Tamara Falcó e Íñigo Onieva protagonizan un posado irrepetible en la boda de Álvaro Castillejo

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Tamara Falcó y su novio, Íñigo Onieva, han vivido un fin de semana de película, y es que la pareja se ha trasladado a Sotogrande (Cádiz) para celebrar la boda del primo de ella, Álvaro Castillejo, con la periodista Cristina Fernández Torres. Ésta era la primera boda de la familia Preysler a la que Íñigo acudía, y además Tamara tenía un cometido fundamental: mientras su madre, Isabel, fue la madrina del enlace, a ella le tocó ser uno de los testigos. Una boda tan especial requería una bonita foto para enmarcar, y los tortolitos la compartieron con todos nosotros a través de las redes sociales.

Íñigo apostó por un sencillo traje azul con camisa de cuello italiano y corbata, mientras que Tamara dejó claro que fue una de las invitadas más elegantes con un vestido de estampado boho, con un maquillaje simple pero eficaz y un recogido bajo.

Photo credit: Íñigo Onieva - Instagram
Photo credit: Íñigo Onieva - Instagram

La pareja, sin duda, se lo pasó en grande, ya que apenas compartió contenido de la boda en redes sociales, símbolo de que consiguieron olvidarse del teléfono y entregarse al festejo. Además, todos estaban en familia, y es que casi todos los hijos de Isabel Preysler pudieron acudir a la invitación -a excepción de Enrique y Chábeli- a pesar de lo difícil que es cuadrar agendas: acudieron Julio Iglesias Jr y Ana Boyer, que fue acompañada de su marido, Fernando Verdasco, y tampoco faltaron las hermanas de éste, Sara y Ana, buenas amigas de los novios.

La lista de invitados fue larga, y no faltaron algunos famosos. Por ejemplo, no se perdieron el sarao Luis Alfonso de Borbón, Margarita Vargas o Vicky Martín Berrocal, ni influencers como Marta Carriedo, Carlos Herrero Ballester o Natalia Cebrián. Sin lugar a dudas, fue un enlace muy emotivo, especialmente después de que la abuela del novio y madre de Isabel Preysler, Beatriz Arrastia, falleciera el pasado agosto, hace menos de un año. También estuvo muy presente en la mente de todos la madre de Álvaro, Beatriz Preysler, que falleció tristemente a los 53 años en 2011.

No se puede negar que los novios y todos los invitados se lo pasaron en grande, pero después de un fin de semana de celebraciones, ya tocaba volver a casa, y algunos, como Íñigo, lo han celebrado: "Temporada de bodas, por fin terminada", publicaba en Instagram. Ahora toca centrarse en las vacaciones. ¿Con qué destino nos sorprenderán el empresario y la marquesa de Griñón?

Photo credit: Íñigo Onieva - Instagram
Photo credit: Íñigo Onieva - Instagram
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente