El sustituto de Macaulay Culkin en 'Home Alone 3' tampoco tuvo un destino agraciado en Hollywood

Cuando Macaulay Culkin rechazó continuar con una tercera secuela de Mi pobre angelito (en Latinoamérica), o Solo en casa en España, fue el pequeño actor Alex D. Linz quien tomó el testigo. Sin embargo, esta continuación del clásico familiar de Chris Colombus poco tuvo que ver con lo que el público esperaba, puesto que el dejar de lado al personaje de Kevin McAllister no fue nada bien recibido. Así, Solo en casa 3 obtuvo datos muy inferiores a los de sus predecesoras, aunque su protagonista consiguió hacerse un pequeño hueco en Hollywood y destacar en el cine familiar entre finales de los 90 y principios de los 2000.

Fue la voz de Tarzán en el clásico de Disney de 1999, se dejó ver en películas como Algo que recordar con Ben Affleck y Gwyneth Paltrow y fue el protagonista de títulos como Max Keeble. Pero, al igual que ocurrió con Macaulay Culkin, una vez entrado en la adolescencia empezó a sufrir las consecuencias de los niños prodigio de Hollywood. Y es que no supo encontrar su hueco entre papeles adolescentes o adultos que le hicieran permanecer en el radar, por lo que la industria se olvidó de él y no le quedó más remedio que reorientar su carrera.

Se alejó por completo de la actuación y en 2007 se matriculó en la Universidad de California para estudiar un Grado en en Ciencia, Tecnología y Sociedad, estudios que complementó con un Máster en Urbanismo. Terminada esta etapa formativa, y como bien deja ver en su perfil en LinkedIn, usó sus conocimientos para trabajar en proyectos urbanísticos e hidrográficos centrados en el desarrollo sostenible de las ciudades a través de empresas y asociaciones. En la actualidad, a sus 33 años, trabaja en la ciudad de Los Ángeles como asistente de planificación, habiendo dejado completamente atrás su pasado en Hollywood como actor.

Más historias que te pueden interesar: