La desafortunada reacción de Sandra que hace flaco favor a las mujeres

·5 min de lectura

La ruptura de Tom Brusse y Sandra Pica era algo que muchos veíamos venir desde el inicio de su romance, pero nunca esperamos que fuera en plena gala de Supervivientes. Aunque la separación parece ser un hecho, llega llena de polémica, y no solo por las especulaciones de terceros o las dudas de montaje, sino por los ataques fuera lugar de Sandra a otra mujer: Melyssa.

El francés volvió a provocar una fuerte pelea entre ambas donde la catalana hizo un flaco favor al género femenino

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Si nos descuidamos, Telecinco casi convierte a Sandra en concursante de Supervivientes. El lío de su ruptura con Tom y el trío formado con Melyssa estaba dando juego, así que tocaba estirar del chicle. Afortunadamente, Sandra no pasó por el aro y se fue por donde vino. Decimos 'afortunadamente' porque esto ya era puro aburrimiento. Montaje o no, la pareja no daba para más. Después de un buen puñado de lágrimas del abandonado y posterior jugueteo de los novios sobre la arena, las dudas de montaje que sugirieron Melyssa y Gianmarco hicieron mella en los espectadores.

Pese a todo, ese no fue el escenario más triste, que vimos de la expareja. Sandra partía de la isla de la misma forma en que llegó, con Melyssa flanqueándola. Ella fue quien la recibió y transmitió a Tom sus dudas sentimentales. También la encargada de despedirla, esta vez con una bomba. La cordialidad inicial que Melyssa le ofreció con aparente sinceridad y solidaridad entre mujeres, fue destrozada por Sandra en los minutos finales de su participación en el programa.

La imagen la vimos todos, lo que no sé si se hizo palpable fue el garrafal error de una Sandra, entendemos que confundida y algo abrumada. Los días en la isla en vez de mejorar, empeoraron su relación con Melyssa. Eso de vivir en el mismo espacio junto a la que fuera el amor de su novio no fue fácil. Pero Sandra tuvo la oportunidad de enmendar su error pasado de echarle toda la culpa de lo ocurrido a la influencer, y no lo hizo, si no que echó más leña al fuego.

Su despedida fue un rosario de reproches hacia Melyssa quien, en todo momento, trató de empatizar con ella como mujer. Aunque es de la opinión de que su ex y Sandra son unos montajistas, nunca reprochó a la pretendienta que le quitase el novio en La isla de las tentaciones. Al contario, su trato fue amable y condescendiente teniendo en cuenta el pasado.

Nada que ver con la actitud de Sandra. Harta de ese trato, no pudo más y soltó el secreto a voces de lo que le había confesado Tom poco antes de entrar en el reality. "Me dijo un día que le diera una segunda oportunidad, que había cambiado", le confesó Melyssa de mujer a mujer. Lo hizo con seguridad y tratando de destapar a Sandra el tipo de hombre que tenía a su lado. "Yo le dije, 'si tú hubieras cambiado no me estarías diciendo eso teniendo novia en casa. Eso fue lo que le dije, que te respetara".

No sé muy bien lo que entendió Sandra, pero no parece que fue lo mismo. En vez de escuchar atentamente y pedir explicaciones a Tom o al menos aclararlo, se dedicó a burlarse con gestos de Melyssa, contrariarla y dejarla de mentirosa. Volvió a defender lo indefendible y sacar la cara por su hasta entonces novio, como ha hecho siempre que ha metido la pata. "Siempre estás, 'Tom si yo hablo, Tom si yo hablo, no te voy a dar un minuto'. ¿Pero tú quién te crees que eres Melyssa?", le dijo Sandra de malas formas y haciéndole burla.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sinceramente, no me gustó. Puedo aceptar que no la creyera de primeras e hiciera el intento de no hablarla, pero dejarla por los suelos y encima abrazar a Tom después como si fuera un niño desprotegido, no lo concibo ni lo compro. Melyssa acabó yéndose del lugar llorando a lágrima viva ante la impotencia y Tom, como siempre frío como un témpano de hielo viendo desde la barrera a dos mujeres pringándose por él. Se fue de rositas y de víctima. O eso creyó él.

La culpa, si se analiza bien, no es de él, quien ya nos tiene acostumbrados a estos supuestos juegos. La pena es ver la pelea entre dos mujeres aparentemente engañadas por el mismo hombre que terminan a gritos y no llegan a un entendimiento. No se trata de amistad, sino de solidaridad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Y todo para qué? Para quedar por encima y que el mundo no la vea como la víctima de la historia. Se nota que está cansada de ser la persona que mendiga amor a Tom, pero para limpiar su imagen no es necesario acabar con la de otra mujer y realzar los malos actos de él. Todavía seguimos sin saber qué fue eso tan malo que le hizo Tom durante su relación y que Sandra prefiere no desvelar, ni ella ni su madre Sonia. Los platós y sus colaboradores parecen muy enterados, pero nadie suelta prenda. Aunque la cosa apunta a posibles deslealtades del francés, Sandra lo protege una vez más. 

Y todo para luego mantenerse en sus trece y confirmar su ruptura con Tom. Fue conectar con Carlos Sobera desde el hotel y reconocer que no le echaba de menos y estaba clara en sus decisiones. Es decir, pongo a Melyssa a parir para no ser la débil de esta historia, pero igual le dejo. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Cada posición y opinión es tan respetable y válida como la otra, pero lo que considero un gesto nada ejemplarizante entre mujeres, hombres y viceversa, es el de tapar a otros por orgullo propio. Es cierto que tan solo tiene 22 añitos, pero la edad no es justificación. Sandra se habrá ido soltera y aliviada de la isla, pero sigue atada a actitudes castrantes que, a estas alturas del partido, uno desearía no ver en televisión.

Más historias que te pueden interesar: