcta. Pero la decisión correcta no viene porque me lo haya dicho mi madre, es lo que yo quiero para mí. La confianza en la otra persona y la honestidad son los cimientos de todo. Pero no hay una vida sin cruces y si hago examen de conciencia veo que todo lo he hecho desde la verdad, he entregado todo lo que tenía y he amado sin tapujos, puesto que para mí esa es la única forma de amar posible. Cuando empecé la relación con Íñigo yo ya me quería a mí misma. “Estoy contigo porque soy mejor contigo, porque me sumas’ eso es lo que le decía a él. Así, cuando se rompe la pareja, sigues siendo tú...”.

Y así fue. Tamara siguió siendo Tamara. A pesar de las embestidas, de los dimes y diretes, de los díscolos vaivenes, de las acusaciones entre amigos o de una más que sobreexpuesta ruptura. Y llegó la Navidad. Y pasaron días entre nuestra primera y última conversación. Y surgió otra ruptura en la familia, la de su madre Isabel con el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Y ahondó en los sentimientos, en sus sentimientos. Descubrió que el perdón junto con el arrepentimiento eran buenos compañeros. Y, que, sin duda, cuando estás enamorada poco puedes luchar contra la razón. Llegó el 24 de diciembre, y cuando la Nochebuena nos convoca, nadie queda excluido. “Habíamos hablado poco antes del 24 –me confiesa Tamara días después de nuestra sesión– y le escribí para felicitarle las fiestas. Le dije que si quería venir a casa a saludar a mi familia y después nos iríamos juntos a la Misa del Gallo. Fue bastante mono, porque vino. El 24 es una noche muy especial, creas un ambiente de alegría y paz, algo muy bonito, y ahí sellamos las paces. Tras esa noche, seguimos hablando, nos vimos otra vez y me removió todo. Es como algo que no he sentido nunca, jamás he vivido algo así. Él se había dado cuenta de muchas cosas; el cambio no sucede en tres meses y él también se pegó un batacazo. Fue todo un cruce de emociones y cuando ves a alguien arrepentido de verdad, que ha metido tantas veces la pata... al final puede el amor”. Casi parafraseando a Rousseau, “las cartas de amor se empiezan sin saber lo que se va a decir y se terminan sin saber lo que se ha dicho”. Como casi en un paralelismo, Falcó confiesa que "cuando me pasó eso me dolía literalmente el corazón, me dolió el pecho durante dos semanas seguidas, tenía roto tal cual el corazón. Es impresionante, pero lo viví así. Luego convivieron muchas emociones del 24 al 31 y, de repente, el último día del año me dije para mí misma: ‘Nos hemos vuelto locos, tengo que empezar 2023 fenomenal. Me pasé la tarde llorando mientras hacía la lista de proposiciones para año nuevo y justo antes de las doce uvas le escribí un mensaje. Él me contestó: ‘Tamara, me vas a volver loco... ¡Que son los cuartos! Y yo lloraba. Fue bastante bonito. Íñigo tenía invitados en casa, había venido su hermana y un amigo, pero tras las doce campanadas, cogió su moto y se vino a casa de mi madre. Yo, impresionada, le pregunté que cómo había venido si tenía invitados en casa. Él me respondió: ‘Yo no voy a anteponer nada ni nadie a ti. Te quiero’. Y me derretí”.

Dijo Nietzsche que lo que se hace por amor está más allá del bien y del mal; y como parte de la psicología freudiana, el que ama se hace humilde, puesto que aquellos que aman renuncian a una parte de su narcisismo. Para Tamara, esta segunda oportunidad le ha valido para aprender mucho del amor “de lo generoso que puede llegar a ser, lo mucho que estás dispuesto a sufrir cuando quieres a alguien... Y eso también es parte del amor. Es una cruz como la que tuvo Jesús, y en el amor también hay cruz y cuando quieres a alguien tienes que aceptarlo. Es rarísimo para mí, totalmente nuevo, pero espero que esta sea la de verdad y que Íñigo haya aprendido”. Y no se trata de una reconciliación sin meditar ni tampoco de una oportunidad impuesta. “A mí me sacaban muchos novios en la prensa, unos y otros... A mis padres había quienes les gustaban muchísimo, pero lo que tú sientes por alguien no te lo puede decir nadie, ni tu madre ni nadie. Las decisiones son de una, como la de la ruptura de Mario con mami, cuando alguien toma esta decisión es que existen muchas cosas que la han llevado a tomar esta resolución. A mí claro que me da pena, porque Mario siempre ha sido muy amable y cariñoso con nosotras, pero la decisión es de mi madre y él, a ella la veo en paz serena”.

tamara falcó entrevista
Tamara posa con chaqueta de plumas de marabú y guantes de satén, todo de DOLCE & GABBANA.Lapiz cushion iluminador Stylo Lumière Nº1 Pearly Rose de SISLEY.Álvaro Gracia

Una de las cosas de las que Tamara se siente más orgullosa es porque tiene “una familia y unos amigos que se han volcado. Mi familia también son mis amigos y no sabía que tenía unos amigos tan buenos. Ayer estuve hablando con Juan Avellaneda y le pregunté: ‘Si me vuelvo a caer, ¿estarás ahí para recogerme?’. Me respondió que claro que sí, pero que no me puedo meter en esto pensando en que no va a funcionar. Pero... pensemos en el peor de los escenarios, también te dan la charla en caso de que caiga el avión y yo nunca he estado en un avión que se haya caído, pero por si acaso... Y yo le respondí que si se cae el avión, me pongo el salvavidas y floto. Pero no voy a pasar el resto de mi vida pensando en qué podría haber sido y si esta persona habría sido la correcta para mí. Tenemos una sola vida y hay que vivirla. Lo de mi madre es complicado, ella me ha dicho que siempre va a estar ahí, si por ella fuera viviría en una burbuja para que nadie me hiciera daño. Eso es amor de madre, puesto que te quiere evitar cualquier daño o mal, pero esta decisión es mía. Ella me dijo: ‘Te lo puede volver a hacer, ¿sabes?’. Pero claro, ella habla por sus experiencias. Yo también le pregunté: ‘¿Mami, tú a tío Julio e diste una oportunidad?’. Tajantemente me dijo que no. Le dolió tanto que no pudo perdonarlo, a pesar del amor que sentía por él. Eso me llegó directo al cuore, pensé: ‘Madre mía, lo mismo ha sido el hombre de su vida y no pudo perdonarlo por el daño que le había hecho’. Seguramente quería que yo aprendiera de eso que me decía, pero son sus daños, ella quiso protegerse y lo que quiere hacer conmigo es protegerme. Por eso pienso a veces lo fuerte que puede llegar a ser la vanidad, el orgullo, el tú a mí no me haces eso... ¿Por qué dejar escapar a la persona que verdaderamente amas? Y yo estaba justamente en ese proceso y pensé que lo nuestro era amor. Así lo sentí yo. Pero mami siempre va a estar ahí y va a ser el paracaídas. Esa es la gente que te quiere. Al final una toma sus decisiones como adulto”.

“Empieza ya a ser quien eres en vez de calcular quién serás”, recoge la obra de Franz Kafka, La metamorfosis. Una frase que celebra esta decisión y que llama a recuperar este fragmento de Ruiz Iriarte: La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía. El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca. Después de este pensamiento Tamara respira hondo tras el teléfono y termina: “Yo tengo esperanza y estoy enamorada. Allá que voy, allá que voy... Me veo pasando por el altar en 2023 y he estado pensando que solo tengo seis meses para el vestido de novia (risa contagiosa)”.

Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta. Haruki Murakami.

PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE: RAQUEL ÁLVAREZ (ONE-OFF ARTISTS). PRODUCCIÓN: BEATRIZ VERA. ASISTENTES DE FOTOGRAFÍA: EDWIN CANO Y AITOR SOLA.