Estás perdiendo el tiempo (y dinero) añadiendo polvo de colágeno a tus bebidas

·4 min de lectura
No te dejes engañar por los productos de colágeno. Un médico dice que el polvo de colágeno no es lo que parece y tiene algunas sugerencias sobre qué hacer para cuidar la piel. (Foto: Getty)
No te dejes engañar por los productos de colágeno. Un médico dice que el polvo de colágeno no es lo que parece, y tiene algunas sugerencias sobre qué hacer para cuidar la piel. (Foto: Getty)

El colágeno en polvo está por todas partes, se ha convertido en el suplemento de moda desde que actrices y celebrities como Jennifer Aniston, Kim Kardashian o, aquí en España, la modelo y presentadora Eva González se declararan fanáticas de este tipo de producto.

Nos lo venden diciendo que hace milagros en la piel y que combate las arrugas, al tiempo que mejora el aspecto de las uñas y el cabello, pero resulta que es "otro suplemento que no necesitas comprar", según apunta el doctor Terry Simpson en una serie de vídeos que se han vuelto virales.

Y es que cuando algo se pone de moda nos lanzamos con todo, aunque ni siquiera sabemos lo que realmente estamos consumiendo, ¿y si solo estamos siendo engañados por el poderoso marketing de las redes sociales?

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

El Dr. Simpson, especialista en cirugía de pérdida de peso (y según el mismo dice, 'cazador de mitos'), asegura que es inútil tomar colágeno en polvo para rejuvenecer la piel. Incluso afirma que estos productos son una "estafa". ¿Por qué se muestra tan escéptico?

Puede que tenga algo que ver el hecho de que se trata de la proteína más abundante en el cuerpo humano, el colágeno se encuentra en todo el tejido conectivo y desempeña muchas funciones importantes. Es esencial para la estructura de la piel y la coagulación de la sangre, además de actuar como un bloque de construcción para los huesos, la piel, los ligamentos, los tendones y los músculos. Lo habrás oído ya, pero te lo recordamos por si acaso: El colágeno funciona como el "pegamento" que mantiene todo unido.

Sin embargo, esto no quiere decir al tomar suplementos de colágeno, este se transporte mágicamente a tu piel y haga desaparecer cualquier signo de envejecimiento. Y es que tu cuerpo tiene que asimilar ese colágeno y puede que lo transforme de un modo que no resulte tan beneficioso para tu piel como piensas.

Por otro lado, tampoco sería sensato creerse todo lo que dicen las compañías que comercializan estos productos, entre otras cosas porque no hay evidencia científica que demuestre tales beneficios, y porque los productos que venden no siempre están fabricados con los ingredientes adecuados.

A ver, si buscas pruebas, es posible que encuentres algunos indicios de los efectos positivos del colágeno sobre la piel. Por ejemplo, podemos citar una revisión de 2019 de ocho estudios que incluyeron a 805 pacientes, y que concluyó que "los resultados preliminares son prometedores para el uso a corto y largo plazo de suplementos orales de colágeno para la cicatrización de heridas y el envejecimiento de la piel". Sí, ciertamente, esta conclusión arroja cierta esperanza, pero está cogida con alfiles y a futuro. Así que no deberíamos echar las campanas al vuelo.

"La evidencia sobre la efectividad de comer colágeno en la piel humana fuera de las condiciones de laboratorio es escasa, y hay pocas pruebas sólidas de que sobreviva a la digestión, llegue a la corriente sanguínea y luego a piel", explica a la BBC la dermatóloga Anjali Mahto, autora del libro "La biblia del cuidado de la piel".

Y es que hay un matiz importante que no debes pasar por alto: Tenemos muchos tipos de colágeno y nuestro sistema digestivo tiene unas enzimas (con “función de tijera”) que descomponen el colágeno en aminoácidos. Si usas los suplementos de colágeno que contienen precisamente los nutrientes biodisponibles de calidad de los que tú careces, o tienes deficiencia, y estos también están involucrados en la síntesis de colágeno, entonces funcionarán.

Pero para que esto pasé también hay que tener en cuenta otras factores que intervienen en el proceso, como la edad, que es clave en la síntesis de colágeno. Cuando el cuerpo es joven, los nutrientes funcionan mejor. A medida que envejecemos, todo tipo de alimentos y nutrientes saludables pueden ayudar a retrasar un poco el proceso de envejecimiento, pero la vejez está destinada a llegar. El envejecimiento es un proceso natural y no es una enfermedad.

Hay otro problema que aducen los expertos. Y radica, nada más y nada menos, en el ingrediente que realmente usan para fabricar estos productos. Según recoge este artículo: "La desafortunada realidad es que los suplementos de colágeno están hechos de proteínas de colágeno. A medida que el cuerpo digiere el colágeno, las proteínas se descomponen en aminoácidos. Estos aminoácidos se ingieren pero no se reconstruyen en la secuencia adecuada para reformar el colágeno. Esto significa que incluso si ingieres colágeno, en realidad no estás complementando tu cuerpo con colágeno adicional para mejorar la salud del cabello, la piel o las uñas" .

La mayoría de los expertos coindicen en que la suplementación con colágeno no es necesaria y se puede obtener los mismos beneficios al consumir otros alimentos o suplementos ricos en proteínas. Es decir, que se puede obtener colágeno de forma natural, y además las personas que lo toman deben saber si realmente tienen deficiencia de colágeno antes de comprar estos productos, y no solo porque Instagram lo diga.

"El colágeno es una de esas cosas que tantas personas se han auto-diagnosticado que necesitan. Pero hay que diferenciar entre las personas que lo toman como un suplemento de belleza y las personas que lo usan para la salud intestinal y las articulaciones”, apunta una nutricionista a Stuff.

Si bien es más probable que tengamos más deficiencia de colágeno que nuestras madres y abuelas, puede ser por un motivo distinto del que pensamos. “En los viejos tiempos, tu abuela habría tenido un hueso en ebullición durante horas, nunca se desperdiciaban. Además, la gente comía la piel de mucha carne. Así es como obtendrían los nutrientes, incluido el colágeno. En los últimos 100 años más o menos, hemos dejado de obtener tanto colágeno en la dieta como solíamos hacerlo", añade. Por lo que quizás la solución más lógica es adaptar primero tu dieta, y luego ya ver si es necesario tomar suplementos. Eso es precisamente lo que sugiere el Dr. Simpson, quien asegura que la gelatina puede hacer más por tu piel que esos polvos de colágeno tan caros.

Más historias que te pueden interesar:

VÍDEO | María Pombo cuenta cómo ha ido su operación de reducción de pecho

Cómo hay que tomar el colágeno para que realmente funcione

Brumas faciales: ¿un timo o un potente aliado para la salud de la piel?

Cremas cosméticas con cannabis: ¿colocan o son realmente seguras?