Cinco técnicas que mejorarán tus dientes sin tener que gastarte una fortuna

·5 min de lectura
Photo credit: John Kelly
Photo credit: John Kelly

Pocas cosas condicionan tanto el aspecto de una persona como una bonita sonrisa. Y para eso no hace falta tener una dentadura “profident” ni alcanzar ese grado de perfección y artificio en los dientes que lucen algunas viejas glorias de Hollywood –léase Robert Redford en los 2000– y que hacen hasta dudar de si llevan dentadura postiza. El caso es que la perfección no tiene por qué ser el objetivo, pero está comprobado que unos dientes armoniosos, sanos y sin manchas suben notablemente el “guapo” de una persona. Y no lo decimos nosotros, sino una encuesta realizada por la AACD (American Academy of Cosmetic Dentistry), que ha estudiado las primeras impresiones, y concluye que lo primero en lo que se fijan las personas cuando conocen a alguien es en su sonrisa (48%) por encima incluso de lo su conversación (25%).

Tal vez por eso ahora asistimos a una fiebre de tratamientos, implantes y alineadores para corregir defectos dentales. Y es que si los problemas bucales no afectan a tu salud y son “solo” una cuestión puramente estética, hay varias técnicas con las que mejorarás notablemente el aspecto de tus dientes sin tener que vaciarte el bolsillo. Seleccionamos cinco técnicas con las que no tendrás que gastarte una fortuna y que le darán un upgrade a tu dentadura.

Controla el bruxismo

Puedes pensar que apretar los dientes en situaciones de estrés o rechinar por la noche no tiene nada que ver con la estética de tu sonrisa, pero estás equivocado. “Los pacientes que sufren un bruxismo severo llegan a consulta con desgastes de la estructura dentaria y problemas de sensibilidad entre otros muchos, por no tratarlo a tiempo, y pueden llegar incluso a pérdida de piezas”, afirma la odontóloga Eugenia Cervantes, especializada en estética dental. Si estás en una etapa inicial, no dejes pasar este asunto y visita cuanto antes a un especialista: “Si es un problema leve bastará con colocar una férula de descarga para liberar toda la tensión acumulada en la mandíbula y evitar el con tacto entre los dientes”, añade. Una solución que ronda los 300 euros.

Fuera manchas

El color amarillento y las manchas afean mucho los dientes, aunque el extremo opuesto, el blanco nuclear, tampoco es la mejor solución. Como explica el odontólogo de las estrellas Carlos Saiz, “los dientes extremadamente blancos que vemos en actores, modelos publicitarios o influencers, probablemente no se corresponda con el estado ideal de la dentadura, ni te favorecerá necesariamente”. Por eso, lo mejor es ir a consulta y ver con el experto la carta de colores y decidir el tono que mejor te va. Si tienes la tentación de resolver el asunto del blanqueamiento en tu casa, piénsatelo dos veces. “Desconfía de los productos milagro, puede que no sean seguros. Y no recurras a soluciones caseras, que son peligrosas o contraproducentes, como el bicarbonato sódico, que es abrasivo que puede dañar el esmalte y la encía”, añade. En la clínica Carlos Saiz Smile utilizan la técnica Zoom de blanqueamiento, mínimamente invasivo, con tecnología de última generación que no afecta al esmalte natural, ni produce sensibilidad dental y, además, permite elegir la tonalidad exacta al gusto del paciente. ¿Lo mejor? Puede blanquear hasta ocho tonos en menos de una hora, pero, eso sí, siempre y cuando no tengas carillas ni coronas. ¿Su precio? 500 euros.

Rejuvenecimiento dental

Lo mismo que usas cremas o bótox para quitarte algunos años de la cara, también hay técnicas antiaging para los dientes. Es un procedimiento aditivo, lo que quiere decir que se añade material para conseguir rejuvenecer un diente que se ha desgastado con el tiempo o que se ha roto por microtraumas continuos. “El objetivo es devolver a su forma original un diente que se encuentra con unos bordes irregulares, restaurando su superficie con resinas dentales cosméticas enriquecidas con partículas de porcelana, lo que les otorga la estética y la durabilidad adecuada. Se trata de un proceso artístico, puesto que el odontólogo especialista en estética dental modelará con resinas compuestas de última generación la superficie de diente que se ha desgastado con el tiempo o roto. Lógicamente, el éxito del tratamiento dependerá de la pericia del experto en conseguir que no se diferencie en absoluto el material añadido, que tenga la traslucidez adecuada, el color, la forma y las proporciones que ese diente necesita para resultar bonito y natural”, indica el odontólogo Iván Malagón. Con esta técnica te gastarás entre 199 euros si solo tienes que reparar una pieza, y si son varias, alrededor de 400 euros.

Cambia su forma

En ocasiones, la naturalidad está sobrevalorada, y una de esas veces es cuando la naturaleza no ha sido generosa contigo en lo que a dentadura se refiere. Si luces unos dientes desiguales que afean tu rostro, hay una técnica no muy costosa y rápida para evitar esa irregularidad: el contorneado estético. “Consiste en hacer desgastes selectivos y limitados de los dientes. El contorneado es ideal para personas que tienen un diente un poco más torcido, demasiado puntiagudo o que sobresale más que otro. De forma general se suele realizar en los incisivos frontales y caninos superiores. Y aunque se trata de un procedimiento muy simple, el resultado es muy llamativo”, afirma la doctora Estela Arias, de Grupo Vitaldent. En poco más de una hora tendrás unos dientes más bonitos por unos 250 euros.

En posición

Hay veces que los dientes presentan apiñamientos, diastemas o maloclusión, y esto ya son palabras mayores. En estos casos, hay que acudir a los alineadores para corregir todos estos problemas, porque unos dientes en perfecto estado mejoran el aspecto más que un tratamiento estético. Lo bueno es que ahora ha cambiado todo lo que tenía que ver con los alineadores y ya no necesitarás estar dos años con unos horribles brackets. DR SMILE está revolucionando el sistema de alineadores: los suyos son invisibles y en un plazo de cuatro a nueve meses lucirás una dentadura de cine. ¿Un plus de este método? Te permite pagar a plazos sin comisiones ni intereses. Desde 31 euros al mes.