Tamara Falcó e Íñigo Onieva: sabemos cuándo y dónde será la boda del año

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Aunque todos esperábamos que de un momento a otro Tamara Falcó e Íñigo Onieva nos anunciaran su compromiso, lo cierto es que la pareja ha conseguido sorprendernos: este jueves, los tortolitos revelaban a través de las redes sociales que Íñigo le había pedido matrimonio a la marquesa de Griñón, y los 'likes' y los mensajes de felicitación volaron en su muro de Instagram. Por lo que pudimos saber a través de su docuserie en Netflix, 'La Marquesa', ella estaba deseando que su novio se lo pidiera, y por fin, en el día de su segundo aniversario, ha visto su sueño cumplido. Ahora sólo nos queda conocer los detalles de un día tan especial, y es que conociendo el perfeccionismo de Tamara, nada va a quedar a la suerte y, seguramente, esté todo milimétricamente medido para ser una de las grandes bodas de los famosos del año.

Ha sido la propia Tamara la que ha dado algunos detalles de la boda, como el día y el lugar: será el próximo 17 de junio de 2023, y el lugar no podía ser otro que la finca 'El Rincón', heredada de su padre cuando falleció, y donde ya ha podido celebrar varios eventos privados, como su cena de graduación de 'Le Cordon Bleu' o la boda de una amiga. Incluso su padre se casó allí, pero ya ha adelantado que será una boda más pequeña: "No creo que la hiciese gigantesca. Mi padre me contó que en su primera boda seguía saludando a gente al final de la noche. Fueron 1.000 personas y eso sí que me parecería una pesadilla", le confesó a Pablo Motos.

El Rincón es un precioso palacete del siglo XIX situado a las afueras de Madrid, en las inmediaciones de la localidad de Aldea del Fresno. Allí se han alojado personalidades la reina Victoria Eugenia (un detalle que Tamara cuenta en su docuserie), Alfonso XIII o el conde de Romanones. Carlos Falcó la recibió en 1994 de su tía, Paloma Falcó, que a su vez la había heredado en 1967 de su esposo, José Mitjans y Murrieta.

Aún faltan meses para el gran día, pero estamos seguros de que iremos conociendo muchos detalles del enlace poco a poco. De momento, sabemos que Tamara se enamoró de los vestidos de novia de Carolina Herrera en uno de sus últimos viajes a Nueva York; tampoco sorprendería que las joyas que luzca en ese día fuesen de Tous por la gran relación que tiene con la marca, mientras que las flores de todo el evento podrían estar a cargo de la firma Floreale, que ya dieron un adelanto en una entrevista al diario Expansión en 2019 de los gustos de Tamara: "Suele contar con nosotros siempre y le gustan las flores muy naturales, delicadas y femeninas como las peonías, ranúnculos y las rosas de jardín, y los tonos melocotón".