Tánger según Yasmina Khadra (Mohammed Moulessehoul), en Página Dos

Por César Silgado
Photo credit: Productora

From Diez Minutos

Yasmina Khadra, pseudónimo del ex militar argelino Mohammed Moulessehoul, es el escritor en lengua francesa más traducido en la actualidad. Esta tarde visita Página Dos, en La 2, para hablar de su última novela, del por qué de su pseudónimo, de sus proyectos, la corrupción o el papel de la mujer en el Magreb. Y sus comentarios no dejan indiferente a nadie.

El comandante Moulessehoul había publicado varias novelas antes de adoptar el nombre de Yasmina Khadra allá en 1989. Dice que así evitaba la autocensura, aunque también podría tratarse de una manera de salvar su vida. El caso es que Yasmina consiguió el éxito editorial que su nombre no le había dado. El loco del bisturí (1990) y Morituri (París, 1997) se adentran en la crisis argelina. Para los lectores era muy interesante adentrarse en el tema a través de la voz de una mujer. Cuando en el año 2000 abandona el ejército, decide dedicarse por entero a la literatura y es entonces cuando Moulessehoul revela su verdadera identidad, provocando un gran escándalo.

Sea como fuese las palabras de Yasmina suenan sin tapujos ni prejuicios. “Yo soy siempre el escritor y el militar. No soy yo por un lado y Yasmina Khadra, que escribe, por el otro… Jamás he sentido la más mínima dualidad ni que tuviera que elegir”.

'La deshonra de Shara Ikker'

Mohammed Moulessehoul explica que el lucha por un gran Magreb en el que Marruecos, Argelia y Túnez puedan vivir sin fronteras. "Es un mismo pueblo, con las mismas ambiciones y los mismos sueños". Por ello se adentró en la realidad de las mujeres en Tánger. La mujer magrebí sufre una dominación enquistada en su sociedad, que se ve como algo natural.

La deshonra de Sarah Ikker es el primer tomo de una trilogía dedicada a Tánger. La lectura traslada al lector a Marruecos de la mano de Driss Ikker, un oficial de policía cuya mujer ha sido violada en su propia casa. El caso ofrece la posibilidad de retratar la sociedad magrebí a través de los ojos de Shara Ikker. Una novela negra que profundiza en las relaciones conyugales, sin dejar de lado una de las lacras de las sociedades del mundo entero, la corrupción y la impunidad del hombre poderoso.

Yasmina Khadra recibió el Permio Goncourt de los Estudiantes, y varios reconocimientos de la Academia Francesa. Entre sus novelas están Lo que el día debe a la noche, La ecuación de la vida y La última noche del Rais, en la que narra los últimos días del dictador libio Muamar el Gadafi.