El sospechoso cambio de estrategia de Tom Brusse en Supervivientes

·5 min de lectura

Los participantes de Supervivientes están cada vez más debilitados físicamente, pero sus estrategias y cambios de ficha cobran más fuerza que nunca. Especialmente notables han sido las de Tom Brusse. De la noche a la mañana ha pasado de tolerar a Olga Moreno a convertirla en su principal enemiga. Un giro radical que curiosamente coincide con la estancia de Sandra Pica en la isla. 

La mochila de su exnovia llegaba a la isla cargadita de bikinis pero también de información del exterior. Y Tom ha caído en la trampa.

Fuente: Twitter.com/Supervivientes/, imagen de Mediaset
Fuente: Twitter.com/Supervivientes/, imagen de Mediaset

Como en cualquier reality, uno puede optar por ser natural y guiarse por el corazón o todo lo contrario, estudiar el panorama y urdir estrategias. Ambas posiciones son igual de loables. Lo que queda un poco chapucero es tratar de mezclar las dos, y eso es justo lo que ha hecho Tom. Hasta la llegada de su exnovia, se mostraba tal cual nos tenía acostumbrados en televisión, sus salidas de tono y mosqueos que nunca pasaban de la raya. Incluso había acercado posturas amistosas con la que fuera su pareja, Melyssa Pinto. 

Nada que ver con el Tom que se ha quedado en Honduras tras la partida de Sandra. Para empezar, no solo no habla a Melyssa sino que ni la mira a la cara. Después de unos días retirada por un problema gastrointestinal, la influencer llegó a la palapa recuperada y fue recibida con los brazos abiertos por sus compañeros. Por todos, menos Tom, que parecía haber visto a un fantasma. Es cierto que la bronca a tres bandas protagonizada por las dos exes y él a orillas del mar supuso un antes y un después. Pero de ahí a hacer como si Melyssa no existiera hay un trecho muy largo. Tom quiere recuperar a Sandra a toda costa y si eso significa ignorar y hacer de menos a Melyssa, lo podría hacer caiga quien caiga.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En la gala de este jueves Jorge Javier Vázquez daba una pista obvia. Aseguró que el programa tenía constancia de que Sandra se había ido de la lengua. "Una visita reciente os ha explicado que existe Playa Destierro y que ahí están Palito y Lola", le dijo el presentador a Valeria una vez expulsada y reunida con las participantes desterradas. Después de escuchar esto no hace falta ser un as en matemáticas para calcular qué otras posibles filtraciones han salido por la boca de la visitante.

De sobra es sabido que en Supervivientes las cámaras no están encendidas las 24 horas como en Gran Hermano, así que tienen espacios muertos donde en muchas ocasiones hablan más de la cuenta. Con lo que no contaban es que por allí siempre hay espías que toman nota de lo que cotorrean. Y ahí es donde entra en juego Olga. Cuando todos partieron a Honduras para embarcarse en esta aventura el documental de Rocío Carrasco: contar la verdad para seguir viva apenas arrancaba. Lo gordo ha explotado con todos ya concursando, así que nadie era conocedor de la actual imagen mediática de Olga en España.

Bueno sí, Sandra. Apenas habían pasado dos días de la joven en el Caribe cuando Tom decidió dar su primera nominación a Olga. Raro, raro, ¿no? Es cierto que han tenido algún que otro encontronazo y que lo suyo no es una relación idílica, pero salta a la vista que Tom se lleva peor con otros, como por ejemplo Alejandro, Melyssa y Gianmarco. ¿Por qué Olga? ¿A qué viene ese cambio de ficha? Teniendo en cuenta que Sandra se fue de la lengua contando lo de Playa Destierro, ahora nos encajaría mejor la jugada. No nos extrañaría que siendo conocedor del desprestigio de Olga en España, Tom se haya querido aprovechar y ganarse unos cuantos miles de votos.

Con lo que quizás no cuenta Tom es que su actuación tan evidente podría tener un efecto boomerang en su contra. Una cosa es lo que pasa aquí y otra allí. Olga, independientemente de lo que ocurra en tierra firme, es una participante que lo está dando todo en la isla. Ha sido líder, sobresale en las pruebas y trabaja como la que más. Que luego nos caiga bien, mal o regular por la historia familiar, es otro asunto mucho más personal. Pero si la teoría se confirma, Tom podría estar utilizando una información del exterior para ganarse de forma descarada y poco limpia al público.

Su último pifostio con Olga ha sido monumental. Sin ton ni son, Tom la acusaba de ser prácticamente una vaga y no querer hacer sus tareas. La mujer de Antonio David puede tener muchos puntos débiles, pero siendo objetivos, lo de holgazana no encaja con ella. Era una discusión que no venía mucho a cuento, como provocada por alguna razón que ahora podemos entender más. Tom tiró de la cuerda hasta tensarla bajo la mirada extrañada de sus compañeros y de la audiencia. 

Ya en la palaba Tom explicó a Jorge Javier lo que le pasa con ella y usó unos calificativos con los que también se la ha catalogado en España. "Vas de víctima, no sé que tiene conmigo, pero a ella le gusta mandar y opinar sobre todo y conmigo eso no va. Ella puede decir lo que tengo que hacer y yo la contesto y eso es lo que le molesta", le dijo Tom. Sus caras, sus miradas y gestos denotaban bastante desprecio, Pero Olga no se quedó callada y también le dejó claro qué pensaba de él. "Con esta actitud estás demostrando lo chulo y lo prepotente que eres... yo no me voy a quedar callada no soy la típica novia tuya que se muestra sumisa", se defendió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tom ya se había despachado a gusto mientras disfrutaba de su recompensa con Sylvia Pantoja en su retiro de un día con ducha, cama y comida calentita. Frente a las cámaras trató de desenmascarar a Olga y dejó claro al público que se declaraba su enemigo número uno.

La guerra entre ellos es un hecho y lo que antes eran discusiones anecdóticas, ahora es una declaración absoluta de intenciones. Tom la volvió a nominar este jueves y no parece que vayan a firmar la pipa de la paz. Probablemente termine consiguiendo su objetivo y con sus ataques a Olga gane una buena tropa de seguidores, pero no es un acto transparente ni una jugada limpia

La reputación de Olga no es muy buena debido a la losa que arrastra del exterior, pero lo de subirse al carro porque le conviene y explotar el daño de forma gratuita para quedar por encima tampoco es de un digno ganador de Supervivientes.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/Supervivientes