"El supremacismo blanco es un veneno", dijo Biden durante visita en Buffalo tras tiroteo

·4 min de lectura

El presidente estadounidense, Joe Biden, habló airadamente en contra de la supremacía blanca en EE. UU., refiriéndose a teorías conspirativas que en los últimos cinco años han crecido por medio de las redes sociales, la televisión y la política. El ataque, en el que 10 personas negras fueron asesinadas, está siendo investigado como un crimen de odio por el FBI.

En una visita para ver cara a cara a las familias de las víctimas del tiroteo, en el que murieron al menos 10 afroamericanos en un supermercado de Buffalo, Nueva York, el sábado 14 de mayo, el presidente Estados Unidos, Joe Biden, se unió al duelo de los afectados y exhortó al país a rechazar lo que llamó "el veneno de la supremacía blanca".

Sin vacilar, el presidente estadounidense calificó el acto de violencia en el supermercado como un hecho de terrorismo nacional luego de que él y la primera dama, Jill Biden, presentaran actos de respeto y conmemoración con un monumento de flores improvisado que levantaron en el lugar.

El mandatario buscó tener reuniones privadas con las familias de las víctimas del tiroteo y aseguró que EE. UU. tiene un “problema de terror doméstico”.

Aparte de los decesos registrados, otras tres personas resultaron heridas. La mayoría eran negras, incluidas todas las que murieron.

"Lo que ha ocurrido aquí es simple y llanamente terrorismo. Terrorismo. Terrorismo doméstico. Violencia infligida al servicio del odio y de una viciosa sed de poder que define a un grupo de personas como intrínsecamente inferior a cualquier otro grupo. Odio que a través de los medios de comunicación, la política y el Internet se haya radicalizado, enojado, alienado, perdido y aislado a los individuos en la falsa creencia de que serán reemplazados”, expresó con gran fervor el presidente estadounidense frente a los presentes del evento.

Wayne Jone, madre de Celestine Chaney, una de las 10 víctimas mortales de la masacre, dijo que apreciaba que el mandatario de su país se tomara el tiempo para reunirse con las familias, pero no se mostró optimista de una pronta solución debido a la división partidista que atraviesa el país.

"Dejen de discutir de un lado a otro, republicanos y demócratas, y pónganse a trabajar. Hasta que no se saque el dinero, va a ser difícil. Se está ganando mucho dinero con la compra de armas: ¿quién necesita un AR-15?" dijo Jone.

Payton Gendron, el joven de 18 años sospechoso del tiroteo, fue detenido en el supermercado el día de los hechos, portando un arma, con instalaciones de cámaras en un casco para transmitir por dos plataformas de internet y vestido de camuflaje y botas militares.

El lunes, 16 de mayo, se conoció, en avances de las investigaciones de las autoridades, un relato de 180 páginas publicado en internet, presuntamente escrito por Payton Gendron, en el que se hablaba de un ataque para sembrar terror entre todas las personas “no blancas ni cristianas” de Estados Unidos y lograr que se vayan del país.

También el lunes, el presunto autor material de la matanza se declaró inocente y sus abogados se negaron a hacer comentarios este martes cuando la prensa local les pidió declaraciones.

¿Consecuencias de una ideología racista?

‘Replacement theory’ o la Teoría de Gran Reemplazo', como es conocida en español, es una ideología defendida por supremacistas blancos en la que sus miembros aseguran que las personas blancas y su influencia están siendo “intencionalmente reemplazados” por gente negra o extranjeros.

Para los más devotos a esta teoría conspirativa, son los judíos quienes están detrás de este plan de supuesta sustitución.

Aquellos nacionalistas blancos que participaron en una protesta que terminó en fuertes confrontaciones en Charlottesville, Virginia, en 2017, gritaban a gran voz “¡No nos reemplazarán!” y “¡Los judíos no nos reemplazarán!”.

Otros, aseguran que políticos demócratas son los que incitan la inmigración de latinos a suelo estadounidense con el objetivo de tener más apoyo electoral.

Biden, en repetidas ocasiones, cuando ha tenido que enfrentar delicadas situaciones de racismo o xenofobia, ha dicho que ese odio de algunos estadounidenses fue uno de las razones por las que buscó ser presidente y ganar la “batalla por el alma de Estados Unidos”, de aquellos que tienen esos ideales extremos de odio.

Cuando llegó a la Casa Blanca, en su investidura presidencial, aseguró que la supremacía blanca es un “terrorismo doméstico al que debemos enfrentarnos”; sin embargo, las creencias de odio por parte de algunas personas blancas han seguido en aumento mientras el Gobierno ha concentrado sus esfuerzos en abordar la crisis de la pandemia, la inflación y la invasión de Rusia en Ucrania.

Los constantes tiroteos en EE. UU.

Nueva York es uno de los estados que más se ha visto azotado por esta problemática. Las autoridades locales incluso han respaldado la ley de “bandera roja”, que se promulgó en varios estados para tratar de prevenir tiroteos masivos mediante la identificación de personas que muestran indicios de amenaza para su propia vida o de quienes los rodean.

En Nueva York, uno de los más recientes fue el caos en una estación de metro en el que murieron al menos 23 personas por disparos e inhalación de humo en una furgoneta.

El alcalde, Eric Adams, en repetidas ocasiones ha mencionado en los medios su postura hacia el porte de armas en su ciudad y ha prometido a los neoyorquinos que su Administración se enfocará en este flagelo que azota a la gran metrópolis de Estados Unidos.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente